Galib

Galib Abu Tamman Al-Nasiri[5] lo alaban como hombre de acción, temeroso de Dios, fiel a su señor el califa y respetuoso con los vencidos, mostrando hacia ellos lo que en la época y en la cristiandad se denomina actitud caballerosa.

Expediciones y batallas

Mapa del califato.

En tres frentes destacó Galib, en primer lugar sobre todo luchó y protegió la frontera norte contra las incursiones de los reyes cristianos, en segundo lugar, contuvo el avance de las fuerzas califales de la dinastía fatimita que dominaba el norte de África y por último, al mando de la armada califal protegió las costas de las invasiones normandas (danesas).[8]

En el 942, recibió su primer nombramiento importante al frente de fuerzas militares.[10]

Efectivamente al final de su reinado, el califa Abderramán III envió una poderosa flota al mando del general Galib para evitar la pérdida de las plazas de norte del Magreb, como Ceuta y Tánger en poder del Califato fatimí que poseía el norte de África desde el año 909 al 1171.

A su regreso en 960, Galib conquistó Gormaz a Fernán González, conde de Castilla, y mandó reconstruir la fortaleza en 965. Durante el reinado de este nuevo califa redobló sus ataques a los Estados cristianos de la península ibérica y en la campaña del 966 obtuvo un gran botín.[10]

El 1 de julio del 971, participó en la recepción del conde Borrell II, antes de partir precipitadamente a enfrentarse a la flota normanda que amenazaba los territorios occidentales del califato.[12] El año 972, el califa Alhakén II le envió con la flota a combatir una invasión danesa de 28 naves que derrota desde Silves, (Shilb) en la desembocadura del río Arade, en el Algarve.

El 20 de enero del 972, el califa le nombró comandante supremo del ejército.[17]

Ante el ataque por sorpresa del conde castellano García Fernández a Deza, se le devolvió a Medinaceli para dirigir las represalias, en mayo y junio del 975.[19]

Other Languages