Germania Magna

Contexto del dominio romano al otro lado del Rin. En verde las zonas pacificadas (pertenecientes la zona de Frisia a la Germania Inferior y la de los Campos Decumanos a la Germania Superior), en amarillo los populi clientes ("pueblos clientes" o aliados) y en rosa los populi hostiles ("pueblos hostiles").

La llamada Magna Germania o Germania Ulterior, fue según la etnología geográfica de la Antigua Roma, una amplia zona de Europa Central que no estuvo sujeta al dominio romano (si no parcialmente y por períodos cortos), que se extendió al este del Rin, en la que se asentaban la mayoría de las tribus germánicas. En la época de Augusto, los romanos emprendieron la conquista a partir del año 12. En el año 6, toda de Alemania hasta el río Elba fue ocupado y pacificado. La consolidación de la conquista de Germania Magna de Alemania no tuvo lugar después de la derrota romana en la batalla del bosque de Teutoburgo, en 9 a.d. Augusto entendió, que los límites del imperio romano debían establecerse en el Rin y el Danubio. Según esta política de "desmovilización" de la frontera en el Rin, actuaron todos los emperadores posteriores aTiberio (quien demostró indiferencia a la revuelta de los frisones), de Claudio y de Nerón, que detuvo las iniciativas de Gneo Domicio Corbulón en esos territorios,[1] hasta Domiciano, en cuya época se creó una zona militarizada (limes) entre Roma y Germania.

Historia

Conquista romana

Augusto había recibido de su tío abuelo Julio César una porción de Germania, dividida en la Germania Superior y la Inferior, cuyos límites orientales llegaban hasta el río Rhenus, actual Rin. Como esta línea fronteriza estaba fuertemente fortificada, Augusto se conformó inicialmente con no extenderla más y estableció fortalezas legionarias en Mogontiacum (actual Maguncia) y Castra Vetera (actual Xanten). Sin embargo, cuando en el año 11 a. C. los sugambros, usípetes y téncteros atravesaron el Rin, invadieron la Galia y derrotaron a la Legio V Alaudae, Augusto en persona se presentó, acompañado de su posible sucesor para aquel entonces, Nerón Claudio Druso. Druso apaciguó a los galos, que también estaban pensando alzarse, y luego persiguió a los invasores hasta los ríos Weser y Elba, extendiendo el área de influencia de Roma hasta este último. Druso regresó a Roma en el 9 a. C. para ser homenajeado, pero en el camino su caballo resbaló y le rompió un muslo, lo que le acarreó la muerte. Su cadáver fue trasladado a la capital, donde fue enterrado en el Mausoleo de Augusto. Su hermano Tiberio continuó la obra de Druso en Germania.

Ofensiva germana

De esta ofensiva romana solamente Marbod, rey de los marcomanos, había logrado escapar. Junto con su gente se refugió en la Selva Hercinia, donde fundó un reino y atacó continuamente a la región nórica y la Panonia. Entonces Tiberio decidió ir hacia allí con doce legiones; sin embargo, una terrible sublevación en la Dalmacia, actuales Balcanes, le obligó a retroceder para apaciguar esta nueva rebelión, potencialmente más peligrosa que la de Marbod. Como éste sabía que Roma necesitaba todas las tropas disponibles, concertó la paz con Roma y aseguró su posición. Mientras tanto, Tiberio y su sobrino Germánico, el hijo de su difunto hermano Druso, estuvieron ocupados luchando contra los ilirios y los panonios por tres años.

En Germania, el nuevo enviado del emperador, Publio Quintilio Varo, había obtenido el cargo gracias a su parentesco con Augusto (estaba casado con Claudia Pulcra, sobrina nieta de aquel). Varo ya había sido gobernador de Siria, donde se había ganado la antipatía de muchos por sus vanidosas acciones.

