Gabaón

Gabaón (en hebreo, גבעון‎) , en hebreo, "ciudad en la colina", se situaba el noreste de Jerusalén en el actual estado de Israel. Actualmente se conoce la ciudad con el nombre de el-Jib, lugar donde, de hecho, se han hallado numerosas asas de jarras de barro que llevan el nombre Gabaón en caracteres del hebreo antiguo. El emplazamiento original, situado sobre una colina que se eleva unos 60 m. por encima de la llanura circundante, abarca unas 6,5 Ha.[1]

Menciones bíblicas

La ciudad de Gabaón aparece citada en la Biblia en los libros de Josué, 2 Samuel, 1 Reyes, 1 Crónicas, 2 Crónicas, Nehemías, Isaías y Jeremías pertenecientes al Antiguo Testamento en varias ocasiones.

Estratagema de los Gabaonitas

En el capítulo 9 del libro de Josué relata como los habitantes de Gabaón cuando supieron que las ciudades de Jericó y Hai habían sido derrotadas por los ejércitos de Israel planearon una estratagema para lograr un pacto con los hebreos y evitar así su derrota.

Lo que hicieron fue pasarse por un pueblo pobre y lejano, vistiendo y llevando todo lo más viejo que tenían, y presentarse en el campamento de Josué para decirles que eran siervos de Israel y que venían de tierras muy lejanas por la fama de Yahvé por todas la victorias que había conseguido para su pueblo, para demostrar que venían de lejos, y que no eran de una ciudad cercana, como en realidad eran, les enseñaron sus pertenencias, las viejas que habían traído y Josué, sin consultar con Yahvé le concedió la paz y concertó con ellos que les dejaría la vida, y también los príncipes de la asamblea les juraron.

Tres días después los Israelitas descubrieron el engaño y fuero a las ciudades, la principal Gabaón, pero no los destruyeron por respeto al juramento de los príncipes pero toda la asamblea murmuraban por lo que los príncipes determinaron que sirvieran de leñadores y aguadores para toda la congregación. Josué les preguntó porque les habían engañado diciendo que eran de lejos cuando eran vecinos cercanos y les dijo

Ahora, pues, malditos sois, y no dejareis nunca de ser esclavos, para cortar la leña y sacar el agua para la casa de mi Dios.

Los gabaonitas respondieron a Josué

Es que supimos la orden de Yahvé, tu Dios, había dado a Moisés, su siervo, de que toda la tierra se os entregara y de que todos sus habitantes fueran exterminados delante de vosotros. Por eso tuvimos miedo de nuestras vidas y por eso hemos hecho esto. Estamos en tus manos, trátanos como te parezca bueno y justo tratarnos.

Josué mantuvo la decisión de los príncipes de la asamblea y los gabonitas, desde entonces son los encargados de proporcionar leña y agua para la asamblea y para el altar de Yahvé hállese este, donde se halle.

La batalla de Gabaón

El mismo libro de Josué, en su capítulo 10, nos relata la batalla que tuvo lugar en tierras de Gabaón y el fenómeno que allí ocurrió. Según dice el libro:

Cuando los reyes de Jerusalén se enteraron de que los Israelitas habían derrotado a Jericó y a Hai y que los de Gabaón habían logrado hacer la paz y vivían entre ellos y siendo Gabaón una ciudad mucho mayor y más importante que Hai y sus habitantes eran valientes guerreros el rey Adonisedec de Jerusalén llamo a los otros reyes de las ciudades de Hebrón, Jerimot, Laquis y Eglón para hacer una alianza y atacar los gabaonitas por hacer las pases con los hebreos.

Las tropas de la alianza pusieron cerco a Gabaón y los habitantes de la ciudad pidieron ayuda a Josué. Josué respondió subiendo a luchar contra la coalición de los reyes amorreos y Yahvé le dijo:

No los temas porque te los mandaré en tus manos y ninguno de ellos podrá resistir ante ti.

Cuando llegó Josué después de caminar toda la noche desde su campamento de Gálgala se echó de sorpresa sobre ellos. Yahvé echo sobre los amorreos la "turbación" y los israelitas, junto a los ejércitos de Gabaón, derrotaron a los amorreos. Las tropas de la alianza huyeron hacia Maceda y cuando iban por el camino de Betorón, el Dios de los Ejércitos arrojó sobre los que huían grandes piedras de granizo desde el cielo que mataron más hombres que los que habían caído en la batalla. Josué hablo a Yahvé delante de todos y dijo

Sol, detente sobre Gabaón; Y tu luna, sobre el valle de Ayalón.

El sol se detuvo, y separó la luna hasta que los gabaonitas e israelitas consumaron su venganza. Un fenómeno como este no se volvió a suceder nunca más ni antes de ese día había sucedido. Los cinco reyes que conformaron la alianza amorrea se escondieron en la caverna de Maceda cuya boca cerro Josué con grandes piedras y una guardia mientras acababa de aniquilar a las tropas enemigas. Una vez finalizada la batalla Josué ordenó traer a los cinco reyes y hizo reunir a todos los hombres de Israel y delante de ellos dijo

poner vuestro píe sobre su cuello. No temáis y no os acobardéis, sed firmes y valientes, pues así trata Yahvé a todos vuestros enemigos, contra los que combatís

. Luego de esto los mando ejecutar y enterrar en la misma caverna donde se habían escondido.

Sacrificios de Salomón

En el libro de Reyes, en el capítulo 3, se relata como el rey Salomón, después de haberse casado con una princesa de Egipto y como cuando llegó su futura mujer a Jerusalén todavía no estaban terminadas las edificaciones importantes, entre ellas el templo por lo que se realizaban los sacrificios en los altos.

El rey Salomón fue a sacrificar a Gabaón, que era uno de los principales altos y ofreció mil holocaustos. Durante la noche se le apareció Dios y le dijo que le pidiera lo que quisiera. Salomón le recordó como su padre, el rey David, había sido siervo de Él y que le había dado un hijo que ahora estaba reinando sobre los israelitas, aún siendo muy joven, por lo que le pide que le de un corazón prudente y poder discernir entre lo bueno y lo malo para así poder gobernar a un pueblo tan grande como el de Israel la respuesta de Yahvé fue

por haberme pedido esto y no haber pedido para ti ni larga vida, ni riquezas, ni la vida de tus enemigos, sino haberme pedido entendimiento para hacer justicia yo te concedo lo que has pedido y te doy un corazón sabio e inteligente, tal como antes de ti no ha habido otro ni lo habrá en adelante, después de ti. Y aún te añado lo que no has pedido: riquezas y glorias tales que no habrá en tus días, rey alguno como tú. Y si andas por mis caminos guardando mis leyes y mandamientos, como hizo David tu padre, prolongaré tus días

Y así fue como el rey Salomón obtuvo su sabiduría.

Otros hechos

Gabaón fue la ciudad que sufrió la masacre ordenada por Saúl y expiada por David quien entregó a siete de sus descendientes para que fueran ejecutados por ello.

Other Languages
العربية: جبعون
català: Gabaon
Deutsch: Gibeon
français: Gibeon
עברית: גבעון
magyar: Gibeon
Bahasa Indonesia: Gibeon
italiano: Gabaon
日本語: ギブオン
Nederlands: Gibeon
norsk bokmål: Gibeon
polski: Gibeon
português: Gibeão
русский: Гаваон
українська: Гаваон