Géranos

Representación del géranos en la franja superior del Vaso François,[1] obra del alfarero Ergótimos y del pintor Clitias, c. 570 a. C. Museo Arqueológico de Florencia, nº inv. 4209.

El géranos (en griego: Γέρανος) era una danza ritual que ya se bailaba en Creta y en Delos hace más de 3000 años. No obstante, para Georges Roux está poco justificada la relación del rito con la Creta minoica.[3]

La tumultuosa danza representada en la tumba de Ruvo, que se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles, perpetúa el mito del Laberinto como promesa de salvación.

El géranos en la literatura

Los comentaristas de la Ilíada identifican la ceremonia con el triunfo de Teseo sobre el Minotauro,[2] En la Edad media bizantina se decía también que en esta danza participaba Ariadna.

Sobre el escudo de Aquiles había representada una plazoleta para que bailara Hefesto[8]

La fantasía homérica lo animaba «con jóvenes que bailaban cogiéndose entre sí las manos los unos a los otros por el carpo» (karpós', es decir, literalmente, entre la muñeca y la palma de la mano).[9]

El movimiento circular se alternaba con la oposición de las filas: «Unas veces corrían formando círculos con pasos habilidosos y de suma agilidad, moviendo los pies con gran desenvoltura, del mismo modo que un alfarero prueba si funciona el torno girándolo entre sus palmas, y otras veces, en cambio corrían en hileras, unos tras otros».[10]

Un himno de Calímaco narra el episodio de Delos, ocurrido durante el regreso de Teseo, cuando Ariadna había sido abandonada en la isla de Naxos: el héroe guía la danza, a la que da ritmo la cítara.[12]

La liturgia se renueva en la época del poeta alejandrino ( 305 - 245 a. C.), con la particularidad de que, en esta ocasión, se narra que sólo danzaban las muchachas.

Plutarco precisa que el géranos se bailaba en torno al altar de Apolo. Dicho altar era el Ceratón (Κερατών),[2]

Other Languages