Fullonica

Restos de una fullonica en Pompeya.

Fullonica, era el nombre que recibían en el Imperio romano los comercios dedicados a la lavandería y a la tintorería. El servicio, de ordinario era caro, ya que el emperador Vespasiano había impuesto un tributo sobre la orina humana. Las fullonicas se basaban en esta sustancia para acometer la labor de limpiar la ropa, ya que los ácidos disolvían las manchas

En Pompeya se han encontrado restos de al menos once fullonicas. Tal vez la más famosa de ellas sea la fullonica de Stephanus, o Stéfano, un adinerado comerciante de Pompeya que seguramente muriera en la erupción del Vesubio en el año 79 de nuestra era, que arrasó la ciudad. También se han localizado en la ciudad de Ostia tres grandes y dos menores,[1] otra cerca de Forlì (donde hay un bajorrelieve de la fullonica) y en Barcino, actual Barcelona, donde se conservan en el Museo de Historia de la Ciudad de Barcelona cuatro estancias del siglo II con una pileta para el lavado y una pila para el aclarado.

Concepto de fullonica: La fullonica de Stéfano

La fullonica de Stefano (fullonica Stephani) era una antigua casa señorial reestructurada para servir a la nueva función de lavandería. En ella, los esclavos preparaban las telas de lana o de lino con tintes, y también se limpiaba la ropa .

La fullonica de Stefano era, como muchos comercios, una antigua vivienda, pero en este caso se procedió a una auténtica transformación y adaptación. Las diferentes estancias fueron descubiertas por los en 1911, hallándose en buen estado de conservación, hasta el punto de permitir la identificación de cada una de ellas. El nombre del propietario aparece en la propaganda electoral escrita en la puerta, por la que se tienen noticias de que en la fullonica también trabajaban mujeres. En el primer recinto tras la amplia entrada se encontraron restos de la prensa empleada para planchar los paños. El impluvium, o patio interior destinado a recoger agua de lluvia se había dedicado a la limpieza de ropa transformado en una especie de lagar delimitado por unos muros de unos 30 cm. de altura. Aquí se tendía también la ropa puesta a secar al sol. Tras el jardín, con su peristilo, se encuentran las restantes dependencias: tres tinas comunicadas y sin desagüe y cinco pozos. En éstos los esclavos lavaban la ropa pisando los paños sumergidos en agua y sustancias alcalinas: soda y orina recogida en unos recipientes próximos. Para ablandar las telas endurecidas por estas sustancias se procedía posteriormente a tratarlas con arcillas y finalmente, tras el batimiento, a un último y cuidadoso lavado que eliminase los restos de las sustancia anteriores. Finalmente eran cardadas, cepilladas y planchadas. La fullonica disponía también de letrinas y cocina para sus trabajadores.

Los batientes de la entrada se encontraban cerrados por fuera con cerrojos cuando el edificio fue descubierto. En su interior, tras los batientes, se descubrió el cuerpo de un hombre de mediana edad aferrado con fuerza a una bolsa con una importante suma de dinero, concretamente 1089 sestercios y dos ases. Quizá se tratase del propio Stefano, con las ganancias obtenidas de la lavandería, aunque se especula con la posibilidad de que pudiese tratarse de cualquier otro ciudadano que hubiese buscado refugio tras las potentes puertas.

Other Languages
English: Fullo
euskara: Fullonica
italiano: Fullo