Gómez Palacio

Gómez Palacio
Localidad
Gómez Palacio ubicada en México
Gómez Palacio
Gómez Palacio
Localización de Gómez Palacio en México
Gómez Palacio ubicada en Durango
Gómez Palacio
Gómez Palacio
Localización de Gómez Palacio en Durango
Coordenadas 25°33′40″N 103°29′54″O / 25.561111111111, 25°33′40″N 103°29′54″O / -103.49833333333
Entidad Localidad
 • País México
 • Estado Durango
 • Municipio Gómez Palacio
Presidenta Municipal Juana Leticia Herrera Ale PRI Party (Mexico).svg
Eventos históricos  
 • Fundación 15 de septiembre de 1885 (131 años) ( Santiago Lavín Cuadra)
Altitud  
 • Media 1135 m s. n. m.
Población (2010)[1]  
 • Total 342 286 hab.
Gentilicio Gomezpalatino(a), Lagunero(a)
Código postal 35000 -
Clave Lada 871
Código 100070001
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

Gómez Palacio es una ciudad mexicana ubicada en Norteamérica, en el Estado de Durango, que en conjunto con las vecinas ciudades de Ciudad Lerdo (en Durango), Torreón y Matamoros (en Coahuila) conforma la Comarca Lagunera,[3] A orillas de la ciudad se localiza el río Nazas, el cual es el principal proveedor de agua potable en la zona aunque esta seco desde septiembre del 2009.

El asentamiento moderno en Gómez Palacio comenzó en el año de 1894, cuando la Compañía del Ferrocarril Central Mexicano instalo la Estación de los lerdos (Gómez Chacón) en lo que hoy es el centro de la ciudad. Como consecuencia de ello, la zona empezó a tener un tráfico continuo de viajeros y fue así como Santiago Lavín Cuadra empezó a donar terrenos a cambio de que los habitaran y cambiaran el aspecto desértico. Pocos años después, el 20 de noviembre de 1910, un grupo de rebeldes se levantan en armas iniciando así el movimiento armado revolucionario en México, siendo esta ciudad la cuna de la Revolución mexicana.[4] Desde la década de 1970 la ciudad ha girado básicamente alrededor del ámbito agropecuario e industrial, actualmente cuenta con una de las zonas industriales más grandes e importantes del país y próximamente entrará en funcionamiento una aduana interior en el complejo de la Zona de Conectividad Internacional de Gómez Palacio.

Gómez Palacio es una de las pocas ciudades de México en la que diferentes vías ferroviarias atraviesan el centro de la ciudad, lo cual ocasiona gran caos vial entre los ciudadanos.[5]

Historia

Antigua Hacienda de Santa Rosa

Posiblemente la antigua hacienda de Santa Rosa, haya sido fundada en 1844 por don Juan Ignacio Jiménez, que en ese año había rentado al señor Juan Nepomuceno Flores las tierras laguneras pertenecientes al estado de Durango. Esas tierras que fueron el escenario de las invasiones de los indios bárbaros del norte como llamaban a los comanches y a los apaches de Jerónimo; donde años después tuvieron lugar las luchas entre las bandas mercenarias de los señores de la tierra que peleaban por el control de las aguas del Río Nazas. Se decía que don Santiago Lavín Cuadra construyó la presa y el acueducto de Santa Rosa --Canal de La Línea-- para acaparar más agua, teniendo por ello serias dificultades con los rancheros de la parte de Coahuila, finalmente el asunto se arregló con la intervención de los abogados Sariñana y Vallarta.

La hacienda de Santa Rosa estaba situada abajo y a lo largo del cerro del mismo nombre, en los terrenos que actualmente ocupan parte del club y colonia de El Campestre; sus campos de labranza llegaban más acá del tajo de La Línea por un lado, y por otro hasta los linderos de las tierras bajas que después formaron parte de la ciudad de Gómez Palacio. Se contaba que hace muchos años esos lugares fueron el curso natural del río, que después la corriente fue desplazándose hasta pasar entre los cerros, donde se levantó la presa de Calabazas. Las crecientes periódicas del Río Nazas inundaban parte del caserío de la hacienda poniendo en peligro la seguridad de sus habitantes, viéndose obligados a cambiarla al actual barrio de Santa Rosa.