De esta situación se aprovechó Arminio, príncipe de los queruscos, que había luchado en el ejército romano en las guerras en Dalmacia y, a diferencia de Varo, tenía mucha experiencia militar. Cuando Varo se disponía a trasladarse desde el interior de Germania hacia los cuarteles de invierno en el Rin, Arminio —que fingía ser amigo suyo— le hizo desviarse de su ruta hacia una emboscada. Arminio y otros conspiradores se separaron de la caravana dando excusas falsas y se encontraron con un ejército que habían reunido antes. En la batalla del bosque de Teutoburgo el ejército de Arminio atacó a las legiones romanas XVII, XVIII y XIX, comandadas por Varo.

El ejército romano se encontró en un lugar cerrado llevando mujeres, niños y carga, que dificultaban la organización del ejército. Después de varios días de lucha, las tres legiones fueron aniquiladas completamente y capturadas sus tres águilas doradas. Quintilio Varo y varios oficiales se suicidaron, ya que los germanos no tomaban prisioneros y torturaban antes de matar. El cadáver de Varo, que había sido sepultado por sus soldados, fue desenterrado por los germanos y sometido a toda clase de vejaciones. Finalmente le cortaron la cabeza y la enviaron a Roma. Miles de soldados romanos fueron torturados y crucificados; varias fortalezas cayeron asimismo en manos germanas, tal como el castillo de Aliso, junto al río Lippe.

Cuando el emperador Augusto se enteró de este desastre, se dejó crecer la barba y el pelo durante meses y continuamente se golpeaba la cabeza contra el muro exclamando: «¡Quintilio Varo, devuélveme mis legiones!». Augusto envió a Germania a Julio César Germánico quien derrotó a los bárbaros y recuperó los estandartes de las legiones derrotadas por Arminio y el territorio (posteriormente). Pero Germania era ya libre y unificada bajo el mando de Arminio que se convirtió en su rey (heredara esta idea de las influencias grecorromanas durante su estancia en Roma) y contribuyó al mantenimiento de la romanización de su tierra pero sin el yugo romano y que se mantuvo después de él gracias al comercio.

Con el asesinato de Arminio por los prorromanos, el territorio se recuperó, pero con la invasión sajona y el posterior genocidio de este nuevo invasor hacia la población indígena y romana (sucediendo lo mismo en Britania en el siglo V) perdiéndose nuevamente el territorio, que a partir de ahí se iría recuperando y perdiendo, hasta perderse definitivamente con la invasión huna.

Reconquista romana

En el año 69 se recuperó los Campos Decumanos, por los emperadores Flavios.

La Germania huna

En el siglo IV, comenzaron la llegada de pueblos nómadas venidos de Asia central, entre ellos los hunos, que bajo el liderazgo de Átila crearon un gran imperio, llegando a someter y conquistar a los germanos, que una parte de ellos se unieron a él y otra pidió ayuda al Imperio Romano o traspasó sus fronteras por la fuerza, dando inició a las invasiones bárbaras.

Germania vuelve a ser romana

Con la llegada al poder de Carlomagno, Italia y Germania se volvieron a unir, con la caída del Imperio Carolingio, se constituyó una nueva entidad el Sacro Imperio Romano Germánico, que fusionada las dos antiguas irreconciliables naciones: Roma y Germania en una sola, que duró más de mil años.

Other Languages
العربية: جرمانية
asturianu: Xermania Magna
български: Магна Германия
brezhoneg: Germania
bosanski: Germanija
čeština: Germánie
Cymraeg: Germania
dansk: Germanien
English: Germania
Esperanto: Germania Magna
eesti: Germaania
suomi: Germania
français: Germanie
Frysk: Germaanje
Gaeilge: Germania
עברית: גרמאניה
hrvatski: Germanija
Bahasa Indonesia: Germania
italiano: Germania Magna
日本語: ゲルマニア
한국어: 게르마니아
Kurdî: Germanya
lietuvių: Germanija
latviešu: Ģermānija
Nederlands: Germanië
norsk nynorsk: Germania
norsk bokmål: Germania
polski: Germania
português: Germânia
Scots: Germania
srpskohrvatski / српскохрватски: Germanija
Simple English: Germania
slovenčina: Germánia
slovenščina: Velika Germanija
српски / srpski: Германија
svenska: Germanien
Türkçe: Cermanya
Tiếng Việt: Germania