Fuerza Aérea Argentina

Fuerza Aérea Argentina
Argentine airforce wings emblem.svg
Emblema de la FAA.
Activa 4 de enero de 1945[1] (72 años y 13 días)
País Bandera de Argentina República Argentina
Tipo Fuerza aérea
Función Contribuir a la Defensa Nacional actuando disuasiva y efectivamente en el espacio aéreo de interés, a fin de garantizar y proteger de modo permanente los intereses vitales de la Nación[2]
Tamaño 12907 personas[3]
60 piezas de artillería
18 radares
133 aeronaves
Parte de Fuerzas Armadas Argentinas
Acuartelamiento Edificio Cóndor
Equipamiento Equipamiento actual de la Fuerza Aérea Argentina
Comandantes
Jefe del Estado Mayor General Brigadier General Enrique Amrein[4]
Subjefe del Estado Mayor General Brigadier Mayor Fernando Nieto
Comandante de Adiestramiento y Alistamiento Brigadier Mayor Oscár Charadia
Insignias
Escarapela aeronáutica Roundel of Argentina.svg
Distintivo de cola Flag of Argentina.svg
Cultura e historia
Lema Ser uno entre mil
Colores Celeste y blanco
Marcha Alas Argentinas
Aniversarios 10 de agosto - Día del la Fuerza Aérea
1 de mayo - Bautismo de fuego
2 de abril - Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas
12 de agosto - Creación de la Escuela Militar de Aviación
Honores de batalla La Nación Argentina al muerto en combate
La Nación Argentina al herido en combate
Cruz al Heroico Valor en Combate
Medalla al Valor en Combate
Guerras y batallas
Operativo Independencia
Guerra de las Malvinas

Sitio web: www.fuerzaaerea.mil.ar
[ editar datos en Wikidata]

La Fuerza Aérea Argentina (FAA) es la rama aérea de las Fuerzas Armadas Argentinas, encargada de la defensa nacional del espacio aéreo argentino, apoyo para las fuerzas militares terrestres del país y apoyo logístico a la nación tanto en desastres naturales como en otras necesidades.

Ha tenido participación en la política de Argentina en el siglo XX, al igual que las otras dos fuerzas armadas. Tuvo una destacada participación en la Guerra de las Malvinas, desempeñandose en ataques navales a baja altura, entre otras acciones. Actualmente se encuentra sumergida en una restauración material después de haber perdido gran parte de su operatividad desde la Guerra de las Malvinas hasta el día de hoy.

Historia

Creación

La historia de la Fuerza Aérea comienza con la creación de la Escuela Militar de Aviación el 10 de agosto de 1912. Varios oficiales militares del Ejército Argentino estuvieron entre los pioneros de la aviación argentina, entre ellos Jorge Newbery, un oficial retirado de la Armada Argentina, ingeniero y aventurero, que contaba con amigos para llevar a cabo sus hazañas aéreas. Entre estos amigos se encontraban los señores Aarón de Anchorena y Carlos Muffatti Meraviglia, quien pereció en un accidente aéreo en cercanías de San Fernando, ciudad pionera en la actividad aérea de Argentina. A partir del apoyo de estos amigos, Jorge Newbery comienza a planificar el cruce de la Cordillera de los Andes en el Globo aerostático «Pampero». De esta escuela salieron varios pilotos militares que participaron en los principales hitos de la aviación argentina, como el cruce de los Andes en avión. Se puede decir que con Jorge Newbery, se funda la aviación general (civil y militar) de la Argentina, el precursor, además aficionado del boxeo, la pintura y muy vinculado al Club Atlético Huracán. En el barrio de Villa Lugano se le recuerda y homenajea, ya que es ese territorio tuvo lugar el primer aeródromo del país.

Otro precursor de la Fuerza Aérea fue el conscripto Pablo Teodoro Fels, quien a bordo de su Blériot XI, idéntico al de Newbery cruzó el Río de la Plata en la madrugada del 1 de diciembre de 1912 con rumbo a Montevideo, donde llegó dos horas después, batiendo el récord mundial en el vuelo sobre agua. Por esta hazaña, Fels fue felicitado y homenajeado por el Ejército Argentino; pero también fue sancionado por haber contravenido las reglamentaciones militares. Tras cumplir su arresto, fue ascendido a Cabo.

