GOU

General Juan Domingo Perón, figura eminente del GOU.
Escudo del GOU (águila imperial y al centro imagen del General San Martín).

El GOU, Grupo de Oficiales Unidos[3] argentina de tendencia nacionalista, creada en el seno del Ejército Argentino el 10 de marzo de 1943. Ese mismo año realizó un golpe de Estado al presidente Ramón Castillo, luego de la " Década Infame", y gobernando el país hasta febrero de 1946, con el principal objetivo de mantener la neutralidad de la Nación Argentina durante la Segunda Guerra Mundial y evitar que el movimiento obrero se inclinara hacia la izquierda política.

Orígenes

El GOU era un grupo de oficiales que empezó su vida política en Mendoza, cuando Perón fue trasladado a su regreso de Europa. Eran militares que querían terminar con el fraude de la " Década Infame" que llevaba al conflicto social y contener de esta manera al movimiento obrero para que no terminara desviándose hacia la izquierda".[4] También buscaba evitar la entrada de la Argentina en la Segunda Guerra Mundial. Los orígenes del GOU se remontan a la acción de dos tenientes coroneles, Miguel Á. Montes y Urbano de la Vega, aunque posteriormente quienes inspiraron y definieron el sentido de la organización fueron el entonces teniente coronel Juan Domingo Perón (quien actuó en un principio representado por Montes), el hermano de este último, Juan Carlos Montes, Urbano y Agustín de la Vega, Emilio Ramírez, Aristóbulo Mittelbach y Arturo Saavedra, entre otros. Los objetivos del grupo, según sus postulados ideológicos, eran:

  • Afianzar la organización y la unidad interna, objetivo surgido de las preocupaciones profesionales de la sociedad militar.
  • Prevenir la insurgencia comunista.
  • Oponerse al ingreso argentino a la Segunda Guerra Mundial por la influencia de la presión estadounidense.
  • Oponerse a la intromisión del sector político en la organización y unidad profesional del Ejército.
  • Trabajar para el bienestar general de la Patria y el Ejército.
  • Evitar en consecuencia el acceso a la presidencia de Robustiano Patrón Costas, político conservador salteño.

La decisión de establecer la organización en marzo de 1943 se debió a dos factores:[5] uno interno, originado por el conocimiento de que la gestión política del entonces presidente Ramón Castillo utilizaría todos sus recursos en favor de la candidatura de Patrón Costas, y otro externo, surgido del profundo descontento que suscitó la política exterior del Ejército en los integrantes de la organización tras darse a conocer en febrero de 1943 un memorándum transmitido por el jefe del Estado Mayor, General Pierrestegui (considerado aliadófilo), quien en agosto de 1942 había expuesto su alarma por la ruptura del equilibrio de fuerzas de la Cuenca del Plata, reclamando un arreglo con los Estados Unidos para la dotación de armamentos para el Ejército.

Hay un tercer factor: la muerte del general Agustín Justo, antiguo defensor del profesionalismo en las fuerzas armadas, y de varios de los fundamentos que inspiraban al Grupo de Oficiales Unidos.[6]

Ideología y proclamas

Como grupo no tenía ideología definida, más allá de la búsqueda de profesionalismo militar: su lema era "Unión y Organización del Ejército".

Sus miembros compartían dos características ideológicas comunes, pero en proporciones muy variables en cada caso: el nacionalismo —que iba desde una vertiente moderada y liberal hasta posturas lindantes con el militarismo, la xenofobia e incluso el racismo— y el anticomunismo, más marcado en algunos oficiales que en otros. Salvo para el caso del coronel Perón, cuya ideología continúa siendo objeto de controversia y además sufriría considerables variaciones a lo largo del tiempo,[8]

Se ha hecho particularmente conocida una circular que fuera publicada por el destacado antiperonista Silvano Santander; supuestamente estaba fechada el 3 de junio de 1943, en la cual el grupo se presentaba como un aliado de la Alemania nazi, con pretensiones hegemónicas sobre el resto de Sudamérica.[11]

Sin embargo, la misma es generalmente considerada apócrifa por varias razones, entre ellas la demostración posterior de que el ex diputado Santander había falsificado una gran cantidad de otros documentos con la intención de perjudicar al peronismo.[13]

No obstante, algunos autores aún mencionan la supuesta proclama como auténtica, especialmente en Chile, desde que la misma fue leída en plena Cámara de Diputados de Chile en 1953, y citada en un libro del mismo año, en que se criticaba la actuación del presidente Carlos Ibáñez del Campo respecto del peronismo.[14]

Other Languages