Antiguo barrió de Santa Rosa

La vieja hacienda de Santa Rosa, era el paso lógico de las conductas y carruajes que hacían la travesía de Saltillo al pueblo de Nazas situado en la ribera del río del mismo nombre, y viceversa, o bien que viniendo de esos lugares continuaban su camino al norte por la ruta de Mapimí que era poco transitada porque en el territorio del Bolsón de Mapimí merodeaban los indios, esperando el paso de los viajeros para asaltarlos. En la tarde del 4 de septiembre de 1864, llegó a Santa Rosa un carruaje cubierto de polvo con los caballos sudorosos y cansados, venía escoltado por un regimiento de jinetes republicanos. Del coche descendieron cuatro personajes de aspecto grave, preocupado, ellos eran: el Presidente de la República Benito Juárez y los ministros Guillermo Prieto, Sebastián Lerdo de Tejada y José María Iglesias.

Los viajeros fueron alojados en la casa grande de la hacienda, con las modestas comodidades que podría proporcionar un lugar tan alejado de las poblaciones. Los altos funcionarios venían huyendo de la persecución de las fuerzas francesas y conservadoras. Al día siguiente llegaron por distintos rumbos los generales Patoni, González Ortega y Alcalde con sus respectivas tropas. Reunidos los militares con el señor Juárez y sus ministros, dieron forma al Decreto de Santa Rosa que acordaba la creación del Cuerpo Expedicionario de Occidente con las fuerzas que habían llegado, para marchar de inmediato sobre la ciudad de Durango que tenía tiempo en poder de los franceses. Al día siguiente de la salida de las tropas, el 7 de septiembre la comitiva que representaba los poderes de la Nación, temprano continuó su peregrinar rumbo al norte llegando al anochecer de ese mismo día, al importante poblado y mineral que en aquellos años era Mapimí. Otro hecho digno de mencionarse sucedió en Santa Rosa vieja, fue el nacimiento del que años más tarde fuera el destacado músico Melquiades Campos Esquivel, director de bandas militares de mucha resonancia en el País y en el Continente Americano. El maestro Campos Esquivel nació el 10 de diciembre de 1878 y es considerado como uno de los grandes músicos del estado de Durango.

También en Santa Rosa ya en ruinas, se reunían algunas veces los revolucionarios de 1910 a celebrar sus juntas secretas y ahí enterraron las armas en los días de la conspiración. En la noche del 20 de noviembre de ese mismo año, de sus escombros salieron alrededor de 40 hombres levantados en armas contra el gobierno porfirista. Todavía por los años veintes, se mantenían en pie las ruinas de las casas de la vieja hacienda, los restos de las paredes carcomidas por el paso del tiempo estaban pintadas de almagre que le daban la apariencia de un rojo desteñido.- Una placa de burda mezcla colocada en la parte exterior de la pared que posiblemente perteneció a la casa grande, señalaba borrosamente la fecha de la permanencia del presidente Juárez y sus acompañantes. Las tapias de adobes de Santa Rosa emergían en medio de huizaches, mezquites y plantas silvestres que crecían en el terreno ya pedregoso, donde vivían toda clase de alimañas. Era el paraíso de los muchachos cazadores de lagartijas, ardillas, camaleones, etc.