En 1927 se creó la Dirección General de Aeronáutica perteneciente al Ejército Argentino con el objetivo de coordinar la aviación militar del país. En el mismo año se fundó en Córdoba la Fábrica Militar de Aviones, que se convertiría en el corazón de la industria aeronáutica local. Para los años 1940 había varias unidades aéreas tanto en la Armada Argentina como en el Ejército Argentino. Los primeros pasos para la formación de una fuerza independiente se dieron el 11 de febrero de 1944 cuando se creó el Comando Aeronáutico, que estaba a cargo del brigadier Bartolomé de la Colina. El brigadier general De la Colina convocó a un grupo de oficiales como el brigadier Edmundo Sustaita y el brigadier Oscar Muratorio, instándolos a la creación de una Fuerza Aérea Independiente, que debería tener sus propios reglamentos como tal. El brigadier Bartolomé de la Colina, entonces decidió planificar la creación de una Fuerza Aérea, y convocó al Suboficial Mayor José Aurelio González, quien había tenido una destacada carrera en el arma de Artillería en el Ejército. Este suboficial, de larga trayectoria castrense, quedó al frente del Comando de Personal de la Dirección General de Aeronáutica, prestando servicios en la I Brigada Aérea con sede en El Palomar.

C-130s Hercules de la FAA en 2010, durante la exhibición aérea realizada por el bicentenario argentino.

A partir de la incorporación de personal militar a la Dirección General de Aeronáutica, la misma fue creciendo hasta que se convirtió el 4 de enero de 1945 en la Fuerza Aérea Argentina.[1] Al término de la Segunda Guerra Mundial la Fuerza Aérea inició un proceso de modernización que incorporó aviones como el Gloster Meteor, siendo la primera fuerza aérea de América Latina equipada con aeronaves de propulsión a reacción. También se adquirieron algunos bombarderos Avro Lincoln y Avro Lancaster, creando así una fuerza poderosa dentro de la región. La Fuerza Aérea también inició el desarrollo de su propio avión, el I.Ae. 27 Pulqui I y el I.Ae. 33 Pulqui II, con la colaboración de técnicos alemanes, haciendo a la Argentina el primer país latinoamericano y el quinto en el mundo en desarrollar tecnología propia de cazas a reacción.

Segunda mitad del siglo XX

A-4C en la IV Brigada Aérea, el 24 de mayo de 1982, durante la Guerra de las Malvinas.

La FAA abrió fuego por primera vez en defensa del gobierno constitucional el 16 de junio de 1955, durante el bombardeo de la Plaza de Mayo, cuando aviones Gloster Meteor leales al gobierno se enfrentaron en combate aéreo a dos North American AT-6 Texan de la Armada Argentina. Uno de ellos, el I-063 al comando del teniente Ernesto Adradas derribó al AT-6 (piloteado por el guardiamarina Arnaldo Román) en tanto su compañero, el primer teniente Osvaldo Rosito, a bordo del I-090, atacó al aparato del teniente Máximo Rivero Kelly, que logró retirarse. Meses más tarde, durante el golpe de Estado de septiembre, las acciones de combate, patrullajes y transporte de tropas y armamentos fueron numerosas,[6]

En 1955 la FAA inició un programa de renovación de su flota de aviones de combate, desde entonces se adquirieron cazas a reacción de segunda generación, los cuales serían piezas fundamentales en la Guerra de las Malvinas.

En 1968, se adquirieron 14 bombarderos English Electric Canberra, los cuales estuvieron en servicio hasta el año 2000.

El 31 de octubre de 1966, arriban los primeros quince A-4B Skyhawk al país, para reemplazar a los Gloster Meteor, este avión fue el primero de la FAA que tuvo capacidad de reabastecimiento en vuelo, tarea de la que se encargan los dos KC-130H Hércules adquiridos en el año 1979. La Fuerza Aérea Argentina adquirió 50 A-4B y 25 A-4C, sumando un total de 75 aviones, los cuales fueron retirados o perdidos paulatinamente hasta su retiro total en 1999.

El 5 de septiembre de 1972 llega al país el primer Dassault Mirage III para la Fuerza Aérea, entrando en servicio en la misma. La Fuerza Aérea adquirió un total 43 aviones en distintas versiones (IIIBE, IIIBJ, IIICJ, IIIDA y IIIEA), el Mirage estuvo en servicio entre 1972 y 2015.

