Giganotosaurus

Symbol question.svg
 
Giganotosaurus
Rango temporal: 99,6 Ma-97 Ma
O
S
D
C
P
T
J
K
N
Cenomaniense ( Cretácico Superior)
Giganothosaurus.jpg
Reconstrucción del esqueleto en el Museo de Historia Natural de Helsinki.
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Sauropsida
Superorden: Dinosauria
Orden: Saurischia
Suborden: Theropoda
Infraorden: Carnosauria
Superfamilia: Allosauroidea
Familia: Carcharodontosauridae
Subfamilia: Carcharodontosaurinae
Tribu: Giganotosaurini
Género: Giganotosaurus
Especie: G. carolinii
Coria & Salgado, 1995
[ editar datos en Wikidata]

Giganotosaurus ( gr. “reptil gigante del sur”) es un género representado por una única especie de dinosaurio terópodo carcarodontosáurido, que vivió hace aproximadamente entre 99,6 y 97 millones de años, en el Cenomaniense, en el Cretácico Superior,[1] en lo que hoy es Argentina. El nombre del género hace referencia a su gran tamaño, y deriva del griego gigas/γίγας “gigante”, notos/νότος “sur” y –saurus/–σαύρος “lagarto”. El nombre de la especie tipo (y única especie conocida), Giganotosaurus carolinii, es en reconocimiento al aficionado que descubrió sus restos en 1993: Rubén Carolini. Los huesos fosilizados fueron hallados en las tierras yermas de la patagonia argentina, a solo unos 15 km de la Villa El Chocón.

Es uno de los mayores terópodos conocidos; se cree que alcanzaba longitudes de entre 12 y 13 metros, con un cráneo de posiblemente 1.56 m de largo y un peso aproximado de entre 6 y 8 toneladas.[4] Este género ha interesado mucho a la comunidad científica y popular debido, entre otras razones, a su gran tamaño, convirtiéndose en parte de un intenso debate científico acerca los tamaños máximos que pueden alcanzar los dinosaurios terópodos. Debió ser el depredador tope de su época, ubicándose en la cima de la cadena alimenticia. Es probable que haya depredado una amplia gama de animales saurópsidos, incluyendo hasta gigantescos saurópodos titanosaurios. Tenía como herramienta de rastreo su agudo olfato, y como principal arma de ataque, sus grandes fauces dotadas de largos y achatados dientes con bordes dentados, especializados para cortar y desgarrar profundamente la carne de sus víctimas.

El descubrimiento de un esqueleto casi completo de esta especie, ha entregado el material fósil suficiente para investigar en detalle algunos aspectos de su biología, como su capacidad de termorregulación y su anatomía cerebral; además de sus capacidades biomecánicas, como la fuerza de mordida y la velocidad potencial. Posiblemente se haya tratado de un organismo homeotermo, y por lo tanto, un animal con un estilo de vida activo y de crecimiento más rápido que un reptil de sangre fría.

Historia

Principales descubrimientos

Restos de Giganotosaurus carolinii en el Museo Paleontológico Ernesto Bachmann de Villa El Chocón.

En el año 1993, el aficionado cazador de fósiles Rubén Carolini descubrió la tibia de un dinosaurio terópodo mientras recorría las tierras baldías de la provincia del Neuquén en patagonia argentina. La localización del descubrimiento fue en la Formación Caneleros, del Subgrupo Río Limay, sólo 15 km al sur de la Villa El Chocón.[5]

Reconstrucción montada del esqueleto, MPEB.

El espécimen fósil conserva casi el 70% de su esqueleto. Incluye partes parciales del cráneo (entre ellos el maxilar, el dentario, gran parte del hueso nasal, el hueso lagrimal y el postorbital), mientras que el esqueleto postcraneal desarticulado preserva la escápula, la pelvis, ambos fémures, una tibia, un peroné, varias costillas y gran parte de la columna vertebral. La descripción fue publicada en el año 1995 por Rodolfo Coria y Leonardo Salgado en la revista Nature. El espécimen holotipo (MUCPv-Ch-1) fue clasificado en el nuevo género y especie Giganotosaurus carolinii.[8]

Un segundo especimén (MUCPv-95), fue descubierto en un sitio a 35 km al suroeste de Plaza Huincul, en la localidad de Cerro los Candeleros. Actualmente depositado en el Museo de Geología y Paleontología de la Universidad Nacional del Comahue. Se trata de un dentario incompleto de 61 cm de largo, que presenta 15 cuencas dentarias y que sólo en tres de ellas hay dientes parciales. Tras su estudio en 1998, por Rodolfo Coria y Jorge Calvo, quedó evidenciado que tenía casi las mismas características anatómicas que el dentario del holotipo, salvo por una cosa, este nuevo espécimen resulta ser entre un 6,5% a un 8% más grande.[9]

Otros hallazgos

En la formación de Chacarilla de la región de Tarapacá, Chile, se han hallado diversas huellas fosilizadas, que datan de entre finales del Jurásico y el Cretácico. Este material icnofósil fue reportado por primera vez en 1962 por los investigadores C. Galli y R. J. Digman, quienes atribuyeron de forma imprecisa unas grandes huellas de terópodo como pertenecientes a Tyrannosaurus rex y Allosaurus. Posteriormente, en 1999, se realizó un estudio centrado en la identificación de las huellas de terópodos de Chacarilla, sugiriendo que las grandes pisadas tridáctilas de 65 cm de largo fueran dejadas por Giganotosaurus. Esto abre la posibilidad de que también Chile haya sido hábitat de grandes formas de vida carcharodontosáuridas.[11]

En 1987, A. Delgado descubrió un gran diente de terópodo en las proximidades del Lago Ezequiel Ramos Mexía. El espécimen (MUCPv-52) fue mencionado por Jorge Calvo en uno de sus estudios en 1999; lo identificó tentativamente a Giganotosaurus sp. y por lo tanto, el primer fósil hallado de este género en la patagonia argentina.[12]

Calvo sugirió que algunos rastros de pisadas halladas en afloramientos rocosos próximos al Lago Ezequiel Ramos Mexía pertenecen al terópodo Giganotosaurus, en base al gran tamaño y anatomía de estos. Las pisadas superan los 50 cm de longitud y las huellas se intercalan con una distancia media de 130 cm. Las pisadas son tridáctilas, de dígitos grandes, robustos y con impresiones de garras prominentes. Estos rastros de pisadas se encuentran en un mayor nivel estratigráfico que los principales fósiles de Giganotosaurus, pero coinciden con los niveles geológicos correspondientes a dientes aislados de este género y a restos de saurópodos también conocidos en los mismos estratos que Giganotosaurus.[12]

También se han encontrado grandes dientes aserrados en el sitio paleontológico de La Buitrera en 2001, los cuales se han atribuido a Giganotosaurus.[13]

Other Languages
العربية: جيجانوتوصور
català: Giganotosaure
čeština: Giganotosaurus
français: Giganotosaurus
hrvatski: Giganotosaurus
Bahasa Indonesia: Giganotosaurus
Basa Jawa: Giganotosaurus
lietuvių: Giganotozauras
Bahasa Melayu: Giganotosaurus
Nederlands: Giganotosaurus
norsk bokmål: Giganotosaurus
ଓଡ଼ିଆ: Giganotosaurus
polski: Giganotozaur
português: Giganotossauro
română: Giganotosaurus
русский: Гиганотозавр
srpskohrvatski / српскохрватски: Giganotosaurus
Simple English: Giganotosaurus
slovenčina: Giganotosaurus
Türkçe: Giganotosaurus
українська: Гіганотозавр
Tiếng Việt: Giganotosaurus