Giganotosaurus

Symbol question.svg
 
Giganotosaurus
Rango temporal: 99,6 Ma-97 Ma
O
S
D
C
P
T
J
K
N
Cenomaniense ( Cretácico Superior)
Giganothosaurus.jpg
Reconstrucción del esqueleto en el Museo de Historia Natural de Helsinki.
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Sauropsida
Superorden: Dinosauria
Orden: Saurischia
Suborden: Theropoda
Infraorden: Carnosauria
Superfamilia: Allosauroidea
Familia: Carcharodontosauridae
Subfamilia: Carcharodontosaurinae
Tribu: Giganotosaurini
Género: Giganotosaurus
Especie: G. carolinii
Coria & Salgado, 1995
[ editar datos en Wikidata]

Giganotosaurus ( gr. “reptil gigante del sur”) es un género representado por una única especie de dinosaurio terópodo carcarodontosáurido, que vivió hace aproximadamente entre 99,6 y 97 millones de años, en el Cenomaniense, en el Cretácico Superior,[1]​ en lo que hoy es Sudamérica. El nombre del género hace referencia a su gran tamaño, y deriva del griego gigas/γίγας “gigante”, notos/νότος “sur” y –saurus/–σαύρος “lagarto”. El nombre de la especie tipo y única especie conocida, Giganotosaurus carolinii, es en reconocimiento al aficionado que descubrió sus restos en 1993: Rubén Carolini. Los huesos fosilizados fueron hallados en las tierras yermas de la patagonia argentina, a solo unos 15 km de la Villa El Chocón.

Es uno de los mayores terópodos conocidos; se cree que alcanzaba longitudes de entre 12 y 13 metros, con un cráneo de posiblemente 1,56 m de largo y un peso aproximado de entre 6 y 8 toneladas.[4]​ Este género ha interesado mucho a la comunidad científica y popular debido, entre otras razones, a su gran tamaño, convirtiéndose en parte de un intenso debate científico acerca los tamaños máximos que pueden alcanzar los dinosaurios terópodos. Debió ser el depredador tope de su época, ubicándose en la cima de la cadena alimenticia. Es probable que haya depredado una amplia gama de animales saurópsidos, incluyendo hasta gigantescos saurópodos titanosaurios. Tenía como herramienta de rastreo su agudo olfato, y como principal arma de ataque, sus grandes fauces dotadas de largos y achatados dientes con bordes dentados, especializados para cortar y desgarrar profundamente la carne de sus víctimas.

El descubrimiento de un esqueleto casi completo de esta especie, ha entregado el material fósil suficiente para investigar en detalle algunos aspectos de su biología, como su capacidad de termorregulación y su anatomía cerebral; además de sus capacidades biomecánicas, como la fuerza de mordida y la velocidad potencial. Posiblemente se haya tratado de un organismo homeotermo, y por lo tanto, un animal con un estilo de vida activo y de crecimiento más rápido que un reptil de sangre fría.

Descripción

Tamaño y Aspectos generales

Giganotosaurus (en naranjo) comparado con algunos terópodos gigantes.

Basándose en el holotipo (MUCPv-CH-1), diferentes estudios, a lo largo de los años, han estimado a Giganotosaurus en un rango de entre 12 y 13 m de longitud,[4]​ Estas mediciones lo sitúan dentro de los mayores dinosaurios terópodos conocidos y entre los más grandes carnívoros terrestres en la historia de la Tierra.

Además, se conoce un segundo espécimen (MUCPv-95), conocido sólo por unos fragmentos de la mandíbula izquierda, que superan comparativamente la del holotipo en un 6,5% ó 8% según distintos cálculos.[5]

Giganotosaurus era un depredador bípedo, con un gran cráneo sostenido por un cuello poderoso; extremidades superiores cortas en proporción a su tamaño, provistas de 3 dedos terminados en garras curvas y afiladas; extremidades inferiores poderosas; como en los demás terópodos, el cuerpo permanecería en posición paralela al suelo; y con una larga cola que le servía de contrapeso y equilibrio. En las patas posteriores de Giganotosaurus destaca el fémur más largo que la tibia, por lo que sus piernas lo dotaban de gran soporte, pero no de gran velocidad. Esto sugiere que era un depredador de emboscada o que cazaba presas lentas, como los saurópodos. Los fósiles conocidos de esta especie corresponden a los restos óseos de la mayor parte del cuerpo, lo que permite estudiar detalladamente la mayoría sus características anatómicas y funcionales.

