Giacomo Casanova

Giacomo Casanova
Casanova ritratto.jpg
Retrato de Giacomo Casanova realizado por su hermano Francesco Casanova (alrededor 1750- 1755)
Información personal
Nombre de nacimiento Giacomo Girolamo Casanova
Nacimiento 2 de abril de 1725
Venecia, República de Venecia
Fallecimiento 4 de junio de 1798 (73 años)
Dux, actual Duchcov ( República Checa), Bohemia
Nacionalidad Italiana
Familia
Padres Michele Grimani Ver y modificar los datos en Wikidata
Zanetta Farussi Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Escritor, poeta, bibliotecario, banquero, novelista, diplomático e Iliad's translator Ver y modificar los datos en Wikidata
Seudónimo Casanova
Lengua de producción literaria Francés, Italiano
Obras notables Historia de mi vida
(Las memorias de Casanova)
Distinciones
  • Caballero de la Orden de la Espuela de Oro Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Giacomo Girolamo Casanova [ˈdʒaːkomo dʒiˈrɔːlamo kazaˈnɔːva] ( Venecia, 2 de abril de 1725Dux, actual Duchcov, Bohemia, 4 de junio de 1798) fue un famoso aventurero, libertino, escritor, diplomático, bibliotecario y agente secreto italiano, hermano de los pintores Giovanni Battista Casanova (1730 -1795) y Francesco Casanova (1727 - 1802).

Se le conoce sobre todo como arquetipo del libertino seductor, del que se han contado 132 conquistas amorosas.[1]​ Su obra principal fue una vasta autobiografía, la Histoire de ma vie, conocida también como Memorias de Casanova, escrita en francés porque entonces era el idioma más conocido y hablado en Europa, como acontece en el siglo XX con el inglés. El propio Casanova lo indica en el prefacio de la misma:

J'ai écrit en français, et non pas en italien parce que la langue française est plus répandue que la mienne.

He escrito en francés, y no en italiano porque la lengua francesa está más extendida que la mía.

En efecto, escribió en francés sus obras mayores y de más ambición, mientras que para las que juzgaba menores empleó en cambio el italiano, de la misma manera que otro veneciano célebre y contemporáneo, el comediógrafo Carlo Goldoni, que escogió escribir también su autobiografía en francés.

La de Casanova, aparte de su intrínseco valor literario, posee un importante valor documental para la historia de las costumbres y en ese sentido es acaso una de las obras literarias más importantes para conocer la vida cotidiana del siglo XVIII, aunque en virtud del mundo frecuentado por el autor se refiere de modo primordial a las clases dominantes de la época: nobleza y burguesía. Empero esto no es en modo alguno un obstáculo para mantener vivo el interés en cuanto a los personajes menos encumbrados de su entorno: todos son representados de manera vivísima, porque Casanova describe con igual interés lo alto que lo bajo. Sea como fuere, entre cortes y salones Casanova fue el notario cotidiano —casi sin darse cuenta— de unos momentos cruciales de la transición entre el Antiguo Régimen y el Mundo moderno en la historia de Occidente. Se halló entre los personajes más destacados de su tiempo y dejó reseña de tales encuentros. Son así dignas de mención las páginas que tratan de Rousseau, de Voltaire, de Madame de Pompadour, de Mozart, de Catalina II de Rusia, de Federico II de Prusia...

Casanova no alcanzó a vislumbrar el espíritu de renovación que se avecinaba y permaneció como anclado hasta su muerte al Antiguo régimen, intentando adherirse a un estamento social nobiliario del cual, por su nacimiento, estaba excluido, aun cuando siempre buscó, incluso con desesperación, formar parte de él por más que la nobleza caminase irremediablemente a su ocaso.

