Frontera interalemana

Señal de aviso de la frontera del lado de Alemania Occidental e instalaciones de Alemania Oriental en Schlagsdorf, Mecklemburgo-Antepomerania.
Vista lateral de una sección de la frontera localizada en Checkpoint Alpha, entre Rasdorf y Geisa.
Un Führungsstelle o Kommandoturm, fue una torre de observación usada como centro de comando durante el tiempo que la Frontera interalemana ejercía mayor impacto en la sociedad germana.

La frontera interalemana (en alemán: Innerdeutsche Grenze, Deutsch-Deutsche Grenze, o informalmente Zonengrenze) fue un extenso sistema de fortificaciones que recorría los 1382 km de frontera terrestre entre Alemania Oriental (República Democrática Alemana o RDA) y Alemania Occidental (República Federal de Alemania o RFA), que se extendía desde el Mar Báltico a Checoslovaquia.La frontera se estableció el 1 de julio de 1945 separando a la Alemania ocupada por los aliados y la Zona de ocupación soviética. Junto a ella, más de un millón de soldados de la OTAN y el Pacto de Varsovia esperaban una posible acción de guerra.

Entre 1952 y 1990, durante la Guerra Fría, el sistema de la frontera fue utilizado por el gobierno de Alemania Oriental para impedir invasiones de la OTAN, acciones desestabilizadoras de occidente y que sus ciudadanos huyeran a Alemania Occidental seducidos por la propagada aliada desplegada con ese propósito. Estaba formado por vallas, muros, alambradas, campos minados, zanjas y otros obstáculos, era patrullado por cerca de 50.000 soldados en el este de Alemania, con órdenes de disparar y matar (el famoso Schießbefehl u "Orden 101"), con la ayuda de perros guardianes, alarmas, torres eléctricas y los sistemas de vigilancia, armas automáticas, frente a decenas de miles de tropas de la Alemania Occidental, los Estados Unidos y Reino Unido.[3]

El Muro de Berlín, que separó desde 1961 hasta 1989 Berlín Oriental de Berlín Occidental, era la parte más famosa del sistema, pero ni siquiera abarcaba el 10% total de la frontera, que se convirtió en la más militarizada de toda Europa, y una de las más militarizadas del mundo. Era una manifestación literal de la famosa metáfora de Winston Churchill en 1946: "Una cortina de hierro desciende a través del continente". De esta manera, la frontera se convirtió más que en una simple línea de defensa: sus fortificaciones evitaban que civiles de la República Democrática Alemana escapasen hacia la parte occidental. De la misma forma, era algo más que una simple frontera, pues marcaba la división de Europa en dos campos rivales, tanto políticamente (Democracia liberal capitalista, contra un estado comunista), como económicamente (la CEE contra el Comecon), y militarmente (la OTAN contra el Pacto de Varsovia). Así esta frontera se convirtió definitivamente en uno de los principales símbolos de la Guerra Fría. El 9 de noviembre de 1989 el gobierno de Alemania decretó la apertura del Muro de Berlín y de la frontera interalemana, que había permanecido cerrada salvo contadas excepciones durante 28 años. En los días siguientes, millones de alemanes orientales entraron en la Alemania Occidental. Miles de personas decidieron mudarse al Occidente a principios de 1990, a medida que cada vez menos restricciones eran impuestas, y que los vínculos rotos entre ambos gobiernos se restablecían. Las formalidades del control fronterizo se convirtieron en algo más que una curiosidad histórica. El 1 de julio de 1990,[4]​ la República Federal de Alemania y la República Democrática de Alemania acordaban, con motivo de los 45 años de su fundación, la suspensión de los controles fronterizos entre ellas, y el 3 de octubre de 1990, con motivo de la reunificación alemana, se abolía definitivamente la frontera.

