Gastronomía de Bélgica

Moules-frites (mejillones con patatas fritas), uno de los platos más conocidos de la gastronomía belga.
Carbonada flamenca, otro plato típico belga.

La gastronomía de Bélgica está muy influenciada por la cocina francesa y, durante los últimos años, también por otras cocinas internacionales y mundiales. Se dice a menudo de los belgas que viven en una nación de Gourmands (francés) o de Bourgondiërs (neerlandés). Esta denominación se utiliza para indicar que los belgas tienen la tendencia de comer mucho y bien, que les gusta disfrutar de una bebida y de comer algo. El término está derivado de los duques de Borgoña, cuya corte fue conocida por su gran lujo y riqueza, y a quienes les gustaron las comilonas copiosas.

Bélgica cuenta con tantas estrellas Michelín por habitante como Francia.

Características generales

Los belgas suelen comer tres veces al día: un desayuno, un almuerzo y una cena.

En la cocina se utilizan por preferencia productos regionales e ingredientes típicos para la temporada. Por eso, se ve considerables diferencias en la cocina nacional por un país tan pequeño. Así por ejemplo, platos con pescado y recetas con mejillones predominan los menús a la costa belga, mientras que se utiliza sobre todo caza en las Arenas. Tanto los flamencos como los valones han desarrollado cada uno sus propias recetas regionales.

El belga Charles de l’Écluse (1526-1609), también conocido bajo el nombre Carolus Clusius, ha jugado un papel importante en la dispersión de la patata en Bélgica y el resto de Europa. Desde su introducción, la patata constituye un producto con mayor importancia en la cocina rural belga. Otros productos preferidos en la cocina son la anguila, quisquillas del mar del Norte, mejillones, caza, jamón, endivias blancas y frutas como peras, fresas, manzanas etc. Los supermercados ofrecen una gran selección de alimentos de calidad elevada y fina.

Es un dicho que en Bélgica se sirve la cantidad de comida de Alemania y la calidad de la cocina francesa. Es lo que representa también su estilo de Gourmands o Bourgondiërs.

Ya que Bélgica es un país bilingüe, de habla francesa y neerlandesa, los nombres de los platos pueden figurar en las dos lenguas en el menú de los restaurantes. Los restaurantes sirven un menú variado y rico en verduras con carne o pescado.

Croquetas de quisquillas.

Entradas

  • Asperges op z’n Vlaams (neerlandés) o espárragos a la flamenca son espárragos cocidos, servidos con huevos duros picados, una salsa a base de mantequilla derretida y a veces con quisquillas y perejil picado.
  • Garnaalkroketten (neerlandés) o croquettes aux crevettes (francés): croquetas de quisquillas, a menudo servido con perejil frito en aceite.
  • Tomaat crevette (neerlandés) o tomate aux crevettes (francés): tomates rellenos de quisquillas.
  • Soep (neerlandés) o potage (francés): las sopas calientes juegan tradicionalmente un papel importante en la cocina belga. Se las come sobre todo en otoño y en invierno. Es un entrante típico en los menús o platos del día, los dagschotels (neerlandés) al mediodía en restaurantes flamencos.