Biografía

Infancia y adolescencia

La larga, intensa, variada y ajetreada vida de Casanova es francamente irresumible; él mismo lo intentó en cuatro mil quinientas páginas de manuscrito y aún así lo dejó incompleto, deteniéndose en el 14 de septiembre de 1774. Ahora es difícil averiguar cuánto hubo en su autobiografía de ficticio, real o tergiversado, pero es indudable y se ha comprobado que la parte realmente sustancial de lo que cuenta aconteció realmente. Fue hijo de comediantes; su madre fue Zaretta Farussi, una actriz que viajaba por toda Europa con sus espectáculos; su padre, Gaetano Casanova, de antigua ascendencia aragonesa, falleció cuando Giacomo tenía 8 años, fecha en la que hace comenzar su Historia de mi vida, aunque al parecer lo más probable es que fuese un hijo adulterino del poderoso patricio veneciano Michele Grimani, quien habría velado siempre desde la sombra por atenuar la dureza de las leyes venecianas contra su vástago. Sus padres tenían 4 hijos más y, como no deseaban que ninguno de ellos fuera actor, al apercibir el despejo y habilidad intelectual de Giacomo, lo destinaron a la carrera eclesiástica, para la cual le enviaron a un internado y le hicieron recibir instrucción del abate Gozzi. Con él hizo progresos en latín y cuatro años después hizo un par de tesis, una sobre derecho civil y otra sobre canónico, lo que le motivó a incluir en adelante entre sus irregulares títulos también el de licenciado in utroque (esto es, en ambos derechos), algo que aún hoy se tiene por controvertido, y aprendió filosofía y ciencia del senador veneciano Malipiero, pero su relación se esfumó cuando Casanova tuvo un lío con la favorita del senador, una cantante llamada Teresa. Y este y otros escándalos motivaron su expulsión del seminario. En su Historia afirma además que su orfandad le hizo ser adoptado por una familia noble, algo que a fin de cuentas le resultó útil para abrirse las puertas de los altos salones.

Las grandes aventuras

Con 21 años su madre lo envió a Roma para que entrase al servicio del cardenal Acquaviva, embajador de España ante la Santa Sede; pero eso no le impidió continuar sus escarceos amorosos, algo que sería perdonable de no ser por su imprudencia (ocultó en el palazzo de la Plaza de España, residencia oficial del cardenal, a una chica escapada de su casa); de nuevo es expulsado y a partir de este hecho empiezan sus grandes viajes, vagabundeos y aventuras, nomadeando por toda Europa. En esta primera etapa pasa por Corfú y Constantinopla, para luego volver a Venecia y hacerse soldado y violinista, aunque se cansó pronto de este oficio. Sus affaires son continuos allá por donde va.

Su inteligencia y amplios conocimientos le hicieron pasar por médico ante un patricio veneciano (Matteo Bragadin). Casanova logró curarlo de un reciente infarto y consiguió que le entregara una gran suma de dinero, que aprovechó para iniciarse en la magia y la cábala, materias por las que siempre mantuvo curiosidad, a pesar de no creer un ápice en las mismas y ser como siempre fue un descreído libertino. Pero llegó a los oídos de la Inquisición que poseía libros prohibidos y se vio obligado a huir de Venecia. Llegado a Ancona en febrero de 1744, y constreñido a pasar la cuarentena en el lazareto, tuvo allí una relación con una esclava griega y luego vivió una de sus más extrañas aventuras al enamorarse (hasta el punto en que se podía enamorar un libertino) de un eunuco o castrato, Bellino, convencido de que se trataba en realidad de una mujer, algo que en efecto resultó ser, pues era una muchacha, Teresa, que había fingido serlo para sobrevivir huérfana como cantante en el teatro de la Iglesia, donde estaba prohibida la actuación de mujeres. Entre 1749 y 1752, recorrió Milán, Cremona, Cesena, Parma, de nuevo Milán, Génova, Lyon, París y Dresde. En esta época se hizo pasar por financiero, diplomático, ocultista, publicista y a fin de cuentas charlatán, frecuentando las mesas de juego e ingresando en la Masonería francesa; entre otras mujeres, conoció a Henriette, con la que llegó a estar nueve meses relacionado, algo desacostumbrado en él, pero de la que se separó, aunque ella siempre lo tuvo presente y en varias ocasiones mandó que lo cuidaran cuando estaba enfermo.