Poco queda de las fortificaciones de la frontera. Su ruta ha sido declarada parte del "Anillo Verde Europeo" que une los parques nacionales y reservas naturales a lo largo del antiguo "Telón de Acero" desde el Círculo Polar Ártico hasta el Mar Negro. Algunos museos y monumentos a lo largo de la frontera recuerdan el momento de la división de Alemania y, en ciertos lugares se conservan elementos de las fortificaciones.[5]

Historia

Orígenes de la frontera

Las zonas de ocupación por parte de los Aliados en Alemania tras la guerra, con una zona soviética (rojo), la frontera interalemana (línea negra) y la zona a partir de la cual los británicos y los americanos se retiraron en julio de 1945 (púrpura). Los límites provinciales pertenecían a la Alemania de Weimar.

La frontera interalemana tuvo su origen en los planes de los Aliados de dividir a la derrotada Alemania en zonas de ocupación.[8]

Hasta 1945 las fronteras de los estados eran apenas fronteras administrativas sin formalidades para el cruce entre estados. Esto cambió con el establecimiento de la ocupación, ya que aunque los alemanes podían viajar de una zona a otra, las fronteras de las zonas aún no estaban claramente definidas.

La división de Alemania entró en vigor el 1 de julio de 1945. A causa de un inesperado pero rápido avance de los Aliados en Alemania central en las semanas finales de la guerra, las tropas británicas y americanas ocuparon gran parte del territorio que había sido asignado a la zona de ocupación soviética. La redisposición de las tropas de las naciones occidentales hizo que muchos alemanes escaparan hacia el oeste de su país tras la toma de los soviéticos de su zona de ocupación.[9]

Los aliados inicialmente trabajaron juntos bajo los auspicios del llamado Consejo Aliado de Control (ACC).[11]

1945–52: La "Frontera Verde"

En los primeros días de la invasión, los Aliados controlaban el tráfico entre las zonas para gestionar el flujo de refugiados y evitar la fuga de ex-oficiales Nazis y oficiales de inteligencia.[14]

La frontera interzonal de este-oeste se volvió cada vez más tensa conforme la relación entre los Aliados Occidentales y los soviéticos se deterioraba.[17]

La línea divisoria, no obstante, seguía siendo bastante fácil de cruzar. Los habitantes locales fueron capaces de mantener los campos en el otro lado, o incluso a vivir en un lado y trabajar en el otro. Los refugiados fueron capaces de cruzar clandestinamente o sobornar a los guardias, y el contrabando de mercancías en ambas direcciones era moneda corriente.[19]

Fases del desarrollo de la Frontera interalemana
Dos personas que se destacan ambos lados de la frontera bajaron poste en un camino de tierra con una muestra en primer plano
La frontera antes de la fortificación: barrera inter-zonal cerca de Asbach en Turingia, 1950  
La ladera con varias alambradas que corre paralela a la otra, con árboles frutales, un granero y una torre de vigilancia en el fondo.
Frontera Interalemana en Priwall (Costa del Mar Báltico), Julio de 1961  
La frontera recién fortalecida en 1962 con cerca de alambre de púas, campos minados y torres de vigilancia 

1952–67: El "Régimen Especial"

La relativa apertura de la frontera terminó abruptamente el 26 de mayo de 1952, cuando la RDA implementó un "régimen especial en la línea de demarcación", justificado como una medida para impedir la entrada de "espías, saboteadores, terroristas y contrabandistas".[21]

Una zona arada de 10 m de ancho fue creada a lo largo de toda la Frontera interalemana. Una contigua "franja de protección" (Schutzstreifen) de 500 m de ancho fue colocada bajo un estricto control. Una "zona restringida" (Sperrzone) de 5 kilómetros de ancho se creó de modo que allí sólo los poseedores de un permiso especial podrían vivir o trabajar. Árboles y arbustos se cortaron a lo largo de la frontera para despejar las líneas de visión de los guardias y eliminar la cobertura de aquellos que deseaban cruzar. Las casas adyacentes a la frontera fueron derribadas, los puentes fueron cerrados y cercas de alambre de púas fueron puestas en muchos lugares. A los agricultores se les permitió trabajar sus campos a lo largo de la frontera, sólo a la luz del día y bajo la vigilancia de guardias armados, que estaban autorizados a usar armas si sus órdenes no eran obedecidas.[20]