Platos principales

Moules Frites.
  • Hutsepot (neerlandés) es un plato típico flamenco que se prepara en una cacerola en la que se estofan los ingredientes (sobre todo patatas, zanahorias, cebollas y puerro) a fuego lento, con tocino, salchicha o costillas. A veces se añaden también coles de Bruselas o judías verdes.
  • Algunos platos simplemente consisten en una pieza de carne con stoemp (neerlandés), un puré de patatas y verduras con ciertas añadiduras a la receta dependiendo de la región, como por ejemplo salchichas.
  • Konijn met pruimen (neerlandés) se prepara con conejo, ciruelas pasas, cerveza de abadía (para la salsa), un cubito de caldo, cebollas, laurel, tomillo, sal y pimienta.
  • Stoofvlees (neerlandés) o carbonade flamende (francés): carbonadas flamencas, elaboradas con carne de ternera a la brasa aderezada con diferentes hierbas aromáticas como laurel y tomillo, y acompañada de cebolla, azúcar, vinagre y cerveza, similar pues al boeuf bourguignon (francés) pero elaborada con cerveza en vez de vino tinto.
  • Witloof in de oven (neerlandés) o chicons au gratin (francés): rollitos de endivias blancas en jamón cocido en una salsa bechamel con queso. Se espolvorea con queso y se prepara en el horno.
  • Mosselen met frieten (neerlandés) o moules-frites (francés): un plato simple compuesto por mejillones cocidos (con apio, cebolla, zanahoria y pimienta) al vapor. Se suele comer el plato con patatas fritas y se acompaña tradicionalmente con una cerveza. La ración de mejillones servida típicamente en los restaurantes belgas es generalmente de un kilo y medio por persona (con cáscara); y se sirve a cada comensal en el recipiente de cocción.
Un waterzooi típico de la culinaria de Bélgica.
  • Waterzooi (neerlandés) es un plato típico de la ciudad de Gante. El Gentse Waterzooi es una sopa cremosa preparada con pollo o pescado, verduras (cebollas, zanahorias, puerros), nata y patatas. Se suele servir con pan.
  • Paling in’t groen (neerlandés) o anguilles au vert (francés) es un plato con anguilas en una salsa verde preparada con entre otras espinacas, perifollo y limón. Se come tanto con patatas fritas como pan. Se suele servir este plato caliente, pero también se lo puede comer frío.

Postres

Gofres

Gofre de Bruselas.

El gofre de Bruselas es un postre belga con fama internacional, al que a menudo se refiere con el nombre Belgian Waffle (inglés). Se dio a conocer el gofre como un producto belga en entre otras el New York World's Fair en 1964 y en la Expo 2005 en Japón.

Lo característico del gofre de Bruselas es su tamaño, su forma rectangular y sus profundas y grandes muescas. También es un pastel bastante ligero. El gofre de Bruselas se come caliente, espolvoreado con azúcar o con nata.

Los gofres de Bruselas se preparan con harina, levadura, azúcar moreno, leche, agua, mantequilla, sal y clara de huevo batida a punto de nieve.

El gofre de Lieja es un postre belga que debe su nombre a la ciudad belga de Lieja (en francés: Liège).

En general, el gofre de Lieja es mucho más pequeño, dulce y denso que el gofre de Bruselas, entre otras porque se añaden cristales de azúcar. Ya que estos gofres son más dulces, no se suele espolvorearlos con azúcar glas u otro acompañamiento, aunque es posible darles sabor con vainilla o canela. A veces se sirven con ‘toppings’ tales como frutas, nata y chocolate.

Budín de pan con salsa de whisky y vainilla.

Budín de pan

El budín, pudín, flan o torta de pan, es una especialidad belga que probablemente tiene sus raíces en la Edad Media.

Se prepara usando pan duro (normalmente de las sobras), manteca, leche, huevo, azúcar o miel de caña, especias (como canela, nuez moscada, clavo o vainilla) y fruta seca. El pan se pone en remojo (a menudo toda la noche), se exprime hasta secarlo y se mezcla con los demás ingredientes. La masa se pone en un molde y se hornea a 180 °C.

Puede servirse con una salsa dulce de algún tipo, como salsa de whisky, de ron o de caramelo, pero típicamente se espolvorea con azúcar y se toma frío en cuadrados o rebanadas.

Pastel de arroz

Tartas de arroz.

El pastel de arroz o tarta de arroz es un tipo de pastel que se come mucho en la región del Mosa y del Rin en la frontera entre Bélgica, los Países Bajos y Alemania. Existen diferentes recetas para el pastel de arroz, aunque sus creadores pretenden todos que preparan el único y verdadero pastel.

El pastel se compone de dos partes, es decir el fondo y el relleno. Estas dos partes se preparan separadamente. El fondo consiste en pasta de hojaldre y el relleno se prepara con arroz, azúcar, harina, vainilla azucarada, leche y huevos. A menudo se pone nata o viruta de chocolate encima del pastel.

Other Languages