Germaine Tailleferre

Germaine Tailleferre
Germaine Tailleferre et Mario Hacquard 1.jpg
Germaine Tailleferre y Mario Hacquard
Información personal
Nacimiento 19 de abril de 1892
Saint-Maur-des-Fossés
Fallecimiento 7 de noviembre de 1983
París
Nacionalidad Francesa Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Cónyuge

Ralph Barton.

Jean Lageat
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Compositora
Género Ópera Ver y modificar los datos en Wikidata
Movimientos Música clásica Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
[ editar datos en Wikidata]

Germaine Tailleferre ( Saint-Maur-des-Fossés, Val-de-Marne, 19 de abril de 1892 - París, 7 de noviembre de 1983) fue una compositora francesa.

«Una Marie Laurencin para el oído», como Jean Cocteau hablaba de Germaine Tailleferre, la única mujer del célebre Groupe des Six (junto con Georges Auric, Louis Durey, Arthur Honegger, Darius Milhaud et Francis Poulenc). Esta expresión que buscaba establecer una correspondencia entre las acuarelas decorativas de Laurencin y la música de Tailleferre no fue muy apropiada. Ingenuidad, frescura, femeneidad, son cualidades que se asocian con Tailleferre desde su llegada al Groupe des Six; pero siguiendo con el juego de las comparaciones, con quien debería asociarse la música de Tailleferre seria mejor con la fauve Sonia Delaunay que con la dulce Laurencin ya que se encuentra en una parte de su obra un autentico vigor a veces teñido, a pesar de unas armonías de gran sensualidad, de una inesperada austeridad.

Durante mucho tiempo se consideró que la obra de Tailleferre se reducía a una serie de obras para piano, compuestas en el periodo de entreguerras, y que su carrera de compositora se acababa en la Segunda Guerra Mundial. Era ignorar u olvidar que además de esas pequeñas piezas, compuso mucho más: obras de cámara, dos conciertos para piano, tres estudios para piano y orquesta, un concierto para violín, su destacado Concerto grosso pour deux pianos, huit voix solistes, quatuor de saxophones et orchestre, cuatro ballets, cuatro operas, dos operetas, muchas «mélodies», y eso sin contar las numerosas obras para pequeños ensembles o grandes orquestas como el esplendido Concerto pour deux guitares et orchestre, recientemente recobrado y grabado en 2004 en Alemania por Chris Bilobram y Christina Altmann. La mayoría de sus obras mayores fueron escritas entre 1945 y su muerte en 1983. Hasta hace muy poco gran parte de su obra permanecía inédita y solo recientemente se ha podido conocer ampliamente y se ha comenzado a situar a la autora en el lugar que se merece.

Biografía

Germaine Tailleferre nació el 19 de abril de 1892 en Saint-Maur-des-Fossés, suburbio parisino, bajo el nombre de Marcelle Taillefesse. Su madre, Marie-Désirée Taillefesse, fue obligada por su padre a romper su compromiso para casarse con el joven Arthur Taillefesse, que la había escogido por la simple razón de que tenían el mismo apellido. Este matrimonio de conveniencia fue muy desdichado y la única alegría de Marie-Désirée fueron sus hijos.

La joven Germaine se inicia al piano con su madre y comienza desde muy joven a componer pequeñas obras. A pesar de la oposición de su padre, en 1904 entra en el Conservatorio de París, bajo la dirección de Eva Sautereau-Meyer, en las clase de piano y de solfeo. Como pianista prodigio, con una memoria asombrosa, comienza ganando un primer premio de solfeo. Este éxito disminuye la oposición de su padre que le autoriza a continuar sus estudios, eso si, sin garantizarle su financiación. Una cierta toma de conciencia de sí misma así como un pequeño deseo de venganza, le hacen cambiar el doblemente arriesgado apellido de Taillefesse a Tailleferre.

En 1913, Tailleferre conoce a Darius Milhaud, Georges Auric y Arthur Honegger en el Conservatorio, en la clase de contrapunto de Georges Caussade. Comienza a frecuentar el medio artístico de Montmartre y también el de Montparnasse. Conoce a Guillaume Apollinaire, Marie Laurencin, Paul Fort, Fernand Léger y al escultor Emmanuel Centore, que más tarde se casará con Jeanne, su hermana. En 1913, ganará en el Conservatorio el primer premio de Contrapunto y Armonía y, en 1915, también el primer premio de Fuga.

Su círculo de amigos se ensancha. En 1917, conocerá a Picasso y a Modigliani, y es en el taller de uno de ellos donde tendrá lugar el 15 de enero de 1918 el primer concierto de los «Nouveaux Jeunes», concierto en el que toman parte Francis Poulenc y Louis Durey. En el programa, dos de sus obras: Jeux de plein air y la Sonatine pour quatuor à cordes (que más adelante será el Quatuor à cordes, con el añadido de un tercer movimiento).