Fundación de Gómez Palacio

En el año de 1883 en un lugar llamado Calera del estado de Zacatecas, fueron unidos los extremos de las vías férreas que en las direcciones norte y sur, venía construyendo desde tiempo atrás, la compañía estadounidense del Ferrocarril Central Mexicano. Al terminarse la red ferroviaria quedó unida la Ciudad de México con la frontera norte del país, precisamente con el poblado Paso del Norte hoy Ciudad Juárez. Los trenes de pasajeros que hacían el servicio regular de cuando en cuando se detenían en la pequeña estación de paso conocida como Lerdo o Santa Rosa, a donde llegaban y salían los viajeros de la Ciudad Lerdo y haciendas circunvecinas. La modesta parada del ferrocarril dio origen a la fundación de Gómez Palacio. Al año siguiente, en 1884, frente al paradero dé los trenes se levantaba la pequeña Caseta de madera del telegrafista y casi al mismo tiempo en medio de la llanura donde sólo crecían la gobernadora, huizaches y Mesquites apareció una carpa remendada donde se instaló el primer poblador dé esos lugares, que fue Emma Blanco, a más tardé el propietario de esas tierras, Alan Blanco le regaló un pedazo de terreno donde levantó una casa adobes, probablemente donde después estuvo el mesón del Huizache, porque decían los ancianos que ahí se había construido la primera finca. El mencionado mesón estaba por la actual calle Allende. Emma más tarde recibió el nombramiento de jefa de cuartel., cuando ya había aumentado el número de habitantes. Después, un Español llamado Rosario Valenzuela, levantó la segunda casa, donde estableció el primer comercio aprovechando el paso de los viajeros; al poco tiempo se levantaban las fincas de Hugo Franck y Federico Ritter., en cuya época se abrió la primera calle que después fue la avenida Hidalgo y que en la actualidad es la calle Independencia. Poco a poco fueron llegando hombres laboriosos que fueron limpiando de matorrales la llanura, estableciendo sus hogares.

La Jabonera

En el año de 1884, el norteamericano Juan Brittingham en sociedad con Juan Terrazas, tenía una fábrica de jabón en la ciudad de Chihuahua, chihuahua. Con el objeto de ampliar sus actividades el señor Brittingham y Francisco Balden, consolidaron todos los molinos de aceites y fábricas de jabón, que estaban diseminados en los estados del norte, en un sólido consorcio y unidos con los propietarios de las grandes haciendas algodoneras de la Comarca Lagunera, formaron la poderosa empresa que inició sus labores en 1892, con el nombre de Compañía Industrial Jabonera de la Laguna S. A. El sindicato empresarial instaló en la ciudad de Gómez Palacio las oficinas generales de la compañía y levantó la fábrica de aceites y. jabones de La Esperanza. Además de esta factoría el consorcio contaba con las fábricas La Favorita, La Nacional, El Porvenir y la Estrella del Norte, situadas en los estados de Coahuila y Chihuahua. Las plantas locales de la compañía, estaban dentro de una extensión de terreno de 200 mil metros cuadrados, ubicados frente a la estación de los ferrocarriles, al lado derecho de las vías férreas. Ahí se levantaron las fábricas de jabones y de glicerina, el molino de aceites para la industrialización de la semilla de algodón y se instaló el primer despepite que hubo en el país. Años más tarde se construyó una planta de silicato y otra de caustificación de sosa. En el año de 1900.- La Esperanza producía 75 mil cajas de jabón anuales y la fábrica de glicerina mil toneladas. Por su parte, el molino de aceites 300 toneladas diarias. Por muchos años, el grupo industrial lagunero era considerado el más importante en su género de toda la América Latina; sus productos industriales se exportaban a los países de América Central y del Caribe. El gerente general de la Compañía Industrial Jabonera de la Laguna era Juan Brittingham. Hombre de empresa de gran visión, a él se debió principalmente la integración del que fuera gran complejo industrial, siendo el pionero del beneficio de la semilla de algodón, la que antes se quemaba, al no contar con plantas para aprovecharla. También don Juan fue el pilar para la fundación de la fábrica de explosivos que se instaló en Dinamita (Durango), de donde partía el ramal ferroviario de la vía central a ese poblado, se llama estación Brittingham en recuerdo del industrial norteamericano. Al lado derecho de las fábricas, en medio de tupidas arboledas y campos de verde césped, se edificaron los chalets que formaron la colonia de los empleados, que contaban además con casino, albercas, mesas de tenis y un bonito campo de béisbol donde los domingos en el verano, jugaba la novena integrada por empleados y obreros de la compañía, Apartada, en el fondo del lado izquierdo estaba la casa grande donde vivía la familia Brittingham, rodeada de pasto y pintada de blanco; todo el conjunto daba la impresión de encontrarse en una colonia inglesa de las plantaciones de allende el mar.

