Freudomarxismo

El freudomarxismo es un intento de síntesis entre el psicoanálisis freudiano y el marxismo, siendo en la primera época, (en la segunda década del siglo XX) su representante principal Wilhelm Reich. Posteriormente se darán nuevos intentos por conjugar las dos teorías, especialmente a partir del movimiento de 1968 y en la década de los setenta. En esta segunda fase, uno de los principales exponentes del freudomarxismo es Herbert Marcuse.

Desarrollo histórico

Wilhelm Reich

El iniciador de este intento de conjunción fue Wilhelm Reich, al fundamentar el germen de la neurosis en el rechazo de las pulsiones sexuales desde una sociedad fundada en la represión.

Los inicios de la historia del freudomarxismo se caracterizan por la doble expulsión de Reich tanto del Partido Comunista de Alemania (KPD) como de la Asociación Internacional de Psicoanálisis.

Asociación Internacional de Psicoanálisis

Por parte del frente analítico se rechazó el compromiso político de Reich dado que no respetaba un posicionamiento neutral al que se estaba adscrito. Los diferentes puntos de divergencia se podrían resumir en los siguientes términos:

  1. El sistema capitalista como origen de la neurosis, y por ende, el fin del capitalismo como requisito para la cura psicoanalítica.
  2. Rechazo de la universalidad del complejo de Edipo, dado que implicaría la aceptación de la represión como fundamento que sustenta la cultura.
  3. Negación de la pulsión de muerte.

Partido Comunista Alemán

Presentó el psicoanálisis ante los comunistas alemanes como una crítica de la represión nacida del capitalismo. Sin embargo, su expulsión se debió a dos motivos.

  1. Importancia atribuida a los problemas personales, interpretada como intención de debilitamiento de la militancia.
  2. Revisión de las relaciones jerárquicas.

Herbert Marcuse

Sería su segundo representante, Herbert Marcuse, quien rescataría del olvido, tras mayo de 1968, la obra de Reich y el Freudomarxismo.

En su obra previa de 1955, Eros y civilización, Marcuse diría que si bien la represión pulsional colectiva es condición sine qua non de la existencia de la civilización, actualmente, y debido a sus propias técnicas, ésta puede establecerse de un modo menos rígido.

Other Languages
azərbaycanca: Freydo-Marksizm
български: Фройдомарксизъм
français: Freudo-marxisme
italiano: Freudo-marxismo