Galeazzo Ciano

Gian Galeazzo Ciano
200

Lesser coat of arms of the Kingdom of Italy (1929-1943).svg
Ministro de Asuntos Exteriores de Italia
9 de junio de 1936- 6 de febrero de 1943
Monarca Víctor Manuel III
Predecesor Benito Mussolini
Sucesor Benito Mussolini

Información personal
Nacimiento 18 de marzo de 1903
Livorno, Bandera de Italia Italia
Fallecimiento 11 de enero de 1944 (40 años)
Verona, War flag of the Italian Social Republic.svg Italia
Causa de muerte Fusilamiento Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Reino de Italia Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político PNF
Familia
Padre Costanzo Ciano Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge Edda Mussolini
Información profesional
Ocupación Político
Tratamiento Conde de Cortellazzo y Buccari
Distinciones
[ editar datos en Wikidata]

Gian Galeazzo Ciano ( Livorno, 18 de marzo de 1903 - Verona, 11 de enero de 1944) fue un político italiano, conde de Cortellazzo y Buccari —conocido también como conde Ciano— yerno del dictador Benito Mussolini y de Rachele Guidi, y que fue ministro de Asuntos Exteriores del Reino de Italia de 1936 a 1943.

Biografía

Carrera política

Fue hijo del almirante italiano Costanzo Ciano, veterano de la Primera Guerra Mundial y uno de los primeros miembros del Partido Fascista. Integrado en el movimiento fascista junto con su padre, el joven Galeazzo tomó parte en la Marcha sobre Roma, en octubre de 1922. Durante los primeros años de la dictadura fascista, Ciano fue asignado a diversos destinos diplomáticos en Brasil y en China, conociendo también Argentina.

En 1930 Ciano contrajo matrimonio con Edda Mussolini, hija del dictador fascista, con lo que pasó a engrosar las filas de los principales jerarcas del régimen, además de acumular poder y riquezas, permitiéndole llevar un lujoso estilo de vida, al cual era bastante aficionado desde su adolescencia.

Ciano llegó a ocupar la jefatura del "Ministerio de Prensa y Propaganda" y participó como oficial de la aviación italiana en 1935 durante las operaciones de la invasión italiana a Abisinia, actual Etiopía, en 1936. A mediados de ese mismo año, Ciano pasó a ser titular del Ministerio de Asuntos Exteriores, ejerciendo un papel destacado en las negociaciones que llevarían a la alianza de la Italia fascista con la Alemania nazi y el Japón imperial, dando lugar al Eje Roma-Berlín-Tokio.

Ciano favoreció decididamente que Italia enviase el Corpo di Truppe Volontarie para luchar al lado del bando nacional en la Guerra Civil Española en 1936 y acompañó a Mussolini en la Conferencia de Múnich (septiembre de 1938). Pese a su juventud y su fama de frivolidad por su conocida afición al lujo y el glamour, que le generaba poca estima de gran parte de la élite fascista, Ciano mostró una aguda inteligencia política que acreditó en sus gestiones diplomáticas como la celebración del Pacto de Acero entre Italia y Alemania.

No obstante, a lo largo del año 1939 Ciano rechazó las propuesta del Tercer Reich para que Italia se uniera militarmente a Alemania en una eventual nueva guerra europea, punto a partir del cual empezaron sus discrepancias con los líderes del nazismo. Así, cuando Alemania invadió Polonia en septiembre de 1939, Ciano se mostró contrario a que Italia entrase en el conflicto como aliado alemán o declarase la guerra al Reino Unido y Francia, estimulando por el contrario una política de "no beligerancia" al tener en consideración que la economía italiana no estaba preparada para soportar un esfuerzo bélico similar al del Tercer Reich.

Tal conducta le causó ganarse desde entonces la desconfianza del propio Hitler y sobre todo del ministro nazi de Asuntos Exteriores, Joachim von Ribbentrop, quien le reprochaba a Ciano que una posible entrada de Italia en el conflicto en 1939 para apoyar a Alemania hubiese hecho desistir a franceses y británicos de solidarizarse con Polonia.

