Geografía de Libia

Geografía de Libia
Un-libya.png
Libia
Tipo de entidad / Localización

ContinenteÁfrica
RegiónÁfrica del Norte
Características geográficas
Superficie1 759 540 km²
Línea de costa1.770 km
Puntos extremos
Punto más bajo-47 m Sabkhat Ghuzayyil
Punto más alto2.267 m Monte Bikku Bitti
Fronteras territoriales
Internacionales4.348 km
 982 km (Argelia)
 1.055 km (Chad)
 1.115 km (Egipto)
 354 km (Níger)
 383 km (Sudán)
 459 km (Túnez)

 
 • Mar territorial22,2 km
[editar datos en Wikidata]
Libya-kart3-es.svg

Libia es un país perteneciente al África mediterránea. Libia limita con el Mar Mediterráneo al norte, al oeste con Túnez y Argelia, al suroeste con Níger, al sur con Chad, al sureste con Sudán y al este con Egipto.

El país se caracteriza por sus grandes extensiones de desierto (desierto del Sáhara) que cubren la totalidad del país a excepción de una estrecha franja litoral que es donde se encuentran los principales núcleos de población del país (Trípoli, Bengasi...).

El Desierto de Libia, que se enmarca dentro del Sahara, ocupa todo el sur del país y se extiende hasta Egipto y Sudán. Es una de las zonas más inhóspitas del planeta.

Relieve

Mapa topográfico del Sahara con los mares de arena de Libia.
Macizo volcánico de el Haruj, visto desde satélite
Gran Mar de arena de Libia, dunas cerca de Siwa.
Meseta de Hammadah al Hamra

Las dos zonas geográficas principales de Libia son la costa mediterránea y el Sahara. En el desierto, se encuentran varias mesetas pero ninguna cadena montañosa con excepción del macizo de Tibesti, cerca de la frontera con Chad, en el sur.

En la Tripolitania, la región noroccidental de Libia, hay una llanura costera, Djeffara, que tiene unos 14.300 km2. Se extiende desde Gabes, en Túnez, hasta unos 20 km al este de Trípoli. La zona costera es una estrecha franja de playas arenosas con pequeñas hondonadas que se llenan de agua con las lluvias y forman planicies saladas. Le sigue una zona esteparia hacia el interior que se eleva de 50 a 200 m, hasta unos 120 km de la costa, donde se encuentra el piedemonte del Yebel Nefusa, una zona mesetaria con escarpes que culmina a 968 m. En Djeffara caen entre 125 y 250 mm de lluvia, que aumenta hacia Trípoli, con 380 mm. Crecen palmeras datileras y hay rebaños de ovejas y cabras.[1]

El Yebel Nefusa tiene más de 10.000 km2, está poblado por bereberes infusen y se extiende desde la frontera con Túnez hasta la ciudad de Garian a lo largo de unos 190 km. Luego, se curva hacia el Mediterráneo unos 150 km más casi hasta la costa, en Al-Khums. Está coronado por una meseta de unos 25 km de anchura cubierta de maleza en el norte y de yermos de basalto y lava al sur. Las lluvias oscilan entre 50 y 400 mm. Se cultivan olivos, higueras, tabaco y esparto para cuerdas y calzado además de los rebaños.[2]

Detrás, se extiende la meseta del Hamadah Al Hamra, una región desértica de 84.000 km2 que se extiende hasta Ghadamés por el sudoeste, cerca de la frontera con Argelia y Túnez.[4]

Al sur de la Tripolitania se encuentra la región de Fezzan, que se extiende hasta Chad, donde encuentra el macizo de Tibesti. Una gran parte de la región está cubierta por los ergs de Idehan Ubari o desierto de Ubari, de 50.000 km2 y el Idehan Murzuq o desierto de Murzuq, de 58.000 km2, que forman parte del desierto de Libia. Al norte de Fezzan se encuentra el wadi Ashati, que da nombre al distrito de Wadi Al Shatii y se extiende a lo largo de unos 140 km. Fezzan era la tierra de los garamantes, que cruzaban las rutas comerciales del desierto en tiempos de Cartago y Roma.

Al sudoeste de Fezzan se encuentran las montañas Acacus, unos 100 km al sur de la localidad de Ghat. En medio de un paisaje de dunas con profundos wadis emergen parajes rocosos que forman imponentes arcos de piedra (Afzejare y Tin Khlega). Tadrart Acacus es conocido por sus pinturas rupestres.[5]​ Toda esta región del sur forma parte del desierto de Libia.

La mitad este de Libia es conocida como la Cirenaica. En su parte occidental, en el centro de Libia, al sur del golfo de Sirte, se encuentra el Haruj o Hulayq al Kabir, un macizo volcánico que contiene unos 150 volcanes, incluidos numerosos conos basálticos de escoria y unos 30 pequeños campos volcánicos formados por lava solidificada, con una altura máxima de 1.200 m.

Al este del golfo de Sirte, ya en la Cirenaica, se encuentra el yebel Ajdar o Montaña Verde, a unos 16 km del mar, con un altitud de 900 m y una longitud de unos 300 km, hasta el golfo de Bomba. Es una de las pocas regiones de Libia con bosques, con una precipitación de 600 mm. El resto de la costa hacia el este está formado en su mayor parte por un escarpe de unos 300 m, con dos puertos en Bomba y Tobruk. Cuando más al este, hacia la histórica Marmarica, la tierra es más seca.

Al sur y al este del yebel Ajdar se encuentra el yebel el-Akabah, más bajo y separado por una depresión. El resto de la Cirenaica está formado por el desierto de Libia, que se extiende desde Egipto hasta montañas Acacus, y es una extensión de más de 1 millón de km2, que tiene unos mil kilómetros de lado, formada por llanuras, dunas, sierras y algunas depresiones, pero ningún río. En la frontera con Egipto y Sudán se encuentra el yebel Uweinat, que se alza por encima de 1.900 m. Los oasis más importantes son Al Jaghbub y Jalo, en el este, y Kufra y Murzuk, en Fezzan. Los mares de arena forman un anillo alrededor del desierto. A los ya mencionados Idehan Ubari e Idehan Murzuq se unen el Gran Mar de Arena, de 72.000 km2, que comparte con Egipto, el Mar de arena de Rebiana, de 65.000 km2, y el Mar de arena de Calanshio, de 62.000 km2.

Las tierras fértiles se encuentran en la costa y en las montañas que se encuentran inmediatamente detrás, tanto en la Tripolitania como en la Cirenaica, separadas por el golfo de Sirte, que tradicionalmente separa el Magreb del Máshrek.

La frontera entre Tripolitania y Túnez es objeto de cruces continuos por migrantes legales e ilegales. Ninguna frontera natural señala la frontera, y la composición étnica, lenguaje y cultura de los dos pueblos son casi idénticos. Lo mismo sucede entre la Cirenaica y Egipto. Por contraste, la frontera con Argelia, Níger y Chad es raramente cruzada debido al vacío de la inmensidad del desierto.[6]​ En la frontera con Chad se encuentra la franja de Aouzou, que fue disputada durante muchos años por los dos países.