Jabonera La Esperanza

Templo de Guadalupe

Debido al empeño de las señoras Bruna Fierro y la viuda de don Santiago Lavín Cuadra; José María Lavín, en 1893 se inició la construcción de una humilde capilla de adobes, que más tarde se terminó con dinero aportado por el hacendado Feliciano Cobián. Las mencionadas señoras lograron que los Lavín, cedieran el terreno donde actualmente se levanta el templo de Guadalupe en contra esquina de la plaza de armas, ahí fue donde se Construyó la capilla. La antigua capilla era un verdadero bodegón, con paredes de adobe enjarradas con masilla y pintadas de azul claro. El techo era de tablitas clavadas sobre vigas, muchas de las cuales no eran sino troncos de mezquite apenas descortezados. Sobre las tablas citadas, que en realidad eran simples rejas de madera sin labrar de unos 50 centímetros, estaba una capa de tierra. Estos techos todavía se ven en construcciones antiguas, y en casas modestas siguen usándose. Claro que con los años, paredes y techos fueron deteriorándose y en 1896 la capilla se encontraba en pésimas condiciones. Los muros descascarados, llenos de remiendos y la mayor parte desnudos. El piso que era de ladrillo corriente, se encontraba por los faltantes lleno de agujeros y desnivelado por todas partes. El techo que había sido reparado varias veces con tablas o carrizos y lodo, se tupía constantemente goteándose cuando llovía, al grado que unas imágenes se estropearon entre ellas una estatua de San José que decían tenía cierto mérito.

Dos pequeñas campanas sordas, al son de sus tañidos llamaban a los feligreses a misa o al rosario a cargo del sacerdote apellidado Garbuno. Algunos antiguos vecinos manifestaban que al principio las llamadas a la capilla las hacía el sacristán golpeando con una gruesa varilla de hierro un pedazo de riel

Segunda Iglesia de Guadalupe hoy en día

colgado de una viga. Cuando desapareció la capilla, las pequeñas campanas sordas se siguieron usando por algunos años en el salón anexo a la iglesia de Guadalupe, avisando a los muchachos que era la hora de la doctrina. En vista del aumento acelerado de habitantes, el 21 de diciembre de 1901 por decreto del entonces obispo de Durango Santiago Zubiría y Manzanera, la capilla dejó de pertenecer al curato de Lerdo, siendo elevada a parroquia bajo el cuidado del canónigo Ignacio Valdespino. Los católicos citadinos preocupándose por tener una verdadera iglesia para la celebración de sus ritos, iniciaron una entusiasta campaña para reunir fondos suficientes para construirla. Las cantidades recogidas se fueron depositando en el Banco Minero.

Primeros servicios de transporte

Los tranvías de mulitas comenzaron a circular en el mes de diciembre de 1898, para entonces ya se encontraba trabajando la planta de alumbrado público que había sido puesta en servicio el 2 de abril del mismo año. Para el efecto, se había formado una compañía con el siguiente consejo de administración: - presidente Juan Brittingham, y secretario Miguel Torres y tesorero Carlos Michaud. Frente al hotel Unión en la esquina de las calles Ampuero -Francisco I. Madero y Cerviago -Centenario, Tenían su terminal los tranvías de mulitas, de ahí partían rumbo a Lerdo por uno de los lados del camino real y llegaban hasta la plaza de armas; los que iban a Torreón después de cruzar tajos, arenales y el vado seco del río Nazas, terminaban su recorrido frente a la antigua estación de los ferrocarriles de la ciudad coahuilense. Los tranvías cambiaban de animales en cada terminal y contaban que uno de los conductores más conocidos y que fue de los últimos en prestar servicio, era un señor llamado Sósteres que siempre andaba vestido de charro y hacía sonar un cuerno anunciando el paso del vehículo por las calles empedradas o polvorientas de las tres ciudades. Los tranvías prestaban servicio de pasaje y carga, y en el año de 1900 transportaron un millón 222 mil pasajeros y manejaron 18 mil 600 toneladas de carga, ascendiendo sus ingresos en ese año a más de 100 mil pesos.

