Geología
English: Geology

Provincias geológicas de la Tierra (USGS)
Corteza oceánica
(según su edad)      0-20 Ma      20-65 Ma      >65 Ma
Corteza continental      Escudos o cratones antiguos      Plataformas (escudos con cobertera sedimentaria)      Cadenas orogénicas      Cuencas tecto-sedimentarias      Provincias ígneas      Corteza adelgazada (por extensión cortical)

La geología (del griego γῆ /guê/, ‘Tierra’, y -λογία /-loguía/, ‘tratado’)[3]

La misma comprende un conjunto de geociencias, así conocidas actualmente desde el punto de vista de su pedagogía, desarrollo y aplicación profesional. Ofrece testimonios esenciales para comprender la tectónica de placas, la historia de la vida a través de la paleontología, y cómo fue la evolución de ésta, además de los climas del pasado. En la actualidad la geología tiene una importancia fundamental en la exploración de yacimientos minerales (minería) y de hidrocarburos (petróleo y gas natural), y la evaluación de recursos hídricos subterráneos (hidrogeología). También tiene importancia fundamental en la prevención y entendimiento de fenómenos naturales como remoción de masas en general, terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas, entre otros. Aporta conocimientos clave en la solución de problemas de contaminación medioambiental, y provee información sobre los cambios climáticos del pasado. Juega también un rol importante en la geotecnia y la ingeniería civil.

La geología incluye ramas como la geofísica, la tectónica, la geología estructural, la estratigrafía, la geología histórica, la hidrología, la meteorología, la geomorfología, la oceanografía y la edafología.

Aunque la minería y las piedras preciosas han sido objeto del interés humano a lo largo de la historia de la civilización, su desarrollo científico dentro de la ciencia de la geología no ocurrió hasta el siglo XVIII. El estudio de la Tierra, en especial la paleontología, floreció en el siglo XIX, y el crecimiento de otras disciplinas, como la geofísica con la teoría de las placas tectónicas en los años 60, que tuvo un impacto sobre las ciencias de la Tierra similar a la teoría de la evolución sobre la biología.

Por extensión se aplica al estudio del resto de los cuerpos y materia del sistema solar (astrogeología o geología planetaria).

Historia

Mapa geológico de Gran Bretaña de William Smith, publicado en 1815
Frontispicio de Principios de geología de Charles Lyell, 1830.

La historia de la geología estudia el desarrollo a lo largo de la historia de la geología como ciencia —que hoy se ocupa de la composición, estructura, historia y evolución de las capas internas y externas de la Tierra y de los procesos que la conforman—. La geología, como ciencia de la Tierra, comparte tronco común con muchas disciplinas que se han gesgajado de ella, o compartido campo, como la paleontología, la vulcanología, la sísmología o la geomorfología y por ello, parte de su historia es común con esas y algunas ramas más de la ciencia.

Algunos de los fenómenos geológicos más visibles —terremotos, volcanes y erosión— así como algunos temas de su estudio —rocas, minerales, menas y metales, piedras preciosas, fósiles—han interesado a la humanidad desde siempre. El primer vestigio de tal interés es una pintura mural que muestra una erupción volcánica en el Neolítico en Çatal Hüyük (Turquía) que data del milenio VI a. C.. La antigüedad se preocupó poco de la geología, y cuando lo hizo sus escritos apenas tuvieron influencia directa sobre la fundación de la geología moderna. El estudio de la materia física de la Tierra se remonta a la antiguos griegos, que conocían la erosión y el transporte fluvial de sedimentos, y cuyos conocimientos compendía Teofrasto (372-287 a. C.) en la obra Peri lithon [Sobre las rocas]. En la época romana, Plinio el Viejo escribió en detalle sobre los muchos minerales y metales que se utilizaban en la práctica, y señaló correctamente el origen del ámbar.

