Fusión fría

Diagrama de un calorímetro del tipo abierto utilizado en el New Hydrogen Energy Institute (en Japón).

La fusión fría es el nombre genérico dado a cualquier reacción nuclear de fusión producida a temperaturas y presiones cercanas a las condiciones ambiente ordinarias, muy inferiores a las necesarias normalmente para la producción de reacciones termonucleares (millones de grados Celsius), utilizando equipamiento de relativamente bajo coste y un reducido consumo eléctrico para generarla. Nunca pudo comprobarse la posibilidad real de esta hipótesis y actualmente es considerado un bulo, atento que toda fusion implica grandes cantidades de energía.

La fusión fría de Pons y Fleischmann (1989)

Generalmente, el nombre «fusión fría» se asocia a las explicaciones propuestas para una serie de resultados experimentales obtenidos a finales de los años ochenta en celdas electrolíticas, inicialmente informados por los electroquímicos Martin Fleischmann y Stanley Pons. En estos estudios se sugería que se podía producir la fusión de deuterio en átomos de helio produciendo grandes cantidades de energía. En particular es de notar la publicación de un artículo en la revista Nature que informaba sobre un experimento realizado en marzo de 1989 por Martin Fleischmann ―en esa época uno de los principales electroquímicos a nivel mundial―[3]

Los medios de prensa informaron que en las celdas electroquímicas estaba ocurriendo un proceso de fusión fría,[15]

El experimento de Pons y Fleischmann (1989)

El 23 de marzo de 1989 los químicos Stanley Pons y Martin Fleischmann, de la Universidad de Utah, realizaron una conferencia de prensa en la que anunciaron la producción de fusión fría con la consiguiente liberación de energía. El anuncio fue considerado sorprendente al tenerse en cuenta el sencillo equipamiento necesario para producir tal reacción: un par de electrodos conectados a una batería y sumergidos en un recipiente de agua pesada rica en deuterio. El anuncio fue reflejado a nivel internacional constituyendo portadas en la mayoría de los periódicos. Habiendo trabajado Pons y Fleischmann en su experimento desde el año 1984, consiguieron fondos del Departamento de Energía de Estados Unidos en el año 1988 para una larga serie de experimentos. El término «fusión fría» había sido acuñado por el Dr. Paul Palmer, de la Universidad Brigham Young, en 1986, en investigaciones sobre la posibilidad de la producción de reacciones de fusión en el interior de un núcleo atómico. El término fue entonces aplicado al experimento de Fleischmann y Pons en 1989.

En tan sólo unos días, científicos de todo el mundo intentaron repetir los resultados de los experimentos. Durante unas seis semanas se produjeron anuncios de verificación, retractación y explicaciones alternativas que mantuvieron el interés de los periódicos sobre el tema, sin conseguir resultados definitivos. Poco después, el escepticismo sobre la fusión fría fue aumentando a medida que diferentes investigadores eran incapaces de reproducir los resultados del experimento de Pons y Fleischmann. A finales de mayo, el Departamento de Energía de Estados Unidos formó un grupo especial de investigadores para determinar la veracidad o no de la fusión fría. El comité de expertos trabajó durante cinco meses en un estudio en el que se afirmaba que no existía evidencia alguna de fusión fría, y que tales efectos contradecían todo el conocimiento adquirido sobre las reacciones nucleares durante la última media década. El comité recomendaba específicamente no financiar investigaciones costosas sobre este tema.[16]

En 2004, debido a la continuidad de los experimentos de fusión fría por parte de investigadores empleados en laboratorios de la Armada de Estados Unidos, el Departamento de Energía decidió crear un nuevo comité para examinar los nuevos experimentos realizados desde 1989.[19]

Connotaciones de este experimento

Al día de hoy no se ha probado que la fusión fría sea un proceso físicamente posible. Por eso se prefiere utilizar el nombre LENR (low energy nuclear reaction: ‘reacción nuclear de baja energía’) o CANR (chemically assisted nuclear reaction: ‘reacción nuclear asistida químicamente’) para evitar las connotaciones negativas relacionadas con el nombre original.

Other Languages
العربية: اندماج بارد
čeština: Studená fúze
Deutsch: Kalte Fusion
English: Cold fusion
فارسی: گداخت سرد
français: Fusion froide
Gaeilge: Comhleá fuar
עברית: היתוך קר
hrvatski: Hladna fuzija
magyar: Hidegfúzió
Bahasa Indonesia: Fusi dingin
日本語: 常温核融合
한국어: 상온 핵융합
македонски: Ладна фузија
Nederlands: Koude kernfusie
norsk nynorsk: Kald fusjon
norsk bokmål: Kald fusjon
polski: Zimna fuzja
português: Fusão a frio
Simple English: Cold fusion
slovenčina: Studená fúzia
slovenščina: Hladna fuzija
svenska: Kall fusion
Türkçe: Soğuk füzyon
українська: Холодний синтез
中文: 冷核聚变