Es a Henri Collet, crítico musical, a quien se debe la invención del nombre Les Six, en recuerdo del Grupo de los cinco rusos. Dos artículos publicados en 1920 en el diario «Comœdia», son los escritos fundadores del desde ese momento célebre grupo de Les Six. Incluso aunque las actividades del grupo fueron muy pocas, sus integrantes serán amigos hasta el final de sus días. El rumor que quiere que Durey provocó el fin del grupo por su negativa a participar en la obra Les Mariés de la Tour Eiffel no es muy cierto. La obra debía originalmente ser escrita solamente por Auric, que, al tener poco tiempo y no poder acabar el encargo, recurrirá a sus amigos para repartir la tarea. Durey, como no estaba en ese momento en París, no participará en el proyecto. El espíritu de los Six ha sobrevivido de tal modo a sus miembros, que veinte años después de la muerte del último de ellos, sus hijos y amigos continúan frecuentándose.

La Première Sonate pour violon et piano de Tailleferre fue escrita para Jacques Thibaud, célebre violinista del que llegará a ser buena amiga. La estrenará en París en 1922, acompañado por Alfred Cortot. El año 1923 ve el gran éxito de su ballet Le Marchand d'oiseaux con los Ballets Suecos (su mayor éxito, ya que fue programado más de trescientas veces durante tres temporadas y cuya obertura fue reestrenada por Serge Diaghilev para los entreactos de los Ballets Rusos). La Princesa Edmond de Polignac le encarga un Concerto pour piano en el mismo estilo neoclásico del ballet Le Marchand d'oiseaux, que será estrenado con gran éxito Alfred Cortot. La influencia neoclásica de Stravinski se compagina con las de Fauré y Ravel, y será percibible hasta finales de la década de 1920.

La casa de Ravel en Montfort-l’Amaury.

Por esta época, Tailleferre comienza a pasar mucho tiempo con Maurice Ravel en la casa que éste tiene en Montfort-l'Amaury. Ella le había conocido en San Juan de Luz cerca de Biarritz en 1919-20. Ravel promoverá las obras de Tailleferre y la animará a preparar el concurso del Prix de Rome. La relación entre Tailleferre y Ravel es simplemente artística, ya que Ravel se interesa por los jóvenes compositores y le dará consejos, tanto de escritura como de orquestación. Estas visitas, habitualmente seguidas de largos paseos alrededor de Montfort, terminaban siempre con largas y exhaustas horas al piano. Acabaránn misteriosamente en 1930, y Tailleferre no volverá a ver de nuevo a Ravel, rehuyendo siempre, incluso ante sus íntimos, a dar ninguna explicación.

En 1926, Tailleferre se casa con el caricaturista americano Ralph Barton y se instala en Manhattan. Se une al círculo de amigos de su marido y, en particular, conoce a Charles Chaplin. Durante este periodo compone su Concertino pour harpe, que dedica a su marido. Pero Barton no estará a gusto a la sombra del éxito de su mujer, y para ella no será fácil componer durante este periodo. En 1927, y a petición de Barton, la pareja regresa a Francia. Tailleferre recibe el encargo de Paul Claudel de componer una música para su oda en honor del científico Marcellin Berthelot, llamada Sous le rempart d'Athènes (La partitura original de esta obra ha desaparecido, pero el compositor Paul Wehage ha hecho una reconstrucción). Tailleferre completa también el ballet La Nouvelle Cythère, programado para la temporada de 1929 de los Ballets Rusos y que será anulado por la temprana muerte de Diaghilev. Durante muchos años se creyó la obra perdida, pero la versión para dos pianos ha sido ahora publicada. Una orquestación para orquesta sinfónica y otra para orquesta d'harmonie han sido realizadas por el especialista en Tailleferre, Paul Wehage.

En 1929 fracasa su matrimonio con Ralph Barton, que se suicidará algunos meses después de su regreso a América. Sus Six chansons françaises son, sin duda, una reacción a su divorcio. Utiliza textos de los siglos XV al XVIII que hablan de la condición femenina y cada pieza está dedicada a una de sus amigas: son uno de los raros ejemplos de feminismo en la obra de Tailleferre.