En 1753 vuelve a Venecia y en 1755 es arrestado y encarcelado en los Piombi, o prisión de los 'Plomos' por impiedad y prácticas mágicas y esotéricas. Un año después se escapó increíblemente, acompañado de un monje que conoció en prisión. Su largo exilio durará 18 años. Primero marchó a París, donde se codeó con Luis XV, Madame de Pompadour y su corte. Tuvo gran confianza por parte de los reyes y se le atribuye la invención de la lotería estatal francesa en 1757, involucrando en ella a gran número de celebridades y personas notables, además de realizar diversas misiones secretas y visitar a Voltaire, con quien no llegó a cuajar una amistad por diferencias esenciales de pensamiento político. Sin embargo, no desaparecían sus ajetreos. Cometió un fraude en un negocio textil y falsificó letras de cambio. De nuevo huye y vagabundea por Europa; el motivo de tantos cambios de residencia suele ser siempre el mismo: unas cartas que denuncian sus actividades y motivan su proceso de expulsión por las autoridades, a lo que él se anticipa siempre inteligentemente, antes de que se le cierren las puertas.

Casanova narra sus aventuras con un tono de aparente ligereza y cinismo, siempre con inusitado humor, desvergüenza y desfachatez; se inventó un alter ego con título nobiliario y pasó a llamarse Chevalier de Seingalt. Poco después apareció por Zúrich donde se enclaustra en una abadía; en Roma recibe una condecoración del papa Clemente XIII; deja embelesado a Federico II el Grande de Prusia, quien llegó a ofrecerle, escribió, el mando de los cadetes de su ejército, conoce a Catalina la Grande en San Petersburgo y, cuando va a Polonia, elabora una historia acerca de la violencia política en ese país; estuvo también en Inglaterra y pasó a España con la esperanza de obtener un puesto en la administración de Carlos III; en Madrid critica la Repoblación de Sierra Morena hecha por Pablo de Olavide con colonos suizos y alemanes, se molesta por el clericalismo desaforado del país y en Barcelona es arrestado en la cárcel durante 42 días por un affaire con la esposa del Capitán General del ejército (1768). En fin, pasa de la conversación con Voltaire y Rousseau a los tratos con rufianes y prostitutas, y de la amistad del general Aleksandr Suvórov y la de otro gran aventurero y ocultista, el conde Alessandro di Cagliostro (contra el que escribirá más tarde el Soliloquio de un pensador, 1786) a las riñas tabernarias.

Deambula ahora por Italia, en donde tiene más escarceos amorosos, y visita por segunda vez a su hija Leonilda en Nápoles. Ella está casada con un noble masón por el cual Casanova tiene gran simpatía, ya que él también era masón. Como el noble no puede darle un hijo a su esposa ya que está gravemente afectado por la gota, le pide a Casanova que se acueste con ella (sin saber que es el padre). Así pasan unas semanas en la casa de campo del noble en donde tiene affaires con una de las doncellas con el propósito de disimular sus movimientos en la casa, con Leonilda y con Lucrezia (la madre de su hija y suegra del noble).

En 1771 se decanta por escribir una obra llamada Lana caprina, que cuenta las divagaciones de dos profesores universitarios sobre si la capacidad de razonamiento de las mujeres está afectada por el útero, y en 1775 empieza a traducir en octavas reales la Ilíada de Homero, trabajo que interrumpió en 1778 en el canto XVII. En 1776 fallece su madre en Dresde. Para poder volver de nuevo a su Venecia natal le piden cumplir una misión diplomática a favor de la ciudad y apoya su pretensión escribiendo además una refutación de la Histoire du gouvernement de Venice de Amelot de la Houssaye para ganarse al Dogo y al fin consienten en perdonarle la fuga de años antes a cambio de actuar como espía para la Inquisición; regresa pues en 1774, aunque no delata a nadie y sus informes son deliberadamente elípticos; en 1779 publica su Scrutinio del libro Egloges de M. Voltaire par differents autours; tiene entonces lugar su célebre duelo con el príncipe polaco Braniski tras ser insultado por este en los camerinos de un teatro andando por medio dos bailarinas; lo narra en su obra El duelo, escrita en italiano en 1780; en ese mismo año inicia su vida marital con la costurera Francesca Buschini e inicia la publicación de sus Opuscoli miscellanei; además prueba fortuna como empresario teatral y publica la revista Le Messager de Thalie. En 1781 los inquisidores prescinden de sus servicios, aunque lo contratan para asuntos puntuales. Sin embargo, otra vez es expulsado por vengarse de una acusación por deudas de un noble llamado Carlo Grimani al publicar contra él un libelo en 1782 (Nè amore, nè donne ovvero la Stalla ripulita) en donde decía que este era hijo ilegítimo, y de nuevo marcha al exilio en 1783 hacia Trieste.