Algunos estudiosos actuales, como Fielding H. Garrison, opinan que la geología moderna comenzó en el mundo islámico medieval, cuando la noción de capa aparece explícitamente durante el período árabe clásico y de forma más clara en China, aunque esas contribuciones tampoco influyeron en el nacimiento de la geología moderna. Abu al-Rayhan al-Biruni (973-1048) fue uno de los primeros geólogos musulmanes, cuyos trabajos comprenden los primeros escritos sobre la geología de la India, con la la hipótesis de que el subcontinente indio fue una vez un mar. El erudito islámico Avicena (981-1037) propuso una explicación detallada de la formación de las montañas, el origen de los terremotos, y otros temas centrales de la geología moderna, que proporcionan una base esencial para el posterior desarrollo de esta ciencia. En China, el erudito Shen Kuo (1031-1095) formuló una hipótesis para el proceso de formación de la Tierra, y basádose en su observación de las conchas de los animales fósiles en un estrato geológico en una montaña a cientos de kilómetros del mar, logró inferir que la Tierra se habría formado por la erosión de las montañas y por la deposición de sedimentos.

La misma situación continuó en Europa durante la Edad Media y el Renacimiento, sin que surgiera ningún paradigma, y estando los estudiosos divididos sobre la importante cuestión del origen de los fósiles. Durante los primeros siglos de exploración europea[5]

Richard de Bury (1287-1345), en un libro titulado Philobiblon o Filobiblión [El amor a los libros], utilizó por primera vez el término geología, o ciencia terrenal. Sin embargo, no parece que el término fuese usado para definir una ciencia cuyo objeto de estudio fuese la Tierra, sino más bien el término ciencia terrenal aparece por oposición al término de teología u otros términos con connotaciones espirituales. El naturalista italiano Ulisse Aldrovandi (1522-1605) usó por primera vez la palabra geología con un sentido próximo al que tiene hoy, en un manuscrito encontrado después de su muerte. Consideró la geología como la ciencia que se ocupaba del estudio de los fósiles, pero hay que tener en cuenta que el término fósil incluía también en esa época los minerales y las rocas. Posteriormente, en 1657 apareció un trabajo de Mickel Pederson Eschilt, escrito en danés, y titulado Geologia Norwegica, en el que estudiaba un terremoto que afectó a la parte meridional de Noruega. En 1661, Robert Lovell (1630-1690), escribió una Universal History of Minerals [Historia Universal de los Minerales], una de cuyas partes denominó con el nombre latinizado de Geología. Después esta palabra fue usada por Fabrizio Sessa en 1687, en su trabajo titulado Geologia -nella quale se spiega che la Terre e non le Stelle influisca né suaoi corpi terrestre, afirmando que «la geología es verdaderamente la que habla de la Tierra y de sus influencias». Erasmus Warren, en 1690, publicó un libro titulado Geologia or a Discourse concerning the Earth before the Deluge [Geología, o un discurso concerniente a la Tierra antes del diluvio]; no obstante, el término «Geología» aparece solamente en el título de la obra, no encontrándose después en el texto. La palabra Geología fue establecida definitivamente como un término de uso general en 1778 por Jean-André Deluc (1727-1817) y en 1779 por Horace-Bénédict de Saussure (1740-1799).

El nacimiento de la geología occidental moderna es difícil de fechar: Descartes, fue el primero en publicar una «teoría de la Tierra» en 1644; Nicolás Steno (1638-1686) publicó en 1669 un libro de 76 páginas que describía los principios fundamentales de la estratigrafía, el principio de la superposición de estratos, el principio de la horizontalidad original, y el principio de la continuidad lateral; en 1721, Henri Gautier, inspector de carreteras y puentes, publicó Nouvelles conjectures sur le globe de la terre, où l'on fait voir de quelle manière la terre se détruit journellement, pour pouvoir changer à l'avenir de figure... [Nuevas conjeturas sobre el globo de la tierra, donde se hace ver de que manera la tierra se destruye diariamente, para poder cambiar en el futuro de figura ...].