Las comunidades fronterizas de ambos lados sufrieron una perturbación muy fuerte. Las granjas, minas de carbón e incluso casas fueron divididos en dos por el cierre repentino de la frontera.[25]

La frontera entre Berlín Oriental y Occidental también se reforzó de manera significativa, aunque no fue totalmente cerrada; los alemanes orientales eran todavía capaces de cruzar a Berlín Occidental, que luego se convertiría en la vía principal por donde los alemanes orientales emigraron al Occidente.[26]​ Los ferrocarriles entre Berlín Oriental y otras partes importantes de Alemania Oriental pasaban por Berlín occidental, por lo que una manera fácil de ir a Berlín Occidental era usar un tren de este tipo. Esta configuración de tren no pudo ser modificada fácilmente, pero un nuevo ferrocarril de 125 kilómetros de largo fue construido alrededor de Berlín Occidental. Tras la finalización del anillo exterior de Berlín en 1961, el sellado de la frontera alemana oriental con Berlín Occidental se hizo más factible, y en última instancia se convirtió en una realidad en agosto de ese año, con la construcción del Muro de Berlín.

1967–89: La "Frontera Moderna"

Green-painted helicopter with "Bundesgrenzschutz" on the side flies parallel to a border fence with a gate in it, behind which are two East German soldiers and a canvas-sided truck.
Un helicóptero Bundesgrenzschutz Alouette II, patrulla el lado de Alemania Occidental de la frontera interalemana, 1985
The border is marked on the western side by signposts saying "HALT HIER GRENZE" ("STOP HERE BORDER"). Behind the border, there is a marker pole and an anti-vehicle ditch crossing the road. Then follows a metal-mesh fence. To the left of the road, the fence forks to form a double fence, with a mined area in between. The road has another anti-vehicle ditch instead of a second fence. Next follows a flood-lit control strip; behind that, a guard patrol road running parallel to the border, then a strip of open territory with guard towers and an observation bunker, then a flood-lit signal fence curving around a village, excluding it from the border strip. Where it crosses the road, the signal fence has a gate; further away, the road is blocked by a horizontal barrier, with a little house next to it.
Diagrama anotado de la tercera generación del sistema de vigilancia de la frontera interalemana, c. 1984

La RDA decidió actualizar las fortificaciones de finales de los 60's para establecer una "frontera moderna", que sería mucho más difícil de cruzar. Las cercas alambradas fueron reemplazadas por barreras de metal que eran más difíciles de escalar y más amplias; minas antipersonales de fragmentación direccional y zanjas anti-vehículos bloquearon la circulación de personas y vehículos; cables trampa y señales eléctricas ayudaron a los guardias a detectar fugitivos; patrullas de caminos para todo tipo de clima permitieron el acceso rápido a cualquier punto a lo largo de la frontera; y torres de guardia hechas de madera fueron sustituidas por torres de hormigón prefabricadas y bunkers de observación.[27]

La construcción del nuevo sistema de frontera comenzó en septiembre de 1967.[30]

La introducción de la Ostpolitik ("Política del Este") del canciller de Alemania Occidental Willy Brandt, al final de la década de 1960 redujo tensiones entre los dos estados alemanes. Esto condujo a una serie de tratados y acuerdos a inicios de la década de 1970, siendo el más importante un tratado en el que ambas Alemanias reconocían la soberanía de cada uno y se apoyaban mutuamente en sus aplicaciones para ser miembros de la ONU, aunque los alemanes orientales que salían para el Occidente conservaron el derecho a reclamar un pasaporte de Alemania Occidental.[33]

En 1988, los dirigentes de la RDA examinaron las propuestas para sustituir las fortificaciones invasivas y costosas por un sistema de alta tecnología con nombre en código Grenze 2000. Basándose en la tecnología utilizada por el ejército soviético durante la Guerra Afgano-Soviética, se hubieran sustituido las cercas con sensores y detectores. Sin embargo, el plan nunca fue implementado.[35]

Other Languages