Fundación Europea para la Gestión de la Calidad

La Fundación Europea para la Gestión de la Calidad (en inglés, European Foundation for Quality Management, EFQM) es una fundación sin ánimo de lucro con sede en Bruselas. Fue fundada en 1988 por los presidentes de las catorce mayores compañías europeas[ cita requerida],[ ¿cuál?] con el apoyo de la Comisión Europea[ cita requerida]. En 2011 se registraron alrededor de 500 organizaciones, desde multinacionales o importantes compañías de ámbito nacional hasta universidades e institutos de investigación.[ cita requerida] La Fundación asume su papel como clave en el incremento de la eficacia y la eficiencia de las organizaciones europeas, reforzando la Calidad en todos los aspectos de sus actividades, así como estimulando y asistiendo el desarrollo de la mejora de la Calidad.

El impulso para fundar esta red de administración fue la necesidad de crear un marco de trabajo para la mejora de la calidad, teniendo como referencias los modelos Malcolm Baldrige de los Estados Unidos y, sobre todo, el Premio Deming en Japón, pero adecuado a las necesidades del contexto europeo.[ cita requerida]

Con la misión de promover la calidad en las organizaciones, la EFQM otorga todos los años el Premio Europeo a la Calidad, utilizando como criterio de decisión el Modelo de Excelencia EFQM.

Modelo de Excelencia EFQM

Esquema del modelo EFQM

El Modelo de Excelencia EFQM fue introducido en 1991 como el marco de trabajo para la autoevaluación de las organizaciones y como la base para juzgar a los concursantes por el Premio Europeo de la Calidad, el cual fue entregado por primera vez en 1992. Este modelo es el más ámpliamente utilizado en Europa en la materia y se ha convertido en la base para la evaluación de las organizaciones en la mayoría de los Premios, nacionales y regionales, de Calidad en toda Europa.

Desde sus inicios, la EFQM se ha orientado con la visión de ayudar a crear organizaciones europeas fuertes que practiquen los principios de la administración de la calidad total en sus procesos de negocios y en sus relaciones con sus empleados, clientes, accionistas y comunidades donde operan.

Desde la revisión de 2010 todos los criterios puntúan un 10%, menos el de Resultados en Clientes y el de Resultados Clave, que ponderan cada uno un 15%.

La última revisión corresponde al año 2013 y los cambios se refieren a cuestiones conceptuales vinculadas al contenido y expresión de los principios fundamentales y en la descripción de las escalas de valoración de la matriz REDER, si bien, a priori, no suponen un punto de inflexión, que sí de revisión, para aquellas organizaciones que estén en proceso de evaluación o de redacción de memoria y deban adherirse al nuevo modelo. Resumiendo, los 3 grandes cambios del Modelo EFQM 2013 son: 1- Revisión de los conceptos fundamentales: Se introducen dos nuevos conceptos que actualizan la forma de gestión actual hacia la necesidad de una gestión ágil y flexible en aras del desarrollo de las capacidades clave de la organización (es decir, en como la gestión eficiente y flexible supone un factor crítico de éxito de las entidades hoy en día). 2- Revisión de la matriz REDER de agentes y resultados: Hay una simplificación de la matriz REDER tanto de agentes como de resultados, incorporando unas “directrices” de interpretación más sencilla de los atributos valorados. Se intenta hacer facilitar la traducción del lenguaje EFQM a los aspectos valorables en una organización, pasando de una terminología en las escalas del tipo “alguna evidencia”, “evidencia clara”, etc. a una redacción más cercana “No se puede demostrar”, “Limitada capacidad para demostrar”, …. que permite acercar el modelo al lenguaje de las personas. También se revisa algún atributo, como despliegue estructurado en el que incorporar los cambios de los conceptos fundamentales hacia una gestión ágil, así como rendimiento de confianza en el que se recoge el concepto de confianza en la sostenibilidad de resultados. 3- Criterios del modelo: Se mantienen los 9 criterios y 32 subcriterios, así como la distribución o ponderación de la puntuación del modelo 2010, pero se han incorporado algunos matices como: La denominación de los subcriterios correspondientes al criterio 9, a fin de clarificar la “actividad” como la razón de ser o el porqué de una organización y aquello que resulta de interés para el Grupo de Interés Correspondiente (por ejemplo, rentabilidad para un accionista, valor para el socio de una asociación, servicio al ciudadano o usuario para una Administración Pública, etc. La incorporación de una definición del criterio en los resultados (del 6 al 9), haciendo énfasis en alcanzar y mantener resultados sobresalientes. Se ha revisado la redacción de los elementos a considerar de cada subcriterio “Por ejemplo, en la práctica……” a fin de aclarar que dichos elementos no son obligatorios. En resumen, la versión EFQM 2013 refleja la revisión generalizada que está llevando a cabo cada una de las organizaciones a fin de considerar la flexibilidad y agilidad ante el cambio, la aportación de valor y la sostenibilidad de los resultados como elementos clave de la gestión.