James Hutton, a menudo visto como el primer geólogo moderno, presentó en 1785 un documento titulado Theory of the Earth, with Proofs and Illustrations para la Sociedad Real de Edimburgo. En su ponencia, explicaba su teoría de que la Tierra debía de ser mucho más antigua de lo que se suponía, con el fin de tener el tiempo suficiente para que las montañas pudieran haber sido erosionadas y para que los sedimentos lograsen formar nuevas rocas en el fondo del mar, y estos a su vez aflorasen a la superficie para poder convertirse en tierra seca. Hutton publicó una versión en dos volúmenes de sus ideas en 1795. Los seguidores de Hutton fueron conocidos como plutonistas porque creían que algunas rocas se formaron por volcanismo, que es la deposición de lava de los volcanes, a diferencia de los neptunistas, que creían que todas las rocas se habían formado en el seno de un gran océano cuyo nivel habría disminuido gradualmente con el tiempo. William Smith (1769-1839) dibujó algunos de los primeros mapas geológicos y comenzó el proceso de ordenar cronológicamente los estratos rocosos mediante el estudio de los fósiles contenidos en ellos, fundando, junto con Georges Cuvier y Alexandre Brongniart, la bioestratigrafía en los años 1800.

Charles Lyell publicó su famoso libro Principios de geología en 1830. El libro, que influyó en el pensamiento de Charles Darwin, promovió con éxito la doctrina del uniformismo. Esta teoría afirma que los procesos geológicos que han ocurrido a lo largo de la historia de la Tierra, aún se están produciendo en la actualidad. Por el contrario, el catastrofismo es la teoría que indica que las características de la Tierra se formaron en diferentes eventos individuales, catastróficos, y que la tierra se mantuvo sin cambios a partir de entonces. Aunque Hutton creyó en el uniformismo, la idea no fue ampliamente aceptada en el momento. En la década de 1750, la geología aún no estaba fundada como una ciencia, pero en la década de 1830 sí estaba definitivamente establecida y tenía sus propias sociedades científicas y publicaciones científicas.

Gran parte de la geología del siglo XIX giró en torno a la cuestión de la edad exacta de la Tierra. Las estimaciones variaban enormemente de unos pocos cientos de miles, a miles de millones de años. En el siglo XX, la datación radiométrica permitió que la edad de la Tierra se estimase en aproximadamente 2 millones de años. La conciencia de esta enorme cantidad de tiempo abrió la puerta a nuevas teorías sobre los procesos que dieron forma al planeta. Hoy en día se sabe que la Tierra tiene aproximadamente 4500 millones de años.