Ciudadanos Laguneros viajando en el Tranvía Eléctrico

Mercado Baca Ortiz

Ocupando toda la manzana sexta, ubicada entre las calles Aedo y Rascón por un lado y Santander y Juárez por el otro, los Lavín permitieron que gratuitamente se establecieran comerciantes al menudeo y placeros, los que levantaron cuartos de adobe y carpas y de esa manera se formó el primer mercado que entonces se llamaba Parían. Al estar por terminarse el mercado municipal que se estaba construyendo en 1901, los propietarios del terreno donde estaba el parían, trataron de cobrar renta a los locatarios, quizá para acostumbrarlos a pagar cuando se cambiaran al nuevo local, pero los comerciantes no estuvieron de acuerdo en pagar plaza, por lo que se les obligó a que abandonaran la manzana sexta y se les permitió que se establecieran provisionalmente en las calles adyacentes a la plaza de toros, hasta la fecha continúan comerciantes en esos lugares con puestos y tendajones, conociéndose ese grupo como mercado del Parralito. El mercado Baca Ortiz se inauguró en los primeros días de diciembre de 1901, construido por el contratista Kissinger con.. un costo de 40 mil pesos, aportados por una sociedad formada por varias personas y con el apoyo del entonces jefe político Jesús Vargas, que fue uno de los accionistas. Al ser cubierta la cantidad mencionada con los cobros en los locales del mercado más los intereses, pasó a ser propiedad del municipio. El Baca Ortiz era un edificio de altas paredes de ladrillos rojos tanto exteriores como interiores, que sostenían armazones metálicas donde descansaban techos de lámina a dos aguas; ocho grandes verjas de hierro daban acceso al centro de abastos colocadas convenientemente, una en cada lado de la calle y otra en cada esquina. El mercado estaba circundado por anchas y altas banquetas enladrilladas y las entradas a las puertas tenían escalones.

Mercado Baca Ortiz hacia 1901

Revolución mexicana

La noche del 20 de noviembre de 1910 un grupo de 40 hombres inconformes se levantaron en armas contra las autoridades del régimen porfirista. El grupo de rebeldes tenían meses organizándose y asistiendo a juntas secretas en una pequeña oficina ubicada actualmente en las calles de Mártires y avenida Hidalgo. Dicho grupo obedeció la invitación que hizo Francisco I. Madero el cual invito al pueblo de México a levantarse en armas el día 20 de noviembre. Esa noche los rebeldes asaltaron el banco de la ciudad, asesinaron a los principales hacenderos y liberaron a los presos de la cárcel invitándolos a formar parte de su causa. Este hecho dio origen a la Revolución mexicana al igual que otros sucedidos en el territorio mexicano.

Pelotón de fusilamiento en 1910

en 1914 se llevó a cabo la toma de Gómez Palacio, la cual se inició cuando los revolucionarios fieles a las órdenes de Pancho Villa atacaron a las desprevenidas fuerzas del ejército federal que se ubicaban en las cumbre del cerro de la pila. Esta victoria militar serviría para controlar la laguna del estado de Durango y posteriormente proseguir a tomar la ciudad de Torreón.

Gómez Palacio (1917-1975)

Durante la retirada de las tropas villistas la ciudad poco a poco fue tomando la prosperidad y la confianza que caracterizaba a esta zona durante el mandato de Porfirio Díaz, pero la prosperidad duraría poco ya que la nación mexicana junto con la mayoría de las naciones occidentales del mundo se verían afectadas por la Crisis de 1929.

