Giovanni Battista Moroni

Moroni: El sastre, h. 1570-1575, National Gallery de Londres.

Giambattista o Giovan Battista o Giovanni Battista Moroni ( Albino, cerca de Bérgamo, h. 15205 de febrero de 1578) fue un pintor manierista italiano, hijo de un arquitecto, Andrea Moroni.

Moroni fue uno de los grandes retratistas del siglo XVI. Se formó con Alessandro Bonvicino en Brescia y trabajó principalmente en la región de su ciudad natal de Albino. Pasó dos cortas temporadas en Trento ( 1548 y 1551), en la época en la que se estaba celebrando el Concilio de Trento. En ambas ocasiones pintó una serie de obras (Incluyendo el retablo de los Doctores de la Iglesia para la iglesia de Santa María la Mayor)

Fue durante su estancia en Trento cuando conoció a Tiziano y la familia Madruzzo. Hay quien señala que fue aprendiz de Tiziano, pero es improbable que alguna vez se acercase al estudio veneciano de Tiziano. Desde los años 1550 en adelante, de hecho, a Moroni le encargaron retratos como una alternativa más barata al muy atareado Tiziano. De esto resultó que obtuvo muchos mecenas para retratarlos. Su producción es una serie de retratos que, no siendo heroicos, están llenos de dignidad humana y basados en la vida cotidiana.

Su producción de cuadros religiosos es menor; por ejemplo, pintó una Última Cena para la parroquia de Romano (Italia) en Lombardía; Coronación de la Virgen en San Alessandro della Croce, Bérgamo; también para la catedral de Verona, Santos Pedro y Pablo, y en el Brera de Milán, la Asunción de la Virgen. Moroni estaba realizando un Juicio Final para la iglesia de Corlago, cuando murió.

Estilo

En general, su estilo en estas pinturas muestra la influencia de su maestro, Lorenzo Lotto, y Jerónimo Savoldo. Moroni no tuvo discípulos destacados; se dice que su perspicaz técnica retratística influyó en artistas de generaciones posteriores como Fra' Galgario y Pietro Longhi.

Freedberg destaca que mientras sus cuadros religiosos son "arcaicos" y muestran santos poco conmovedores, sus retratos son notables por su admirable poder de captación psicológica de la personalidad del retratado, aire digno, y exquisita tonalidad plateada. Se pregunta por qué en un tipo de obra era tan límpido y en la otra tan expresivo. Una explicación es que las demandas de cada género fueron diferentes. Los patrones de arte religioso no estaban interesados en una "Madonna" individualizada y expresiva; deseaban numerosos santos arquetípicos. Por otro lado, los mecenas estaban interesados en un retrato animado.

Other Languages