Los avances más importantes en la geología del siglo XX han sido el desarrollo de la teoría de la tectónica de placas en la década de 1960, y el refinamiento de las estimaciones de la edad del planeta. La teoría de la tectónica de placas —que surgió a partir de dos observaciones geológicas por separado, la expansión del fondo oceánico y la deriva continental— revolucionó completamente las ciencias de la Tierra.
Other Languages
Afrikaans: Geologie
Alemannisch: Geologie
aragonés: Cheolochía
العربية: جيولوجيا
asturianu: Xeoloxía
azərbaycanca: Geologiya
башҡортса: Геология
žemaitėška: Geuoluogėjė
беларуская: Геалогія
беларуская (тарашкевіца)‎: Геалёгія
български: Геология
भोजपुरी: भूबिज्ञान
Bislama: Jialoji
বাংলা: ভূতত্ত্ব
brezhoneg: Douarouriezh
bosanski: Geologija
català: Geologia
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Dê-cék
کوردی: زەویناسی
corsu: Geologia
čeština: Geologie
Чӑвашла: Геологи
Cymraeg: Daeareg
dansk: Geologi
Deutsch: Geologie
Thuɔŋjäŋ: Piööckätöupiny
Zazaki: Cêolociye
Ελληνικά: Γεωλογία
English: Geology
Esperanto: Geologio
eesti: Geoloogia
euskara: Geologia
estremeñu: Geologia
suomi: Geologia
Võro: Geoloogia
føroyskt: Jarðfrøði
français: Géologie
arpetan: G·eologia
Nordfriisk: Geologii
furlan: Gjeologjie
Frysk: Geology
Gaeilge: Geolaíocht
Gàidhlig: Geòlas
galego: Xeoloxía
Hawaiʻi: Huli honua
עברית: גאולוגיה
हिन्दी: भूविज्ञान
Fiji Hindi: Geology
hrvatski: Geologija
Kreyòl ayisyen: Jewoloji
magyar: Geológia
interlingua: Geologia
Bahasa Indonesia: Geologi
Interlingue: Geologie
Ilokano: Heolohia
íslenska: Jarðfræði
italiano: Geologia
ᐃᓄᒃᑎᑐᑦ/inuktitut: ᓄᓇᓕᕆᓂᖅ
日本語: 地質学
Patois: Jaaloji
la .lojban.: ligytedyske
Jawa: Géologi
ქართული: გეოლოგია
Qaraqalpaqsha: Geologiya
қазақша: Геология
kalaallisut: Nunarsualerineq
한국어: 지질학
kurdî: Erdzanî
kernowek: Dororyeth
Кыргызча: Геология
Latina: Geologia
Ladino: Jeolojiya
Lëtzebuergesch: Geologie
лезги: Геология
Lingua Franca Nova: Jeolojia
Limburgs: Geologie
lumbaart: Geulugia
لۊری شومالی: زمیݩ شناسی
lietuvių: Geologija
latviešu: Ģeoloģija
Basa Banyumasan: Geologi
олык марий: Геологий
македонски: Геологија
монгол: Геологи
Bahasa Melayu: Geologi
Mirandés: Geologie
မြန်မာဘာသာ: ဘူမိဗေဒ
Nāhuatl: Tlālmatiliztli
Napulitano: Giuloggia
Plattdüütsch: Geologie
नेपाली: जियोलोजी
नेपाल भाषा: भूगर्भशास्त्र
Nederlands: Geologie
norsk nynorsk: Geologi
norsk: Geologi
Novial: Geologia
Nouormand: Géologie
occitan: Geologia
Oromoo: Ji'ooloojii
Ирон: Геологи
Papiamentu: Geologia
Picard: Jolodjie
Norfuk / Pitkern: Jiolojii
polski: Geologia
Piemontèis: Geologìa
پنجابی: دھرتی پڑھت
português: Geologia
română: Geologie
русский: Геология
русиньскый: Ґеолоґія
саха тыла: Геология
sicilianu: Gioluggìa
Scots: Geology
srpskohrvatski / српскохрватски: Geologija
සිංහල: භූවේදය
Simple English: Geology
slovenčina: Geológia
slovenščina: Geologija
chiShona: Unenachisi
shqip: Gjeologjia
српски / srpski: Геологија
Sesotho: Jeoloji
Seeltersk: Geologie
Basa Sunda: Géologi
svenska: Geologi
Kiswahili: Jiolojia
தமிழ்: நிலவியல்
тоҷикӣ: Геология
Türkmençe: Geologiýa
Tagalog: Heolohiya
Türkçe: Jeoloji
татарча/tatarça: Геология
тыва дыл: Геология
ئۇيغۇرچە / Uyghurche: گېئولوگىيە
українська: Геологія
اردو: ارضیات
oʻzbekcha/ўзбекча: Geologiya
vèneto: Xeołoxia
Tiếng Việt: Địa chất học
Volapük: Talav
Winaray: Heolohiya
吴语: 地質學
isiXhosa: IJioloji
ייִדיש: געאלאגיע
中文: 地质学
Bân-lâm-gú: Tē-chit-ha̍k
粵語: 地質學