Glaciar

Noruega, glaciar de Briksdal.
El glaciar Akkem en el macizo de Altái, Rusia
Glaciar de Ossoue, en el Pirineo francés.
Bolivia, glaciar de Sorata.

Un glaciar es una gruesa masa de hielo que se origina en la superficie terrestre por acumulación, compactación y recristalización de la nieve, mostrando evidencias de flujo en el pasado o en la actualidad. Su existencia es posible cuando la precipitación anual de nieve supera la evaporada en verano, por lo cual la mayoría se encuentra en zonas cercanas a los polos, aunque existen en otras zonas, en montañas. El proceso del crecimiento y establecimiento del glaciar se llama glaciación. Los glaciares del mundo son variados y pueden clasificarse según su forma (de valle, de nicho, campo de hielo, etc.), régimen climático (tropical, temperado o polar) o condiciones térmicas (base fría, base caliente o politermal).

Un 10 % de la Tierra está cubierta de glaciares, y en tiempos geológicos recientes ese porcentaje llegó al 30 %.[2]

Los casquetes polares, que reciben también el nombre de glaciares continentales o inlandsis, son los glaciares más importantes que existen actualmente sobre la Tierra. Ocupan en total 15 millones de km2, lo que significa el 90% las áreas cubiertas por el hielo. El casquete de la Antártida es el más extenso.[3]

Formación

Formación del hielo glaciar.

Los glaciares son producto del clima[6]

Las principales formas de acumulación son la precipitación directa de nieve, la escarcha, el congelamiento de agua líquida, nieve transportada por vientos, nieve y hielo traídos por avalanchas, cencelladas y el congelamiento de agua en las capas basales.[5]

Formación de hielo glaciar

En los lugares de un glaciar donde la acumulación de nieve es mayor a la ablación se va acumulando nieve de año a año y las capas más profundas de la nieve se van transformando en hielo glaciar.[5]

En los glaciares, donde la fusión se da en la zona de acumulación de nieve, la nieve puede convertirse en hielo a través de la fusión y el recongelamiento (en períodos de varios años). En la Antártida, donde la fusión es muy lenta o no existe (incluso en verano), la compactación que convierte la nieve en hielo puede tardar miles de años. La enorme presión sobre los cristales de hielo hace que éstos tengan una deformación plástica, cuyo comportamiento hace que los glaciares se muevan lentamente bajo la fuerza de la gravedad como si se tratase de un enorme flujo de tierra.

Fotografías con bajo y alto contraste del Glaciar Byrd. La versión de bajo contraste es similar en nivel de detalle a lo que el ojo vería—suave y casi sin rasgos característicos. La fotografía inferior utiliza un contraste aumentado para destacar las líneas de flujo en la capa de hielo y en las grietas inferiores.

El tamaño de los glaciares depende del clima de la región en que se encuentren. El balance entre la diferencia de lo que se acumula en la parte superior con respecto a lo que se derrite en la parte inferior recibe el nombre de balance glaciar. En los glaciares de montaña, el hielo se va compactando en los circos, que vendrían a ser la zona de acumulación equivalente a lo que sería la cuenca de recepción de los torrentes. En el caso de los glaciares continentales, la acumulación sucede también en la parte superior del glaciar pero es un resultado más de la formación de escarcha, es decir, del paso directo del vapor de agua del aire al estado sólido por las bajas temperaturas de los glaciares, que por las precipitaciones de nieve. El hielo acumulado se comprime y ejerce una presión considerable sobre el hielo más profundo. A su vez, el peso del glaciar ejerce una presión centrífuga que provoca el empuje del hielo hacia el borde exterior del mismo donde se derrite; a esta parte se la conoce como zona de ablación. Cuando llegan al mar, forman los icebergs al fragmentarse sobre el agua oceánica, como puede verse en una imagen de satélite de la WikiMapia correspondiente a la Bahía de Melville, al noroeste de Groenlandia ([1]). En los glaciares de valle, la línea que separa estas dos zonas (la de acumulación y la de ablación) se llama línea de nieve o línea de equilibrio. La elevación de esta línea varía de acuerdo con las temperaturas y la cantidad de nieve caída y es mucho mayor en las vertientes o laderas de solana que en las de umbría. También es mucho mayor en las de sotavento que en las de barlovento.

Este mapa del balance de cambios de los glaciares de montaña desde el año de 1970 muestra la disminución del grosor en amarillo y rojo, y el aumento en azul.

