Fundación Europea para la Gestión de la Calidad

La Fundación Europea para la Gestión de la Calidad (en inglés, European Foundation for Quality Management, EFQM) es una organización sin ánimo de lucro, con sede en Bruselas, Bélgica, creada en 1988 por los presidentes de catorce importantes compañías europeas, con el apoyo de la Comisión Europea. La Fundación asume su papel como clave en el incremento de la eficacia y la eficiencia de las organizaciones europeas, reforzando la Calidad en todos los aspectos de sus actividades, así como estimulando y asistiendo el desarrollo de la mejora de la Calidad. Desde sus inicios, la EFQM se ha orientado con la visión de ayudar a crear organizaciones europeas fuertes que practiquen los principios de la administración de la calidad total en sus procesos de negocios y en sus relaciones con sus empleados, clientes, accionistas y comunidades donde operan. En 2011 se registraron alrededor de 500 organizaciones, desde multinacionales o importantes compañías de ámbito nacional hasta universidades e institutos de investigación.

El impulso para fundar esta poderosa red de administración fue la necesidad de crear un marco de trabajo para la mejora de la calidad, teniendo como referencias los modelos Malcolm Baldrige de los Estados Unidos y, sobre todo, el Premio Deming en Japón, pero adecuado a las necesidades del contexto europeo.

Es la propietaria del Modelo EFQM de Excelencia, y gestiona el Premio Europeo a la Calidad, utilizando como criterio de decisión dicho modelo, cabe recalcar que esta organizaciòn se basa en un sistema capitalista, viendolo desde el punto de vista de la educaciòn el dilema seria el siguiente; al haberse adoptado un sistema como este se dejan de ver a los estudiantes como clientes .

Autoevaluación

Según Sales (2011), el proceso de autoevaluación consiste en lograr reflexión, emisión de juicios de valor y toma de decisiones que contribuyan al desarrollo de la cultura de evaluación, reconozcan la importancia del autoconocimiento, tomando como referente un modelo de gestión para a partir de sus resultados realizar acciones que permitan alcanzar la mejora de los procesos que se desarrollan en la prestación de los productos o servicios.

Es un medio para el aprendizaje, la retroalimentación permanente y la toma de decisiones, por lo que es una herramienta esencial para los procesos de planificación, ejecución, verificación y mejoramiento de la empresa (PDCA).

Este proceso es una herramienta para conocer la realidad de la empresa y plantear procesos de mejoramiento continuo, como parte de la gestión de calidad, y también ayudar en el aprendizaje de los procesos y la forma en que se realizan.

¿Cómo aplicar el método?

Para aplicar el proceso de autoevaluación, se requiere un estudio y análisis previo, de manera que se garantice la interacción de sus elementos (áreas, usuarios, criterios, indicadores, rangos y niveles de calidad). 

¿Para qué sirve la autoevaluación?

La autoevaluación tiene como objetivo:

•      El autoconocimiento.

•      Incrementar el grado de autorregulación y de su mejoramiento.

•      Está orientada hacia los siguientes propósitos:

•      Diagnosticar la actuación global y coordinar los diferentes usuarios

•      Facilitar el análisis de las incidencias

•      Servir de apoyo a los procesos de toma de decisiones y de verificación de su funcionamiento

•      Proporcionar herramientas para mejorar los procesos y recursos

•      Potenciar la autonomía en cuanto a la toma de decisiones

•      Proporcionar información válida y fiable para tratar las dificultades detectadas en el diagnóstico.

La autoevaluación se realiza con la participación activa de los integrantes de la empresa, cuyo fin es conocer el estado de la gestión de los procesos y quedar reflejado mediante un informe de autoevaluación, el cual se presenta al Departamento de Evaluación de la Calidad, si lo hubiese. Este informe permite elaborar el punto de partida que establece procesos de comparación tanto internos como externos. Para lograrlo busca indicios de eficiencia, eficacia, oportunidad e impacto, que se convierten en evidencias objetivas recogidas.

¿Qué evaluar?

La práctica de los procesos llevados a cabo por la empresa

¿Quién evalúa?

Las personas implicadas en el proceso.

¿Cómo se realiza?

Mediante técnicas recopilación de información, para conocer la situación de los criterios contemplados en el modelo (pueden utilizarse instrumentos propios o no). Es necesaria la evidencia de los elementos evaluados.

¿Para qué se evalúa?

Para comprender la situación o el estado actual y a partir de ahí mejorar la práctica.

El evaluador deberá realizarse preguntas a si mismo durante el proceso de autoevaluación y una vez haya finalizado. Las preguntas deberían ser las siguientes:

DURANTE LA AUTOEVALUACIÓN DESPUÉS DE LA AUTOEVALUACIÓN
¿Qué estamos haciendo? ¿Qué deberíamos mejorar y por qué?
¿Por qué lo estamos haciendo? ¿Qué estrategias podríamos aplicar para mejorar?
¿Qué resultados estamos obteniendo? ¿Cómo incrementar el grado de atención a los problemas priorizados?
¿Estamos donde pretendíamos estar? ¿Cómo mejorar la coordinación?
¿Hacemos lo que pretendíamos hacer?

Fases generales de la autoevaluación

Las fases generales de la autoevaluación constan de: 

•      Decisión y compromiso

•      Institucionalización

•      Sensibilización

•      Definición del modelo

•      Definición de la autoevaluación

•      Elaboración del informe

Fases generales de la autoevaluación.jpg

¿En qué consiste el informe de autoevaluación?

El informe de autoevaluación es un texto descriptivo preparado sobre la base de datos y la información recogida y analizada. En él se encuentran los criterios de calidad definidos así como sus logros y limitaciones. Por otra parte también encontramos registros de los procesos de discusión de resultados con los involucrados y finalmente, conclusiones y recomendaciones basadas en las valoraciones de los participantes en el proceso.

Other Languages