A fines de 1975, la Fuerza Aérea Argentina volvió a entrar en combate, participando en misiones de ataques a campamentos de la Compañía Ramón Rosa Jiménez del ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo), y a los militantes montoneros enviados a apoyarlos, en la provincia de Tucumán, dentro de lo que fue dado en llamar el Operativo Independencia. Se emplearon aviones Hércules C-130, Douglas A-4 Skyhawk de la 5.ª Brigada de Caza y Ataque con asiento en Villa Reynolds, provincia de San Luis, cuatro prototipos IA-58 Pucará de fabricación nacional, y aviones Mentor para reconocimiento fotográfico. Durante el Mundial de Fútbol 1978, la Fuerza Aérea Argentina informó mediante un comunicado que en la noche del domingo 18 de junio murieron cuatro militares al precipitarse a tierra un helicóptero mientras realizaba misiones de vigilancia en el barrio Fisherton de Rosario (Argentina).[7]

Durante el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional en la Argentina, muchas dependencias se transformaron en Centro clandestino de detención.

En 1982 estalla la Guerra de Malvinas, en la cual la Fuerza Aérea tuvo una destacada y importante participación, entrando en combate por primera vez en su historia contra un enemigo externo, en este caso el Reino Unido. Oficialmente, la Fuerza Aérea considera al enfrentamiento del 1 de mayo de 1982 como su bautismo de fuego.[8]

La FAA activó dos comandos superiores en los que se dividió el Comando de Operaciones Aéreas. Por un lado, las misiones y vuelos de Transporte y Carga, al mando del Comando Aéreo de Transporte; y por el otro lado, donde se alineaban los Grupos de combate al mando del Comando Aéreo de Defensa. Un tercer comando, el Comando Aéreo Estratégico, junto con los otros dos y el Departamento de Operaciones.

Lo que llamó la atención en aquella oportunidad fue que a pesar de ser superados en tecnología, los pilotos argentinos lograron excelentes resultados, hundiendo y dañando varios buques de la flota británica, así como apoyando tropas en tierra.

A su efectos, durante la guerra, a cargo del Brigadier Ernesto Crespo, se creó la Fuerza Aérea Sur, con los elementos aéreos de que conformaban la Fuerza Aérea Argentina, más los del Comando de Aviación Naval de la Armada, aeronaves de la Prefectura Naval y aeronaves civiles del Escuadrón Fénix y de la empresa estatal de transporte de pasajeros Aerolíneas Argentinas. Luego de la guerra de Malvinas, el embargo de armas impuesto por el Reino Unido y las sucesivas disminuciones presupuestarias por parte de políticas internas y crisis económicas, limitaron seriamente la capacidad operativa de la Fuerza Aérea Argentina. En la postguerra solo pudo realizarse la actualización de los aviones IAI Dagger a la versión IAI Finger, y la incorporación de 36 aviones Douglas A-4M Skyhawk, modernizados con aviónica del F-16A/B y transformados al estándar Lockheed Martin A-4AR Fightinhawk en la entonces Lockheed Martin Aircraft Argentina Sociedad Anónima.

En 1994 el presidente Carlos Menem, deroga el Servicio Militar Obligatorio, en su lugar habilita el Servicio Militar Voluntario por un plazo de 10 años, donde los soldados, ya no son llamados conscriptos y dragoniantes, cambiando sus jerarquías por las de voluntarios de 1.ª y de 2.ª. Se los profesionaliza y se permite la incorporación de mujeres.

En 1996, Carlos Menem cambia los uniformes de los militares. Por entonces usaban chaquetillas y pantalones color azul acero (azul grisáceo), pasando a utilizar el de color azul pizarra, manteniendo sus camisas celestes. En tanto que los uniformes de combate, cambian del verde oliva liso, por unos de camuflaje selvático que combinan los verdes oscuros, claros, marrones y negros. Por su parte, los overoles de trabajo, conocidos en la jerga de la FAA como buzos, pasaron de ser color azul pastel con la leyenda «Fuerza Aérea» en la espalda, a ser de color azul noche sin ningún tipo de inscripciones.

Desde la década de los años 1990, la FAA estableció buenas relaciones con los vecinos de la Fuerza Aérea Brasileña y la Fuerza Aérea de Chile. Se reúne anualmente, en forma rotativa, en la combinación ejercicios CRUZEX en Brasil, Ceibo en la Argentina y Salitre en Chile. Por decretos también del presidente Néstor Kirchner, se le ha otorgado al Personal Civil de las Fuerzas Armadas, la calidad y derechos de los empleados de la Administración Pública Nacional bajo un Convenio Colectivo de Trabajo (Decreto 214/06). A través del mismo, se reglamenta el paso del personal civil al ámbito de la administración pública: por ejemplo, se le otorga el mismo Régimen de Licencias, Justificaciones y Franquicias (Decreto 3413/79), así como también se preveía la reestructuración en el plan de carrera, aprobada recién en el año 2015 pero sin ser puesta en función todavía, por lo que continúa en vigencia el RLA 11 (Estatuto para el Personal Civil de la Fuerza Aérea Argentina - Ley 20239). El Personal Militar cuenta con mando sobre los civiles en cuestiones netamente del servicio en el que se hallen destinado y en las funciones inherentes a la tarea que desarrollan.

