Full Metal Jacket (película)

Full Metal Jacket es una película estadounidense de 1987 dirigida por Stanley Kubrick y protagonizada por Matthew Modine. Está basada en la novela The Short-Timers, de Gustave Hasford. Su título original hace referencia a un tipo de munición. Se tituló La chaqueta metálica en España, Nacido para matar en América del Sur y Cara de guerra en América Central y México.

Argumento

La historia de la película se divide en dos partes: la primera muestra el entrenamiento de los marines en retaguardia; la segunda se centra en los combates urbanos durante la ofensiva del Tet en la Guerra de Vietnam.

Primera parte

En 1967, durante la Guerra de Vietnam, un nuevo grupo de reclutas llega al centro de entrenamiento de Parris Island y es puesto a las órdenes del sargento mayor Hartman ( R. Lee Ermey), quien emplea tácticas draconianas para convertir a sus hombres en infantes de marina endurecidos y preparados para el combate. Entre ellos se encuentran Bufón ( Matthew Modine), Cowboy (Arliss Howard) y Patoso ( Vincent D'Onofrio). Este último se ha ganado el apodo después de enfurecer al sargento Hartman y por ello queda bajo la tutela de su compañero Bufón, al que ha nombrado jefe de su pelotón por insistir en negarse a creer en la Virgen María.

Con la ayuda de su compañero, Patoso comienza a mejorar, pero vuelve a empeorar cuando Hartman descubre una rosquilla escondida en su casillero. Convencido de que los reclutas no han ayudado a mejorar a Patoso, Hartman adopta la política del castigo colectivo: todos los errores que cometa Patoso los pagará el resto del pelotón, quedando él mismo exento de cumplir el castigo. Hartos de ser castigados por sus torpezas, todo el pelotón golpea a Patoso con jabones envueltos en toallas durante la noche, mientras Cowboy lo amordaza y le dice «Recuerda, gordinflón: solo ha sido una pesadilla». La presión a la que está sometido Patoso por su torpeza, unida a la ofensiva colectiva, le provoca un cambio de personalidad, convirtiéndolo aparentemente en un recluta modelo de la Infantería de Marina, algo que preocupa a Bufón, quien observa cómo Patoso cada vez habla más con su fusil M14, al que ha llamado "Charlenne".

Al acabar la instrucción, cada recluta recibe un destino. La mayor parte es enviada a la infantería. A Bufón se le asigna al periodismo militar básico y, durante la última noche del pelotón en Parris Island, descubre a Patoso en el baño, cargando su rifle con munición real. Intenta calmarlo, pero Patoso empieza a recitar el credo del fusilero. El ruido despierta a todo el pelotón, incluso al sargento Hartman. Cuando este entra en los baños, se enfrenta al recluta y le ordena que le entregue el arma, insultándolo en el proceso. Esto provoca que Patoso le dispare y después se suicide, ante los ojos de Bufón.

Segunda parte

En enero de 1968, Bufón ( Matthew Modine) se ha convertido en cabo y corresponsal de guerra de los Marines en Vietnam, trabajando en el periódico militar Barras y Estrellas. Ha sido asignado a una unidad de relaciones públicas en Da Nang con el soldado Rompetechos ( Kevyn Major Howard), un fotógrafo de combate. Rompetechos quiere entrar en acción, como Bufón afirma que ha hecho. Sin embargo, los infantes de marina de la base dicen que Bufón no posee lo que ellos llaman "la mirada de los mil metros", aquella mirada que tiene un hombre que ha visto la guerra. Esta charla se interrumpe por los disparos y las explosiones que comienzan con la conocida ofensiva del Tet: el ataque de los norvietnamitas aprovechando el alto el fuego del Tet, la festividad del año nuevo chino para dar la bienvenida al Año del Mono.

Los periodistas informan al día siguiente de ataques enemigos en todo el sur de Vietnam. El teniente Lockhart envía a Bufón y Rompetechos a Phu Bai para cubrir el combate. Llegan allí con el escuadrón Lusthog, donde Cowboy es ahora sargento y el segundo al mando. Bufón acompaña al pelotón durante la batalla de Hue, donde el teniente que comanda el pelotón, Walter J. Schinowski Mr. Touchdown ( Ed O'Ross) es abatido por el enemigo durante un ataque con bombardeos al escuadrón de tanques. Después de que la zona haya sido declarada segura por la Infantería de la Marina, un equipo de periodistas y reporteros de guerra estadounidenses entrevistan a los Marines en Hue y preguntan acerca de sus experiencias en Vietnam y sus opiniones sobre la guerra.

Durante una patrulla después de las entrevistas, el líder del escuadrón, el loco Earl ( Kieron Jecchinis), muere al caer en una trampa bomba, dejando al pelotón al mando de Cowboy. El equipo se pierde en los escombros y Cowboy da órdenes para hacer un reconocimiento de la zona. Bola ocho ( Dorian Harewood) es el primero en avanzar hacia la zona de reconocimiento, pero es herido por un francotirador del Vietcong. El médico Jay Doc ( John Stafford) trata de ayudarlo y también es alcanzado. Al deducir que se trata de una emboscada para atraer al escuadrón hacia la zona de tiro, Cowboy pide refuerzos, pero el apoyo del tanque que inicialmente iban a mandarle no está disponible, por lo que ordena al equipo que prepare la retirada.

El artillero del escuadrón Pedazo de Animal ( Adam Baldwin), quien es el mejor amigo de Bola ocho, se niega a abandonarlo y se adentra en la zona de tiro para vengarse del francotirador, contradiciendo las órdenes de replegarse de Cowboy. Pedazo de Animal descubre que hay un solo francotirador escondido en un edificio de correos, pero este remata al doctor Jay y a Bola ocho cuando el médico trata de indicar su localización, aunque logra hacerlo. Durante las maniobras para localizar al francotirador, este dispara a Cowboy fatalmente en el pecho y muere en los brazos de Bufón.

Pedazo de Animal asume el mando del escuadrón y conduce un ataque contra la posición del francotirador disparando su ametralladora M60 al edificio. Bufón descubre que el francotirador es una chica (Ngoc Le) y trata de dispararle protegido por una columna del edificio, pero su fusil M16 se encasquilla y revela su posición; ella empieza a disparar su AK-47 y Bufón saca su arma de repuesto, una .45, pero queda bloqueado por el miedo. De repente Rompetechos dispara a la joven, hiriéndola mortalmente. Mientras agoniza, reza y pide a los soldados que la maten para detener su sufrimiento, pero ellos no se ponen de acuerdo sobre qué hacer con ella. Pedazo de Animal es partidario de que la adolescente muera sufriendo en castigo por haber matado a tres compañeros, pero Bufón decide que es mejor matarla (no se sabe si es por compasión, si es por cumplir con su misión de "ser el primer chico de su barrio en tener una muerte certificada", o para probarse a sí mismo que no pertenece a ese tipo de soldados a los que el sargento Hartman denominaba "sin huevos", que en el momento de la verdad no son capaces de matar y dudan). Después de algunas vacilaciones, Bufón le dispara con su arma. Los infantes de marina le felicitan y le dicen que ya tiene "la mirada de los mil metros", la cual es una mezcla de horror, tristeza, estupefacción y de impotencia por saber qué es lo que realmente está pasando.

Después los marines marchan hacia el campamento cantando la canción de Mickey Mouse. La reflexión final de Bufón está cargada de resignación, pues declara que a pesar de estar "en un mundo de mierda", está contento de estar vivo y de no tener miedo ya.

Other Languages