Fuente de los Incrédulos

Fuente de los Incrédulos
FuenteIncredulosZaragoza6.jpg
Localización
Ubicación Vía Ibérica, Zaragoza
Coordenadas 41°37′43″N 0°54′29″O / 41.628635, 41°37′43″N 0°54′29″O / -0.908146
Historia del edificio/monumento
Construcción 1786
Inauguración 1786
Características
Tipo Fuente
Estilo(s) Neoclásico
Protección del monumento
Declaración Interés Monumental (BIC)
[ editar datos en Wikidata]
La Fuente de los Incrédulos.

La Fuente de los Incrédulos es una fuente de Zaragoza del siglo XVIII, situada en Vía Ibérica, en la intersección con el canal Imperial, junto a la esclusa de Casablanca y el parque aledaño. Cuando Ramón Pignatelli comenzó a construir un canal que uniera el Cantábrico con el Mediterráneo, fueron muchos los que se rieron de la idea. Cuando las aguas alcanzaron Zaragoza, Pignatelli mandó construir una fuente como testimonio del éxito de las obras del canal a pesar del escepticismo general.

Historia

Incredulorum convictioni et viatorum commodo. Anno MDCCLXXXVI.
Para convencimiento de los incrédulos y descanso de viajeros. Año 1786.

El canal Imperial de Aragón fue una obra hidráulica de primer orden en su tiempo. El emperador Carlos I impulsó su creación. En 1771 el Consejo de Castilla, presidido por el conde de Aranda, creaba el cargo de "protector" con poderes para hacer toda clase de reformas necesarias para la consecución de la empresa, designando para ocuparlo a Ramón Pignatelli. A partir de 1776 se reanudan las obras con nuevo ritmo y aprobándose un nuevo plan de construcción.[1] Pocos días después se instalaba la primera fuente mandada montar por Pignatelli como prueba de la llegada de las aguas a Zaragoza y de ahí su inscripción:

‘Incredulorum convictioni et viatorum commodo. Anno MDCCLXXXVI‘

‘Para convencimiento de los incrédulos y descanso de viajeros. Año 1786.’

[1]

El canal Imperial de Aragón tomaba las aguas del río Ebro en El Bocal, cerca de Tudela, y tenía tres objetivos: suministro de riego, fuente de energía y vía de comunicación. La Casa Blanca era uno de los dos puertos del Canal en Zaragoza. Constaba de embarcadero, almacenes, posada y capilla. La Casa Blanca se unía a la ciudad por un paseo arbolado que cruzaba la acequia del Sábado, en el término de la Romareda. También conectaba con el camino real a Daroca, Madrid y Valencia. El conjunto se completa con el molino, el batán y las esclusas, que salvan un desnivel de 6,5 metros. Vaciando y llenando sus vasos las naves descendían o se elevaban en unos 8 minutos. A finales del siglo XIX el molino harinero se convirtió en una de las primeras centrales hidráulicas de Zaragoza.

Other Languages