Años 2000

Aviones IA-58A Pucará en vuelo, año 2005.

Desde los años 1990, la Fuerza Aérea, junto al Ejército, la Armada y la Gendarmería Nacional, conforman el grupo de Cascos Azules de la ONU en Misiones de Paz, integrando los contingentes de las diferentes naciones, y en Chipre ( Fuerza de Tareas Argentina). El mayor aporte de la Fuerza Aérea en estas intervenciones es el moderno Hospital reubicable de Argentina.

En el año 2007 la FAA comenzó a participar del Operativo Fortín, el cual tiene el propósito de suministrar vigilancia del espacio aéreo argentino y brindar información a las en la lucha contra el narcotráfico. También se aportan medios aéreos en forma constante al Plan Nacional de Manejo del Fuego, involucrándose en la lucha contra incendios.

A principios de 2005, diecisiete brigadieres parte superior de la Fuerza Aérea, incluido el Jefe de Estado Mayor, el general de brigada Carlos Rohde, fueron despedidos por el presidente Néstor Kirchner tras un escándalo de tráfico de drogas a través de Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Kirchner citó fallos en los sistemas de seguridad de los aeropuertos argentinos (que fueron supervisados por la Policía Aeronáutica Nacional, una antigua rama de la Fuerza Aérea) y el encubrimiento del escándalo, a pesar de que más tarde se supo que muchas agencias gubernamentales, entre ellos el Ministerio del Interior, la Administración de Aduanas y la Secretaría de Inteligencia del Estado sabían de las operaciones de narcotráfico. De ese modo, la Policía Aeronáutica Nacional que dependía del Comando de Regiones Aéreas, deja de tener naturaleza militar y pasó a ser una fuerza de Seguridad Civil dependiente en su momento del Ministerio del Interior, pasando a llamarse Policía de Seguridad Aeroportuaria. En 2007, el Servicio Meteorológico Nacional, también dependiente del Comando de Regiones Aéreas, pasa a depender directamente como órgano estatal del Ministerio de Defensa, perdiendo injerencia militar. Originalmente, fue un servicio civil, y en 1966 el Servicio Meteorológico Nacional organismo que dependía del Ministerio de Educación, en la presidencia de facto de Juan Carlos Onganía, el servicio fue pasado a la Fuerza Aérea.

Debido a las dificultades operativas en diversas áreas, y luego de que en 2007 un accidente causara la muerte del teniente Marcos Peretti, de 28 años de edad, se puso en marcha un Plan de Acción Progresiva para la Recuperación de la Aeronavegabilidad con un plazo hasta el año 2016, en el que se contempla la inversión para la reparación, mantenimiento y puesta en servicio de varias aeronaves en desuso. Dicho plan se ejecutó con lentitud y éxitos parciales, fomentando la utilización de recursos y mano de obras propios en lo posible, pero sin lograr hasta el momento una mejora importante en el estado de la Fuerza

En materia de Transporte, en el año 2008 se firmó la adquisición de 4 aeronaves turbohélices Saab 340 a la empresa sueca Saab, ingresadas entre fines de 2008 y fines de 2009. Estas aeronaves tienen por objeto realizar tareas de transporte de pasajeros a zonas no explotadas por empresas comerciales. A esta actividad se la conoce como aerolínea de fomento y la empresa denominada Líneas Aéreas del Estado es la única firma estatal Argentina que es operada por la Fuerza Aérea. Hacia mediados de 2011 se evidencian serios problemas con el mantenimiento y adquisición de repuestos de dichas aeronaves.

Años 2010 al presente

Hacia los años 2010 los Lockheed Martin A-4AR Fightinghawk, sus aviones de primera línea, se han visto comprometidos por corrosión en algunas células y falta de repuestos para mantener en servicio las aeronaves, así como también el escaso presupuesto que el Estado le suministra a dicho Sistema de Armas.[9]

El 14 de febrero de 2013 el cazabombardero biplaza OA-4AR Fightinghawk matrícula C-902 destinado al Operativo Fortín se accidentó durante un aterrizaje en el Aeropuerto Vicecomodoro Ángel de la Paz Aragonés, en Santiago del Estero por aparentes problemas técnicos. Los pilotos, el mayor David Machado y el teniente primero Esteban lograron eyectarse.[10]

Mi-171E matrícula H-94 en la Base Marambio el 17 de marzo de 2014.