El avance o retroceso de un glaciar está determinado por el aumento de la acumulación o de la ablación respectivamente. Los motivos de este avance o retroceso de los glaciares pueden ser, obviamente, naturales o humanos, siendo estos últimos los más evidentes desde 1850, por el desarrollo de la industrialización ya que el efecto más notorio de la misma es la enorme producción de anhídrido carbónico o dióxido de carbono (CO²) el cual absorbe ciertas cantidades de agua (directamente de los glaciares cercanos) para formar el ácido carbónico, con lo que los glaciares de valle van retrocediendo. Es el caso de los glaciares alpinos europeos, en cuyas proximidades se asientan grandes factorías y ciudades turísticas que consumen ingentes cantidades de combustibles que generan ese dióxido de carbono, además de aumentar la temperatura ambiente. Por el contrario, algunos glaciares escandinavos han avanzado en los últimos cuarenta años, lo que no parece tan sencillo de explicar, aunque es probable que el crecimiento de la energía hidroeléctrica a expensas del consumo de carbón y combustibles derivados del petróleo haya venido a reducir la producción de termoelectricidad tanto en Suecia como en Finlandia y, sobre todo, en Noruega: tengamos en cuenta que es la energía termoeléctrica la que da origen a un calentamiento atmosférico a escala local que podría afectar los glaciares ( brisas de valle) pero la energía hidroeléctrica solo sirve para generar calor en el interior de las viviendas y no en la atmósfera, ni siquiera a nivel local.

Los glaciares de Groenlandia y de la Antártida resultan mucho más difíciles de medir, ya que los avances y retrocesos del frente pueden estar compensados por una mayor o menor acumulación de hielo en la parte superior, presentándose una especie de ciclos de avance y retroceso que se retroalimentan mutuamente dando origen a una compensación dinámica en las dimensiones del glaciar. En otras palabras: un descenso de la altura del glaciar de la Antártida, por ejemplo, podría generar un mayor empuje hacia afuera, y al mismo tiempo, un mayor margen para que se acumule de nuevo una cantidad de hielo similar a la que existía previamente: recordemos que esta altura (unos 3 km) está determinada por el balance glaciar, que tiene una especie de techo determinado sobre el cual no se puede acumular más hielo por la escasa cantidad de vapor de agua que tiene el aire a gran altura (por lo general, a más de 3000 m).

Origen y dinámica del movimiento

Other Languages
Afrikaans: Gletser
Alemannisch: Gletscher
aragonés: Chelera
العربية: مثلجة
অসমীয়া: হিমবাহ
asturianu: Glaciar
azərbaycanca: Buzlaq
Boarisch: Gletscha
беларуская: Ледавік
беларуская (тарашкевіца)‎: Ледавік
български: Ледник
भोजपुरी: ग्लेशियर
বাংলা: হিমবাহ
brezhoneg: Skorneg
bosanski: Lednik
català: Glacera
čeština: Ledovec
kaszëbsczi: Lodofôłt
Cymraeg: Rhewlif
dansk: Gletsjer
Deutsch: Gletscher
Ελληνικά: Παγετώνας
English: Glacier
Esperanto: Glaĉero
eesti: Liustik
euskara: Glaziar
français: Glacier
Frysk: Gletsjer
Gaeilge: Oighearshruth
贛語: 冰川
galego: Glaciar
Avañe'ẽ: Ro'yrupa
Gaelg: Awin rioee
עברית: קרחון
हिन्दी: हिमानी
hrvatski: Ledenjak
Kreyòl ayisyen: Glasye kontinantal
magyar: Gleccser
Հայերեն: Սառցադաշտ
Bahasa Indonesia: Gletser
íslenska: Jökull
italiano: Ghiacciaio
日本語: 氷河
Patois: Gliesia
Basa Jawa: Glètser
ქართული: მყინვარი
қазақша: Мұздық
ಕನ್ನಡ: ಹಿಮನದಿ
한국어: 빙하
Кыргызча: Мөңгү
Latina: Glaciarium
Lëtzebuergesch: Gletscher
Limburgs: Gletsjer
lietuvių: Ledynas
latgaļu: Laduojs
latviešu: Ledājs
олык марий: Ийнальык
македонски: Ледник
മലയാളം: ഹിമാനി
монгол: Мөсөн гол
मराठी: हिमनदी
Bahasa Melayu: Glasier
မြန်မာဘာသာ: ရေခဲမြစ်
नेपाली: हिमनदी
Nederlands: Gletsjer
norsk nynorsk: Isbre
norsk bokmål: Isbre
occitan: Glacièr
Ирон: Цъити
ਪੰਜਾਬੀ: ਗਲੇਸ਼ੀਅਰ
polski: Lodowiec
پنجابی: گلیشیر
português: Geleira
Runa Simi: Hatun chullunku
rumantsch: Glatscher
română: Ghețar
русский: Ледник
саха тыла: Булуус
sicilianu: Ghiacciaiu
Scots: Glacier
srpskohrvatski / српскохрватски: Ledenjak
Simple English: Glacier
slovenščina: Ledenik
shqip: Akullnaja
српски / srpski: Ледник
Seeltersk: Glitsker
svenska: Glaciär
Kiswahili: Barafuto
தமிழ்: பனியாறு
తెలుగు: హిమానీనదం
Tagalog: Glacier
Türkçe: Buzul
українська: Льодовик
اردو: گلیشیر
oʻzbekcha/ўзбекча: Muzlik
Tiếng Việt: Sông băng
walon: Glaecî
მარგალური: ჯიშთი
ייִדיש: גלעטשער
中文: 冰川
Bân-lâm-gú: Peng-hô
粵語: 冰川