Últimos años

Otra vez comienza un tour de viajes partiendo de Viena y pasando por Bolzano, Augsburgo, Aquisgrán, Maguncia, Frankfurt, Spa, París y de nuevo Viena, donde trabaja un tiempo como secretario del embajador Sebastiano Foscarini; el 20 de septiembre mantiene una reunión en París con Benjamín Franklin; marcha después a Dresde, Berlín y Praga; allí publica en 1786 su Soliloque d'un penseur contra el conde de Saint Germain y Cagliostro, a los que considera impostores; también publica allí en 1788 en francés su Icosameron ou histoire d'Edouard, et d'Elisabeth qui passèrent quatre vingts ans chez les Mégramicres habitante aborigènes du Protocosme dans l'interieur de notre globe, una ambiciosa novela filosófico-fantástica que no es bien acogida y su Histoire de ma fuite des prisons de la Republique de Venise qu'on apelle Les Plombs (1788), que sí alcanza un gran éxito; allí se encuentra con Lorenzo da Ponte y con Wolfgang Amadeus Mozart cuando estaban escribiendo la ópera Don Giovanni. Se dice que esta ópera está inspirada un poco en los romances e historias que contó al compositor y su libretista cuando se volvió a encontrar con él una vez más en Viena. En 1785 se había hecho amigo del conde de Waldstein, miembro de la masonería, algo que comparte con Casanova, y este conde le ofrece a Casanova hacerse cargo de la biblioteca de Dux en Bohemia; este acepta, y este será su último trabajo. Compone un ensayo sobre la novela Pablo y Virginia de Bernardin de Saint Pierre y publica algunos de sus trabajos matemáticos: Solution du problème deliaque, Corollaire a la duplication de l'hexaèdre y Demostration géometrique de la duplication du cube. En 1795 fallece uno de sus hermanos pintores, Giambattista, director de la Academia de pintura de Dresde, y se entrevista con Goethe en Weimar ese mismo año. No llega a ser feliz en Bohemia y comienza a escribir sus memorias como terapia contra su tristeza. No llegó a terminarlas, ya que murió el 4 de junio de 1798 con 73 años, quedándole 27 años de aventuras amorosas y demás avatares por narrar. Dejó escrito en el prólogo de sus memorias: «Comienzo declarando al lector que, en todo cuanto he hecho en el curso de mi vida, bueno o malo, estoy seguro de haber merecido elogios y censuras, y que, por tanto, debo creerme libre» y que «entre los tormentos del Infierno, ningún sacerdote ha mencionado jamás el aburrimiento».

Other Languages
Afrikaans: Giacomo Casanova
aragonés: Giacomo Casanova
asturianu: Giacomo Casanova
беларуская: Джакама Казанова
brezhoneg: Giacomo Casanova
čeština: Giacomo Casanova
Esperanto: Giacomo Casanova
français: Giacomo Casanova
Bahasa Indonesia: Giacomo Casanova
íslenska: Giacomo Casanova
lietuvių: Giacomo Casanova
മലയാളം: കാസനോവ
Nederlands: Giacomo Casanova
Piemontèis: Giacomo Casanova
português: Giacomo Casanova
Runa Simi: Giacomo Casanova
română: Casanova
sicilianu: Giacumu Casanova
srpskohrvatski / српскохрватски: Giacomo Casanova
Simple English: Giacomo Casanova
slovenčina: Giacomo Casanova
slovenščina: Giacomo Casanova
српски / srpski: Ђакомо Казанова
українська: Джакомо Казанова
Tiếng Việt: Giacomo Casanova
მარგალური: კაზანოვა