Función ejecutiva

Función ejecutiva es un concepto propio del campo de la neuropsicología que engloba un amplio abanico de habilidades cognitivas dirigidas al logro de una meta y orientadas al futuro[1] .

Dentro de las funciones ejecutivas existen diferentes procesos que convergen en su concepto general, entre ellas podemos encontrar las básicas como la inhibición de la respuesta, la flexibilidad cognitiva y la memoria de trabajo, y las que derivan de ellas, como la planificación y la organización [2] .

Las funciones ejecutivas permiten responder a nuevas situaciones y son la base para controlar otros procesos cognoscitivos, emocionales y comportamentales[4] .

Breve reseña histórica

Alexander Luria esboza una primera aproximación del concepto en su libro Higher Cortical Functions in Man en 1966.

En las últimas décadas, el encuentro entre la neurología y la psicología cognitiva ha permitido dar lugar a una rama de la psicología experimental (la neuropsicología) que ha dado lugar al esfuerzo por hacer confluir los aportes de ambas disciplinas. Es en este contexto donde debemos situar el concepto de "funciones ejecutivas"[5] .

El término "funciónes ejecutivas" (FE) fue acuñado por Muriel Lezak en 1982, quien lo describió como el conjunto de actividades cognitivas que favorecen llevar a cabo un plan coherente dirigido hacia el logro de una meta especifica (Rosselli, Matute & Ardila, 2010).

Other Languages