El 22 de diciembre de 1934 es inaugurado el club campestre el cual represento el centro de esparcimiento cultural y de ocio para las sociedades acaudaladas de la ciudad. El 4 de marzo de 1939 es fundado el instituto francés de la laguna la cual es una institución privada que prestaría servicios privados de muy alto costo, pero no fue hasta 1940 que fundado el instituto 18 de marzo por el entonces presidente de México Lázaro Cárdenas del Río, dicho instituto fue considerado un gran paso para la educación en México ya que en aquel entonces eran muy pocas las escuelas que contaban con el número de aulas y espacios de esparcimiento que tiene el instituto 18 de marzo. El 11 de octubre de 1940 es inaugurado el cine Palacio siendo el primer cine de la ciudad. En 1942 cuando México entra a la Segunda Guerra Mundial y Gómez Palacio recae nuevamente en una terrible crisis que llegó a perjudicar más a la sociedad lagunera llegando a escasear los productos de la canasta básica.

La prosperidad llegó ya una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, Gómez Palacio gozó de un periodo de prosperidad social, tanto fue así que el municipio pudo darse el lujo de colocar alumbrado público en sus principales avenidas, como fue el 10 de agosto de 1952 se inaugura el alumbrado público en la carretera Torreón-Lerdo (hoy bulevar Miguel Alemán). La madrugada del 24 de septiembre de 1955 ocurriría el más terrible accidente registrado hasta el momento en Gómez Palacio, un camión cargado de dinamita quiso ganarle el paso a un tren de pasajeros en lo que hoy se conoce como la colonia los álamos, des afortunadamente el ferrocarril se impactó con el camión causando una terrible explosión que cobraría la vida de más de 20 personas y de más de 100 heridos, dicha explosión fue vista y escuchada en un radio de 10 kilómetros, causando pánico en toda la ciudad y comunidades aledañas, este hecho hizo por creer por unos momentos que lo que ocurría fue un ataque nuclear causado por la inestabilidad política que sufría el mundo en la década de los 50's. Para el 26 de octubre de 1954 es inaugurada la arena olímpico laguna la cual pronto se convertiría en el centro de reunión y de ocio para las futuras generaciones. En 1960, el Lic. González de la Vega, entonces Gobernador del Estado de Durango, creó un consejo de Planeación Municipal para que de inmediato realizara los estudios necesarios para el trazo de un parque industrial. Localizado el terreno, dieron comienzo las obras abriendo calles pavimentadas con todos los servicios. Paulatinamente, los resultados de la creación de la zona industrial se fueron viendo, y así en 1972 se invirtieron cerca de 55 millones de pesos, prestados por bancos y financieras para tal fin, siendo la inversión hecha ese año superior a la que se hizo en cualquier otra ciudad del país. La madrugada del 11 de enero de 1967 se produce una nevada que logró asombrar a la sociedad lagunera ya que siendo la región un desierto es improbable que sucedan este tipo de fenómenos.

Sur de la ciudad con las calles inundadas producto de la inundación de 1968

El 15 de septiembre de 1968 la ciudad sufre una catastrófica inundación debido a que la creciente del río Nazas aumento dramáticamente. dicho hecho causo destrozos en los ejidos y caminos que se localizaban en los márgenes del río, la mayoría de la población de Gómez Palacio fue evacuada debido a que el río logró penetrar en la ciudad, siendo esta una de las pocas ocasiones de que el río logre desbordarse. ya para el 30 de octubre de 1975 se inaugura el el centro comercial soriana el cual seria uno de los primeros supermercados en México, dicho supermercado aumentar significativamente la calidad de vida de los gomezpalatinos. En el mismo año la ciudad se había convertido en el centro industrial más grande e importante del estado de durango, la ciudad contaba con una zona industrial plena y ampliamente productiva tal fue así que en 1975, una revista patronal de la capital de la república, hacía saber que la ciudad de Gómez Palacio, sola, generaba el 54% de los impuestos del Estado de Durango.

Zona Industrial de Gómez Palacio en 1975
Other Languages
български: Гомес Паласио
français: Gómez Palacio
italiano: Gómez Palacio
lietuvių: Gomes Palasijus
Nederlands: Gómez Palacio
norsk bokmål: Gómez Palacio
português: Gómez Palacio
srpskohrvatski / српскохрватски: Gomez Palacio, Durango
српски / srpski: Гомез Паласио
Tiếng Việt: Gómez Palacio