Anatomía postcraneal

Recreación en vida de un Giganotosaurus. Basado en los últimos estudios anatómicos.

Giganotosaurus cuenta con una de la extremidades posteriores (piernas) más altas entre los terópodos. En el holotipo, sólo el fémur medía 1,43-1,36 m de largo,[4]

Réplica de un esqueleto de Giganotosaurus montado en el Museo Australiano de Sídney.

Probablemente, presentaba las extremidades anteriores ( brazos) de un terópodo carnosaurio típico, algo pequeñas en relación a su cuerpo, con tres dedos cada una, terminadas en afiladas garras. Éstas pudieron haberle servido como herramienta para sostener a sus presas mientras las mataba con sus mandíbulas. La escápula de Gigantosaurus era menos arqueada y proporcionalmente más corta que en los demás terópodos, medía 73 cm de largo y tenía un grosor de 6 cm directamente por encima de la articulación del hombro; tenía un fuerte tubérculo (protuberancia) para la inserción del musculo tríceps.[4]

La columna vertebral consistiría de un total de nueve vértebras cervicales, catorce vértebras dorsales, cinco vértebras sacras y más de cuarenta vértebras caudales. El cuello, corto y robusto, formaba una curva natural menos marcada que en los demás terópodos, con la típica forma de S casi inexistente. Además, las vértebras del cuello presentaban cuerpos vertebrales altos, pero con una apófisis espinosa baja, lo que sería señal de que los músculos del cuello no estaban tan fuertemente desarrollados como en los tiranosáuridos. La forma característica de las espinas neurales de Giganotosaurus, provocaba que su espalda fuese más recta que las de la mayoría de los terópodos, menos arqueada que en el caso de Tyrannosaurus. Las vertebras dorsales que construían la espalda tenían altas y cuadradas apófisis espinales, los cuerpos vertebrales tenían pleurocelos (depresiones o "agujeros") profundos; en cambio, las vértebras caudales carecían de pleurocelos. Las vertebras de la cola más próximas a la región de la cadera tenían apófisis espinales y cuerpos vertebrales altos; mientras que las más próximas a la punta de ésta eran más compactas y reducidas.[5]

Características del Cráneo

Restos originales del cráneo parcial de Giganotosaurus carolinii, MPEB.

Giganotosaurus tenía un gran cráneo (de los más grandes conocidos entre los dinosaurios terópodos), desproporcionado aún para su inmenso tamaño. Pero la certeza de cuánto medía es desconocida, debido a que se han hallado varios huesos desarticulados, pero no un cráneo completo. El material conocido es representado por el maxilar, el dentario, gran parte del hueso nasal, el hueso lagrimal, el postorbital, el supraoccipital y el neurocráneo (estructura ósea donde se aloja el cerebro). Pero huesos como el premaxilar, yugal, el suprangular y angular no fueron encontrados.[4]​ Esto se traduce en una dificultad adicional en la reconstrucción del cráneo. Su longitud se estima a partir de los huesos de la mandíbula superior e inferior. Pero aunque se determine correctamente el tamaño o forma general del cráneo, no permitirá determinar el tamaño y forma exacta de sus cuatro grandes aberturas: la fosa antorbital, la cavidad orbitaria, la fenestra infratemporal y la fenestra de la mandíbula. Y la forma de la fosa nasal también se desconoce debido al estado fragmentario del premaxilar.

Cráneo reconstruido de Giganotosaurus en Japón.

