Galactus

Galactus
Personaje de Marvel Comics
Primera aparición Fantastic Four #48 (marzo de 1966)
Creador(es) Stan Lee
Jack Kirby
Información
Nombre original Galan
Alias Devorador de mundos, devorador de planetas
Raza Humanoide Galan del planeta Taa.
Especialidad Poder cósmico, control absoluto de la energía cósmica, puede otorgar una fracción de su poder a sus heraldos.
Ocupación Absorbe la Energía vital de planetas enteros para mantener el equilibrio cósmico
Equipamiento Casco y armadura artesanal, coversor de energía
Aliados Norrin Radd ( Silver Surfer)
Enemigos Marvel, Avengers, Silver Surfer.
Familiares Galan (padre), Galacta (hija), Muerte y Eternidad han sido mencionadas como hermanas simbolicas.
Estatus actual Activo
[ editar datos en Wikidata]

Galactus es un personaje ficticio que aparece en las publicaciones de Marvel Comics, creado por los historietistas Stan Lee y Jack Kirby. Su primera aparición fue en marzo de 1966 en el número 48 de Fantastic Four.

En el universo Marvel, Galactus es un ser cósmico que necesita consumir planetas para calmar su hambre, por lo que recurre a la ayuda de heraldos que él mismo nombra. Asimismo, ha sido descrito como una fuerza que el universo necesita para su propio equilibrio.

En hispanoamérica, durante un tiempo se le conoció como Alberto el hambriento,[2]​ traducción realizada por la editorial Novaro de México.

Historia

Galactus era en origen Galan, un humanoide nacido en el planeta Taa, un paraíso como mundo cuya civilización habría sido la más avanzada de cualquiera de los universos conocidos. Sin embargo, su mundo estaba al borde del colapso, debido al Big Crunch.

Antes de esto, Galan descubrió que la plaga entrópica amenazaba a Taa; aunque en un principio dudó de su descubrimiento, pronto se demostró con la destrucción de las civilizaciones cercanas a Taa. A pesar de los esfuerzos de los mayores científicos de Taa, no pudieron encontrar una cura y las radiaciones entrópicas comenzaron a hacer estragos en su población.

Galan convenció a un pequeño grupo de supervivientes para morir de forma gloriosa lanzando una nave espacial en el ardiente crisol cósmico. Sus compañeros murieron por efecto de la intensa radiación, pero Galan se vio pleno de una nueva energía, salvado por la Fuerza Fénix del agónico universo. La energía viviente habló a Galan y le introdujo indemne dentro del Huevo Cósmico. Cuando en el consiguiente Big Bang, el Huevo Cósmico explotó, creando un nuevo universo. Simultáneamente, Galan y su nave espacial fueron recreados junto con las encarnaciones de Eternidad, Infinito y la Muerte. Vagó inerte durante millones de años mientras la vida comenzaba a poblar el nuevo universo. Su nave se estrelló en un planeta innominado, en donde Ecce el Vigilante vio cómo su ocupante emergía de la misma como pura energía; Ecce reconoció el peligro que traía consigo el naciente ser y podría haberle destruido, pero no hizo nada cumpliendo el juramento de no interferencia de los Vigilantes. Devolviendo la nave al espacio, el ser que una vez fue Galan arrojó los cuerpos sin vida de sus compañeros al vacío. Después creó un traje acorazado para contener y regular la terrible energía de la que estaba formado y transformó su barco en una cámara de incubación, en donde pasó incontables siglos evolucionando hacia su forma actual.

Tiempo después la nave volvió a caer en la órbita de un planeta, Archeopia; la avanzada civilización surgida en él escanearon al recién incorporado satélite, y, detectando sus asombrosas energías, decidieron sabiamente no interactuar con ella. Años después, cuando una guerra interestelar se extendió por ese sector del espacio, los enemigos sin identificar de los archeopianos confundieron la nave-incubadora con un arma y le dispararon. Emergiendo indemne de la misma, el ser que se autobautizó como Galactus pronto acabó tanto con los invasores como con los defensores de Archeopia, para después consumir la bio-energía del planeta (primero de los muchos mundos que perecerían ante su hambre cósmica); tan sólo una pequeña flota de archeopianos sobreviviría a la catástrofe.

Examinando la destrucción que había creado, Galactus decidió crear un mundo que eclipsase a cualquier otro existente. Esto le llevaría milenios, incluyendo descansos para recobrar sus energías a través de la destrucción de nuevos mundos; finalmente Galactus completó Taa II, una inmensa nave que se convirtió en su nuevo hogar. Inicialmente, Galactus dejaba pasar siglos sin alimentarse, buscando mundos inhabitados que fuesen capaces de proporcionar vida; pero gradualmente se vio hambriento con más frecuencia, y comenzó a consumir mundos habitados si no encontraba otros. Galactus racionalizó sus acciones considerándose un ser superior, una creencia más fácil de sustentar gracias a la profecía que sostenía que algún día compensaría al universo por toda la destrucción causada, concediéndole mucho más de lo que le había arrebatado. A pesar de conseguir no caer presa de los remordimientos, Galactus sentía la angustia de la soledad, por ello creó un ser a su imagen y semejanza. Sin embargo, mientras que Galactus se contentaba con sobrevivir, su creación ansiaba conquistas, por ello se ganó el nombre de Tirano. El Tirano combatió a su creador en una batalla indescriptible, de donde Galactus salió triunfante, gracias en parte a la ayuda de una hermandad de mujeres guerreras, llamado el Celibato, que exiliaron al Tirano a partes iguales.

Después de esto, Galactus decidió usar varios sirvientes sin mente, siendo los más usados los llamados Castigadores, probablemente seres creados o esclavizados por el Devorador de Mundos. Finalmente, llegó a la conclusión de que era más eficiente enviar un heraldo en busca de nuevos mundos que hacerlo en persona. Su primer heraldo fue derrotado y encarcelado, presumiblemente por su naturaleza malvada y violenta. Este heraldo, el Caído, escapó varias veces a lo largo de milenios, cada vez atacando a su antiguo amo, quien siempre le derrotó.

Ya en tiempos más o menos cercanos, Galactus amenazó con devorar el planeta Zenn-La, pero fue convencido por el nativo Norrin Radd para perdonarlo a cambio de convertirse en su nuevo heraldo. Galactus transformó a Radd en Silver Surfer (El deslizador de plata), suprimiendo su moral para que pudiese conducirle a mundos habitados cuando fuese necesario, como el planeta de los simbiontes o el planeta Kree Tarsis. El deslizador ayudó en una ocasión a terminar con la amenaza del señor de la guerra, Kallreich el Inconquistable, para consumir el mundo que había invadido.

Más que un ser, es una fuerza cósmica. Su único fin es mantener el equilibrio universal, aunque esto signifique devorar planetas enteros.

Other Languages
العربية: غالاكتوس
български: Галактус
català: Galactus
Deutsch: Galactus
English: Galactus
فارسی: گالاکتوس
suomi: Galactus
français: Galactus
עברית: גלקטוס
Հայերեն: Գալակտուս
italiano: Galactus
Nederlands: Galactus
português: Galactus
русский: Галактус
svenska: Galactus
Tagalog: Galactus
Tiếng Việt: Galactus