General Villegas

General Villegas
Ciudad
Flag of None.svg
Bandera
Coats of arms of None.svg
Escudo
General Villegas ubicada en Provincia de Buenos Aires
General Villegas
General Villegas
Localización de General Villegas en Provincia de Buenos Aires
Coordenadas 35°02′00″S 63°01′00″O / -35.033333333333, 35°02′00″S 63°01′00″O / -63.016666666667
Entidad Ciudad
 • País Argentina
 • Provincia Bandera de Provincia de Buenos Aires  Buenos Aires
 • Partido General Villegas
Intendente Eduardo Campana ( Cambiemos)
Superficie  
 • Total 7233 km²
Altitud  
 • Media 105 m s. n. m.
Población (2010)  
 • Total 18 275 hab.
Gentilicio villeguense
Código postal 6230
Prefijo telefónico 03388
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

General Villegas es la ciudad cabecera del partido homónimo, en el extremo noroeste de la provincia de Buenos Aires, Argentina.

Ecología

Suelos

La característica geográfica del Partido es de una topografía suavemente ondulada. Se extiende sobre un territorio con ondulaciones NE a SW, de conformación arenosa, permeable y fértil, exceptuando ciertas zonas en las que existen lagunas. Como consecuencia del Hemiciclo Húmedo (1870-1920; 1970-2020), se encuentran anegadas 100.000 ha aproximadamente. Suelos de pradera sobre material loéssico de edad cordobesa, constituyendo suelos productivos del Oeste bonaerense. El perfil típico de los suelos del partido es limo arenoso. La buena aptitud de las tierras incidió en su conformación agropecuaria, prácticamente invariable desde sus orígenes.

Plaza principal y edificio de la Municipalidad.

Flora

La vegetación original de la zona estuvo constituida por gramíneas de aceptable valor forrajero, sufriendo transformaciones a lo largo del tiempo por el movimiento de laboreo, sobrepastoreos y la aparición de especies exóticas "malezas" que han encontrado condiciones favorables para su existencia, desplazando a las especies nativas. Estas especies exóticas producen frecuentemente en campo cultivados elevadas pérdidas de productividad. Predominan en la zona las especies herbáceas naturales o naturalizadas como Stipas, cebadillas, trébol blanco, etc y las forestales como eucaliptos, acacios, paraíso, coníferas y olmos. En cultivo: trigo, cebada, avena, maíz, soja, girasol, moha. Plagas perennes: el sorgo de alepo, gramón ( ) y cebollín (Cyperus sp.), y como plagas anuales los cardos, quinuas, yuyo colorado, mostacilla, etc, produciendo mermas en los rendimientos, dificultades de laboreo y cosecha y aumento de costos en la instalación de cultivos. Se las combate por medios mecánicos, mecánico-químico y químico.

Fauna

La fauna está constituida por especies exóticas y nativas. Predominan liebres europeas, peludos, piches, comadrejas, zorrinos, patos, lechuzas, perdices, martinetas, chimangos, palomas, zorros, mulitas, gaviotas, cuervos, teros, roedores y culebras.

Inundaciones

Uno de los partidos más extensos de la provincia, que no cuenta con cursos naturales de importancia y su topografía, llana en su parte superior con pendiente W a E, va de 137 msnm (en el meridiano) a 110 msnm en el límite con el Partido de General Pinto. En su parte inferior, relativamente ondulada, la pendiente tiene una orientación NW a SE, entre 130 en Gondra y 110 m en el límite con el Partido de Carlos Tejedor. En 1998 y 1999, las lluvias de 900 mm anuales, provocaron la inundación de más de 250.000 ha. Entre 1990 a 1997 el promedio de lluvias había llegado a 1200 mm anuales, superando en 350 mm la media de los últimos años.

Recordemos que el Hemiciclo Húmedo, narrado por el investigador Florentino Ameghino fue letra muerta, "desconociéndose" que entre 1870 a 1920, la región soportó un régimen hídrico parecido al de 1973 en adelante.

La más afectada resultó la franja superior del partido, en su longitud E a W, de aproximadamente 100 km por 30 km de ancho (de norte a sur), afectando las poblaciones y campos de Charlone, Santa Regina, Cañada Seca, Villa Saboya, Piedritas, Santa Eleodora y Pichincha.

Al desastre hídrico, ya atenuado, se suman afectaciones de carácter más permanente como son el desborde de la laguna La Picasa, en el extremo noreste del partido y del Río Quinto en el extremo sudoeste, que mantiene campos anegados en una gran extensión.

La red vial rural compuesta por caminos provinciales y municipales, 3.000 km no respondió en la emergencia hídrica, ya que en su mayoría se hallaban por debajo de la cota del Hemiciclo Seco (entre 1920 y 1970). El tipo de suelo limo-arenoso contribuye al continuo desgaste y voladura de la calzada que provoca, en circunstancias como la descripta, que los caminos se conviertan en verdaderos canales que reciben los desbordes de los campos, dejando de prestar su servicio.

El Partido de Villegas, por su condición de limítrofe con tres provincias, es escenario de conflictos con estas provincias vecinas, que trascienden la órbita municipal. A esto se suma el hecho de que en las tres últimas décadas, los problemas hídricos de las provincias vecinas en proximidades de Villegas, se han incrementado en forma proporcional a la ocurrencia del Ciclo húmedo. Por otra parte, no han existido soluciones estructurales a estos conflictos, por parte de la Provincia, por lo que por el momento, no es clara la solución futura a estos problemas.

  • Básicamente se trata de tres trabajos:
    • Canalizaciones que desde La Pampa, acceden al Camino del Meridiano V, entre las localidades de Villa Sauze y Banderaló.
    • Desbordes desde la Provincia de Córdoba, que cruzan el límite provincial desde el sur de Coronel Charlone hasta la zona de Cañada Seca.
    • Derrames de la Provincia de Santa Fe, en la zona de la Laguna La Picasa.

Con la ignorancia del proceso cíclico de Secas e Inundaciones, el noroeste bonaerense, que generó un paisaje ondulado, con una pendiente regional muy leve hacia la cuenca del río Salado (Buenos Aires), con ausencia de cursos de importancia. La ausencia de cursos naturales, se debe a la presencia de cordones medanosos transversales a la pendiente regional, generando un sistema de pequeños bajos aislados, con ausencia de escurrimiento. La lluvia se acumula en las depresiones parciales, siendo su único camino de evacuación, la infiltración y la evaporación. Solamente, existe una secuencia de escurrimiento, ante eventos de magnitud, encadenándose por el desborde sucesivo de un bajo hacia el siguiente. La magnitud de las precipitaciones post 1980 (nueva recurrencia histórica), no generan movimientos de suspensión acua de tierra para formar naturalmente un curso principal. Como afirmara Ameghino hace 100 años, la canalización en este paisaje, genera más efectos nocivos que las propias inundaciones naturales, ya que la interconexión de bajos sucesivos en el Hemiciclo húmedo, transfiere los excedentes de un bajo al siguiente aumentando el volumen transportado en forma geométrica hacia los bajos inferiores, y requiriendo áreas de acumulación cada vez mayores.

Other Languages