El maxilar tenía una hilera de dientes que recorría un tramo de 92 cm en la mandíbula superior. Contaba con un pronunciado proceso (proyección ósea) debajo de la fosa nasal y una pequeña cuenca, en forma de elipse, cerca de la fosa antorbital (como el Allosaurus y Tyrannosaurus). El hueso nasal era muy áspero y arrugado; estas rugosidades cubrían toda la superficie superior del hueso. El hueso lagrimal, ubicado justo delante de los ojos, conservaba una prominente cresta rugosa (similar a un cuerno) con profundos surcos, cuyo ángulo estaba proyectado hacia atrás. El hueso postorbital, detrás del ojo, tenía un proceso óseo. El hueso yugal conformaba el límite inferior de la cuenca ocular, al igual que en otros terópodos como Tyrannosaurus, Abelisaurus y Carnotaurus. El hueso supraorbital, justo por encima de la cuenca ocular, se encontraba en medio del hueso lagrimal y postorbital, dando la impresión de una cornisa sobresaliente. El hueso cuadrado se encontraba en la parte posterior inferior del cráneo y articulaba con la mandíbula, tenía 44 cm de largo y dos agujeros neumáticos en el lado interno. El techo craneal (formado principalmente por el hueso frontal y el parietal) era amplio y tenía una proyección ósea similar a una plataforma, se encontraba en la sección posterior superior del cráneo, justo por encima de la pequeña fenestra (o fosa) supratemporal.[2]

Dientes fósiles de Giganotosaurus.

El dentario, hueso delantero de mandíbula inferior, se encontraba ampliado y aplanado en el área de la sínfisis mandibular. La parte inferior del dentario era cóncavo, esto se debía a que contaba con una leve proyección ósea orientada hacia abajo en su punta inferior (denominado como “barbilla”). En vista superior, el lado exterior del dentario era convexo. A lo largo de éste había una ranura o surco óseo que albergaba varios forámenes, la función de estas estructuras era dar cabida a redes de vasos sanguíneos para el traspaso de nutrientes a los dientes. La cara interna del dentario tenía una fila de placas interdentales, donde cada diente tenía una cuenca para poder anclarse a la mandíbula. La ranura de Meckelian se encontraba a lo largo del borde inferior. La curva natural del dentario muestra que la boca de Giganotosaurus habría sido ancha. Es posible que cada dentario haya poseído doce alvéolos dentarios. La mayoría de los alvéolos eran de alrededor de 3,5 cm. Los dientes de Giganotosaurus eran achatados y curvados en forma sigmoidea en vista lateral, estrechos y comprimidos en vista frontal, y con forma ovalada desde la vista superior.[18]​Posiblemente, los dientes eran de formas y tamaños similares, a excepción de los primeros, que eran más pequeños.

Restauración de un Giganotosaurus comparado con un ser humano. La longitud del cráneo se basa en los recientes estimados.

Debido al estado incompleto y desarticulado de los restos del cráneo, se desconoce su tamaño exacto. En la descripción original, por Coria y Salgado, se señaló un estimado de 1,53 metros.[14]

En el año 1998, se informó del descubrimiento de un dentario aislado, identificado a la especie Giganotosaurus carolinii, que era en comparación más grande que el dentario del holotipo. Tras realizar la comparación, este nuevo fragmento representaría un cráneo aproximadamente un 8% mayor según los autores. Debido a que se basaron en el estimado, ahora obsoleto, de 180 cm para el cráneo del holotipo, calcularon que el nuevo ejemplar (MUCPv-95) tendría un cráneo de 195 cm.[5]​ No se han publicado formalmente estimaciones más recientes para el cráneo del segundo espécimen, pero basándonos en los nuevos estimados y reconstrucciones del holotipo, y en que ambos ejemplares tienen una diferencia de tamaño de hasta un 6,5 y 8%, es posible la deducción de que midiese entre 1,64 y 1,73 m.

Other Languages
العربية: جيجانوتوصور
català: Giganotosaure
čeština: Giganotosaurus
français: Giganotosaurus
hrvatski: Giganotosaurus
Bahasa Indonesia: Giganotosaurus
Basa Jawa: Giganotosaurus
lietuvių: Giganotozauras
Bahasa Melayu: Giganotosaurus
Nederlands: Giganotosaurus
ଓଡ଼ିଆ: Giganotosaurus
polski: Giganotozaur
português: Giganotossauro
română: Giganotosaurus
русский: Гиганотозавр
srpskohrvatski / српскохрватски: Giganotosaurus
Simple English: Giganotosaurus
slovenčina: Giganotosaurus
Türkçe: Giganotosaurus
українська: Гіганотозавр
Tiếng Việt: Giganotosaurus