Fuga de cerebros

La fuga de cerebros, fuga de talentos o migración altamente calificada (MAC) es la emigración de profesionales y científicos formados universitariamente en su país de origen[1] a otras naciones, impulsados principalmente por la falta de oportunidades de desarrollo de sus áreas de investigación, por motivos económicos o por conflictos políticos en su país natal, generalmente sin regreso. Si bien este fenómeno se acentúa en países en desarrollo, esto no es excluyente, y en muchas ocasiones se da también entre naciones industrialmente desarrolladas, debido a diferencias salariales o impositivas. De forma análoga se habla de fuga de capitales para la desinversión de capital financiero en un país.

La fuga de cerebros hace que el país de origen pierda la inversión en educación superior de esa persona, y de la misma forma el capital social del que formaba parte el individuo se reduce por su partida.

Ejemplos históricos

Si bien la fuga de cerebros parece ser un fenómeno novedoso, encontramos situaciones similares a lo largo de toda la historia de occidente.

Academia de filósofos neoplatónicos

Después de que Justiniano cerrara la Academia en el año 529 DC, de acuerdo con el historiador Agathias, sus antiguos miembros buscaron refugio en la corte Sasánida del rey Cosroes I, llevando con ellos numerosos rollos de pergamino con conocimientos literarios, filosóficos y en menor medida científicos. Luego de que el tratado de paz entre el imperio persa y el bizantino en 532 garantizara su seguridad personal, algunos miembros hallaron seguro refugio en la fortaleza pagana de Harran, cerca de Edessa. Una de las figuras líderes de este grupo fue Simplicius, un pupilo de Damascius, la última cabeza de la escuela ateniense. Desde allí, los estudiantes de la Academia-en-exilio pueden haber sobrevivido hasta el siglo IX, tiempo suficiente para activar el reavivamiento árabe del Neoplatonismo en Bagdad.[2]

Caída de Bizancio

Con la caída del imperio bizantino a manos turcas, buena cantidad de sabios de la metrópoli afloraron a las costas griegas y mediterráneas, especialmente a Italia, donde reavivaron el interés por el conocimiento del mundo clásico, aportando en buena medida al proceso renacentista europeo.

Expulsión española de judíos y moros

Luego de la Reconquista de España, los Reyes Católicos buscaban un reino religiosamente unificado. Los judíos fueron expulsados del país en 1492, u obligados a la conversión al catolicismo. En la medida en que dominaban las finanzas del país, su expulsión fue una causa clave del decaimiento económico posterior, necesitando el servicio de banqueros extranjeros como la familia Fugger y de la república de Génova. El 7 de enero de 1492, el rey ordenó la expulsión de todos los judíos de España, conformado en ese entonces por la Corona de Castilla que incluía el Reino de Galicia, el Reino de León, el Reino de Granada y las recientemente conquistadas Islas Canarias; la corona de Aragón que incluía el principado de Cataluña, el reino de Aragón, el reino de Valencia, el reino de Mallorca, Nápoles y Sicilia. Luego, la reina los expulsaría de Andalucía.[3] La expulsión del todavía independiente reino de Navarra se produjo en 1498, por lo que entre ambas fechas hubo una cierta migración judía a territorios navarros. Mayor información disponible en Jewish History Sourcebook.

La guerra contra los turcos, los árabes y los berberiscos de África Meridional afectó la política interna en el llamado Alzamiento de Alpujarras (1568–1571) lo que motivó la expulsión de los moriscos en 1609. A pesar de ser una minoría étnica, eran parte fundamental del sector agrario y artesanal. Su partida contribuyó al declive económico en algunas regiones de España. De esta manera, la aristocracia conservadora incrementó su poder a expensas de las provincias económicamente más desarrolladas.

Anti-Semitismo en el período de entreguerras (1933–1943)

Los sentimientos y leyes antisemitas en Europa durante las décadas de 1930 y 1940, que culminaron en el Holocausto, causaron la emigración de muchos científicos, artistas e intelectuales a las Américas. Ejemplos notorios son:

y muchos otros. Además de las condiciones antisemitas, las persecuciones nazis contra liberales y socialistas en Alemania contribuyeron a otro tipo de emigración. El Bauhaus fue forzado a cerrar en Alemania durante el régimen nazi debido a su pensamiento liberal y socialista, que los nazis consideraban degenerado. La escuela ya había sido cerrada durante la república de Weimar debido a sus afiliaciones políticas pero se trasladó a Dessau antes del cierre. Siguiendo este abandono, dos de los tres pioneros en la arquitectura Moderna, Ludwig Mies van der Rohe y Walter Gropius, dejaron Alemania con destino a América (mientras Le Corbusier permaneció en Francia). Junto con ellos, llevaron el movimiento modernista al público americano y crearon el llamado Estilo Internacional en arquitectura y diseño.

Crisis de Fuga de Cerebros en Europa del Este (1922-1961)

Para el año 1922, la Unión Soviética había restringido las emigraciones de sus ciudadanos a otros países, haciendo casi imposible que estos se retiraran.[7]

Incluso con el cierre oficial de la frontera alemana en 1952,[11]

Other Languages
العربية: هجرة الأدمغة
čeština: Odliv mozků
Deutsch: Braindrain
Esperanto: Cerbofuĝo
suomi: Aivovuoto
hrvatski: Odljev mozgova
Bahasa Indonesia: Pelarian modal manusia
íslenska: Vitsmunaflótti
日本語: 頭脳流出
қазақша: Ақыл көші
한국어: 두뇌 유출
Nederlands: Kennisvlucht
norsk nynorsk: Hjerneflukt
norsk bokmål: Hjerneflukt
português: Fuga de cérebros
slovenščina: Beg možganov
српски / srpski: Одлив мозгова
Türkçe: Beyin göçü
українська: Відтік мізків
Tiếng Việt: Chảy máu chất xám
中文: 人才外流