En 2010 se cerró el acuerdo con Rusia para la compra de dos Helicópteros Mi-171E para la FAA, que ingresaron en noviembre de 2011 y son destinados a tareas de transporte en las bases antárticas.

A partir del año 2010 se anuncia, que los aviones IA-63 Pampa serán repotenciados para darle habilidad de aviones de ataque ligero, así como también la remotorización de la flota de IA-58 Pucará. La flota de Pampas se repotenció exitosamente, pero la remotorización del Pucará se detuvo debido a que los aviones no son exactamente iguales, lo que provocó las evaluaciones individuales de las aeronaves.

A partir de enero de 2011 la presidenta Cristina Fernández de Kirchner decreta un nuevo organigrama de la Fuerza, eliminando la tradicional estructura de cuatro Comandos Superiores y la eliminación de las cinco Jefaturas Militares.

Retiro y reemplazo del Mirage y A-4

Lockheed Martin A-4AR Fightinghawk C-906 en el Aeropuerto Internacional Augusto Severo durante el ejercicio CRUZEX 2004, el 16 de noviembre del mismo año.

Por su obsolescencia para el combate aéreo moderno y la dificultad para el mantenimiento, la flota de interceptores aéreos Dassault Mirage III y los cazabombarderos Dassault Mirage 5 e IAI Finger, fueron desprogramados de la línea de vuelo, quedando la FAA sin aviones supersónicos. Por lo tanto, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner tuvo opciones para su urgente reemplazo, pero no llegó a concretar nada. Entre los posibles candidatos estaban el Dassault Mirage F1, el Dassault Mirage 2000 de segunda mano de procedencia francesa. Un contrato por el IAI Kfir israelí iba a ser firmado por 14 aparatos, pero el Brigadier Mayor Mario Roca, se negó a firmar el contrato y se canceló la compra.[11]

Los aviones Mirage realizaron sus últimos entrenamientos entre el 3 y el 11 de septiembre de 2015 en la ciudad de Río Gallegos. La totalidad del Sistema de Armas Mirage fue dado de baja el 29 de noviembre de 2015 en una ceremonia formal.[12]

El 14 de junio de 2016, el gobierno de Mauricio Macri negoció con Francia por la compra de aviones Dassault Mirage F1, Dassault Mirage 2000 y motores para los inmovilizados IA-58 Pucará, no obstante, aún se confirma la compra.[16] Sin embargo, el 10 de octubre, un avión sufrió un accidente sin bajas que obligó a la fuerza a suspender la actividad con estos aviones hasta encontrar la razón del desperfecto.

Una delegación de la FAA fue invitada a Corea del Sur, para evaluar el caza ligero FA-50 Golden Eagle.[20]

Avión presidencial

Debido a la falta de presupuesto y a la antigüedad de la flota aérea presidencial, se dieron de baja algunas de las aeronaves que conformaron la Agrupación Aérea Presidencial, entre ellas el emblemático T-01 (un Boeing 757 adquirido en 1992 por Carlos Menem durante su presidencia), el T-03 (un Fokker F28 Fellowship) y el T-04 (un Boeing 737 ex- Aerolíneas Argentinas, que fue incorporado por Cristina Fernández de Kirchner). Se planea que el reemplazo del T-01 sea un Bombardier Challenger 650, por su autonomía, eficiencia y bajo costo de operación y mantenimiento. Al momento, el Presidente de la Nación se traslada tanto en vuelos de cabotaje como regionales en el T-10, un Learjet 60 de la Fúerza Aérea. También se volvió a poner en servicio el T-02 (un F28 que se encontraba en inspecciones mayores en la Fábrica Argentina de Aviones).

Retiro y reemplazo de los Fokker 27 y 28

F27-400M Friendship matrícula TC-75 rodando por el Aeropuerto Internacional Gobernador Francisco Gabrielli el 22 de noviembre de 2005.

Por dificultades en el mantenimiento y porque quedaba una sola unidad operativa en la fuerza, el Sistema de Armas (SdA) Fokker F27 Friendship fue desprogramado en el mes de noviembre.[23]

Other Languages