Fuego de San Telmo

Fuego de San Telmo en la arboladura de un barco en el mar.
San Telmo representado con cirio y barco en retablo del siglo XVI

El fuego de San Telmo o Santelmo es un meteoro ígneo consistente en una descarga de efecto corona electroluminiscente provocada por la ionización del aire dentro del fuerte campo eléctrico que originan las tormentas eléctricas. Estaba considerado un buen augurio por los marineros españoles durante la conquista de América.[1]

Historia y significado

Aunque se le llama «fuego», es en realidad un plasma de baja densidad y relativamente baja temperatura provocado por una enorme diferencia de potencial eléctrico atmosférica que sobrepasa el valor de ruptura dieléctrica del aire, en torno a 3 MV/m.

Este fenómeno toma su nombre de San Erasmo de Formia (Sanct’ Elmo), patrón de los marineros, quienes habían observado el fenómeno desde la antigüedad y creían que su aparición era de mal agüero; aunque otros marineros lo asociaban con una forma de protección de parte de su patrono. Los marineros españoles harían referencia a San Pedro González Telmo.

Físicamente, es un resplandor brillante blanco-azulado, que en algunas circunstancias tiene aspecto de fuego, a menudo en dobles o triples chorros surgiendo de estructuras altas y puntiagudas como mástiles, vergas, pináculos y chimeneas.

El fuego de San Telmo se observa con frecuencia en los mástiles de los barcos durante las tormentas eléctricas en el mar, donde en tales circunstancias también era alterada la brújula, para mayor desasosiego de la tripulación. Benjamin Franklin observó correctamente en 1749 que es de naturaleza eléctrica. También se da en los aviones y dirigibles. En estos últimos era muy peligroso ya que muchos de ellos se cargaban con hidrógeno, gas muy inflamable, y podían incendiarse, tal como ocurrió en 1937 con el dirigible Hindenburg.

Se cuenta que el fuego de San Telmo también puede aparecer en las puntas de los cuernos del ganado durante las tormentas eléctricas y en los objetos afilados en mitad de un tornado, pero no es el mismo fenómeno que el rayo globular, aunque pueden estar relacionados.

En la Grecia antigua, la aparición de un único fuego de San Telmo se llamaba « Helena», por su sentido original de "antorcha", y cuando eran dos se les llamaba « Cástor y Pólux» los dioscuros o hijos gemelos de Zeus, patrones de los marineros que calmaban las tormentas a petición de estos.[2]

Other Languages
Afrikaans: Sint-Elmusvuur
čeština: Eliášův oheň
Deutsch: Elmsfeuer
euskara: San Telmo su
suomi: Elmon tuli
Bahasa Indonesia: Api Santa Elmo
မြန်မာဘာသာ: ပင်လယ်မီးစုန်း
Nederlands: Sint-Elmusvuur
norsk nynorsk: St. Elms eld
norsk bokmål: Sankt Elms ild
português: Fogo-de-santelmo
srpskohrvatski / српскохрватски: Vatra svetog Elma
Simple English: St. Elmo's fire
slovenčina: Eliášov oheň
slovenščina: Elijev ogenj
српски / srpski: Ватра светог Елма
svenska: Sankt Elmseld
Tiếng Việt: Lửa thánh Elmo