Durante el año 1931, el principal proyecto de Tailleferre es su opera-cómica Zoulaina (que no será jamás montada y de la que no existe más que un manuscrito, y la famosa Obertura, que es una de las obras más tocadas de Tailleferre). El 4 de junio de 1931 nacerá en Boulogne, su única hija, Françoise. Un año más tarde, en 1932, se casa con el reputado jurista francés, Jean Lageat, padre de su hija. Una vez más, el matrimonio será un obstáculo a su carrera de compositora, ya que su nuevo marido no le dará más apoyo que el anterior. A pesar de ello, Tailleferre estará muy activa durante este periodo, componiendo la Suite pour orchestre de chambre, el Divertissement dans le style de Louis XV, el Concerto pour violon —que ha sido perdido en su forma original (la Deuxième Sonate pour violon et piano es una reducción de concierto, sin la cadencia)— así como su obra maestra, el Concerto grosso pour deux pianos, quatuor de saxophones, huit voix solistes et orchestre (1934). Inicia también una larga serie de composiciones para películas. En 1937, colabora con Paul Valéry en su Cantate du Narcisse, para soprano, barítono, coro de mujeres y cuerdas.

A principios de 1942, Tailleferre completa sus Trois Études pour piano et orchestre dedicados a Marguerite Long. La ocupación alemana le lleva a emprender, con su hermana, la travesía hacia los Estados Unidos; llegan a España, después a Portugal, y desde aquí embarcan. Pasaran los años de guerra en Filadelfia. Compone poco durante este periodo, ocupándose sobre todo de su hija, pero tiene tiempo para escribir un Ave María para voces de mujeres a cappella estrenado en el «Swarthmore College» que se ha perdido.

Tailleferre volverá a Francia en 1946 y se reinstala en Grasse, cerca de Niza. Su relación con Lageat se va deteriorando, pero la pareja sigue casada. Su primera obra importante desde su regreso será el ballet Paris-Magie —estrenado en el Opéra-Comique en 1949—, al que seguirá Il était un petit navire, sobre un libreto de Henri Jeanson. Esta obra es, salvo alguna excepción, muy mal recibida por los críticos; permanece poco en cartel y nunca será editada. En esta época compone su Second Concerto pour piano —que se perdió—, su famosa Sonate pour harpe, el Concertino pour flûte, piano et orchestre, la comedia musical Parfums —escrita en 1951 para Montecarlo y que también se perdió— y el ballet Parisiana, que será estrenado en Copenhague en 1953.

En 1955, finalmente Lageat y Tailleferre se divorcian y la hija de Germaine, Françoise, le dará una nieta, Elvire. Ese mismo año, Tailleferre escribirá una serie de cinco pequeñas óperas cómicas Du style galant au style méchant para Radio France. Los años siguientes compondrá el Concerto des vaines paroles, con texto de Jean Tardieu) (que se perdió, salvo el primer movimiento Allegro concertant). En 1957, en un breve periodo de experimentación con el dodecafonismo, compone su opera La Petite sirène, la Sonate pour clarinette solo y la Toccata pour deux pianos, dedicada al dúo Gold y Fitzdale. Esta etapa finaliza con la opera Le Maître, con libreto basado en una pieza de Eugène Ionesco.

Durante los años 1960, sigue componiendo mucha música de películas, así como un Concerto pour deux guitares, un Hommage à Rameau para dos pianos y dos percusionistas. Con Bernard Lefort —barítono que llegará a ser director de la Opera de París—, forma un dúo con el que dará giras por toda Europa. El mismo Lefort será, hasta la muerte de Tailleferre, uno de sus amigos más fieles. En 1970 será profesora en la Schola Cantorum pero deberá renunciar a causa de la ausencia de alumnos. Conoce entonces al director de orquesta des «Gardiens de la Paix» Désiré Dondeyne, que la animará a escribir para orquesta de armonía y la ayudará a concretar algunos proyectos.

A los 84 años, acepta ser acompañante para niños en la «École alsacienne», una de las más célebres escuelas privadas de París. Este puesto le aportará un pequeño complemento al retiro, y le permitirá acabar una última serie de obras, como la Sonate pour deux pianos, la Sérénade en la mineur para cuatro vientos y piano (o clavecin), el Allegro concertant "les Vaines paroles" y la Sonate champêtre, para tres vientos y piano. Su última obra importante será un encargo del Ministerio de Cultura. Será ya una compositora de 89 años quien escriba el Concerto de la fidelité para voces agudas y orquesta —reescritura de parte de una obra anterior, que será orquestada por Désiré Dondeyne—. Tailleferre compondrá hasta sus últimos instantes, muriendo el 7 de noviembre de 1983 en París. Será enterrada en el cementerio comunal de Quincy-Voisins cerca de Meaux.

Se le han dedicado dos calles: en 1987, una en Arcueil y en noviembre de 2003, otra en Quincy-Voisins.

Other Languages