Segunda Guerra Mundial

Tras la entrada del Reino de Italia en la Segunda Guerra Mundial como aliada de Alemania (junio de 1940), Ciano empezó a demostrar molestia y desconfianza frente a la alianza germano-italiana, temiendo que una hegemonía alemana en Europa causara inevitablemente la pérdida de independencia italiana en vista de la notoria disparidad de fuerzas entre ambos países, que sólo nominalmente eran aliados en pie de igualdad. Asimismo las primeras derrotas italianas de 1940 en sus campañas bélicas del norte de África y en Grecia (en contraste con los aplastantes triunfos alemanes en Escandinavia y Francia) convencieron a Ciano que el régimen fascista no tenía fuerza militar suficiente para equipararse en poderío con su aliado nazi y que tarde o temprano Mussolini debería aceptar como ineludible que la Italia fascista quedara como "subordinada" del Tercer Reich en todo aspecto.

Según las anotaciones de su mismo diario personal, hacia fines de 1942 y tras la derrota germano-italiana en la batalla de El Alamein, seguida por los desembarcos estadounidenses en Marruecos y la grave derrota alemana en Stalingrado, Ciano abogaba secretamente una paz separada de Italia con el Reino Unido y Estados Unidos como único recurso para rechazar la hegemonía nazi sobre Europa, salvar la independencia italiana, y liberar a Italia de sus compromisos con un aliado que ya se perfilaba como perdedor en la guerra.

No obstante, la postura decididamente proalemana de Mussolini y la misma indecisión de Ciano impidieron un mayor desarrollo de estos planes durante 1941 y 1942. Precisamente Ciano se mantuvo inactivo en cuanto a cuestionar la filiación pronazi de su suegro, pues no deseaba perder su cuantiosa riqueza personal, su glamoroso estilo de vida, ni sus grandes privilegios e influencia en calidad de jerarca fascista y yerno del propio dictador.

El 4 de febrero de 1943 Ciano fue cesado en el cargo de ministro de Asuntos Exteriores, siendo reemplazado por el propio Mussolini, y luego resultó nombrado embajador de Italia ante la Santa Sede

Caída

Como seguía siendo miembro del Gran Consejo Fascista, Ciano votó a favor de la destitución de Mussolini en la sesión de julio de 1943, pero huyó a Alemania tras la detención del dictador por orden del rey Víctor Manuel III y la formación del Gobierno presidido por el general Pietro Badoglio.

Una vez en Alemania, Ciano fue retenido en suelo germano por orden de Hitler. Esperando, probablemente, que se le facilitase la huida a algún país neutral como Suiza o España, Ciano proporcionó a los alemanes información que les resultó útil para llevar a cabo la operación destinada a liberar a Mussolini de su prisión en el Gran Sasso.

Sin embargo, Ciano no pudo trasladarse a un país neutral sino que fue mantenido en la práctica como prisionero de la Gestapo nazi. Debido a la gran desconfianza que hacia él sentían los jerarcas nazis desde hacía varios años, acentuada por haber apoyado la destitución de Mussolini, Ciano fue entregado por Alemania a las autoridades de la República Social Italiana, el nuevo Estado satélite que Mussolini presidía en el norte de Italia, ocupado por las tropas alemanas. Junto con otros cinco antiguos miembros del Gran Consejo Fascista que habían votado contra el dictador en julio de 1943, Ciano fue juzgado en el proceso de Verona (enero de 1944), acusado de alta traición y de colaboración con el enemigo. Condenado a muerte debido a la fuerte presión del Tercer Reich, fue ejecutado por un pelotón italiano de fusilamiento, tras rechazar su suegro concederle un perdón.

Other Languages
беларуская: Галеаца Чыяна
български: Галеацо Чано
bosanski: Galeazzo Ciano
čeština: Galeazzo Ciano
Esperanto: Galeazzo Ciano
français: Galeazzo Ciano
hrvatski: Galeazzo Ciano
Bahasa Indonesia: Galeazzo Ciano
italiano: Galeazzo Ciano
Lëtzebuergesch: Galeazzo Ciano
latviešu: Galeaco Čano
Nederlands: Galeazzo Ciano
norsk bokmål: Galeazzo Ciano
português: Galeazzo Ciano
srpskohrvatski / српскохрватски: Galeazzo Ciano
српски / srpski: Галеацо Ћано
Türkçe: Galeazzo Ciano
українська: Галеаццо Чіано