Franquismo

Bandera de la España franquista, modelo utilizado entre el 11 de octubre de 1945 y el 21 de enero de 1977.

Franquismo es el término empleado para referirse al periodo histórico o ideología cuyo movimiento social de carácter autoritario y fascista sirvió de apoyo y sustento a la dictadura que surgió en España tras la Guerra Civil comprendida entre 1936 y 1939[2]

Características y fundamentos ideológicos

Franco (derecha) en una recepción de 1972.

Las bases del régimen franquista fueron, entre otras, el nacionalismo español excluyente, el catolicismo y el anticomunismo, que sirvieron de apoyo a una dictadura militar autoritaria que se autoproclamó como « democracia orgánica» en oposición a la democracia parlamentaria.

A partir de las derrotas de las potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial, el régimen se fue deshaciendo de su carácter profascista, aunque siguió utilizando su simbología. El franquismo tuvo que buscar nuevas alianzas internacionales, y fue disminuyendo el papel de la Falange en favor de otros grupos políticos.

En la década de 1960, aparte de romperse el aislamiento internacional del país, destacó, junto a la mantenida concentración de poderes en Franco, el protagonismo dentro del gobierno de los conocidos como tecnócratas del Opus Dei.[3]

Durante los años del franquismo se mantuvieron una serie de fundamentos políticos e ideológicos, característicos algunos de los regímenes fascistas en general, y otros particulares de la versión española del fascismo, el franquismo; entre ellos:

  • Anticomunismo. Se oponía por completo al comunismo, y de hecho, a toda ideología de izquierdas, ya sea la izquierda radical revolucionaria o la burguesía democrática progresista. Algunos lemas del franquismo reflejan esta idea, como «el Centinela de Occidente», vigilando que el comunismo no llegara a España ni al resto de Occidente.
  • Antiliberalismo. El franquismo es un sistema completamente opuesto a toda clase de libertad política o social; por lo tanto se opone a la democracia, a la separación de poderes, a que la soberanía nacional resida en el pueblo, etc.
  • Antiparlamentarismo. Debido a la creencia de Franco de que la democracia liberal y los partidos políticos habían causado la decadencia en España. Se sustituyó la democracia parlamentaria por la «democracia orgánica», un sistema pseudodemocrático, sujeto en realidad, a la voluntad de Franco mantenida hasta su muerte.
  • Autoritarismo. El régimen de Franco intentó introducirse y dominar todos los aspectos de la vida nacional y social, mediante una serie de organizaciones de encuadramiento social, dirigidas principalmente por la Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (FET y de las JONS).

Simbología del franquismo

Desde principios del régimen, se comenzaron a adoptar una serie de símbolos, uniformes, etc., de inspiración fascista o nazi, similares a los que se usaron en Italia o Alemania.

  1. Cualquier tipo de nacionalismo (incluso al nacionalismo liberal español) que amenace la unidad de la nación española o ponga en cuestión la existencia intemporal de la nación y sus esencias ancestrales e imperecederas (el idioma, la cultura, la historia, la religión y la raza).
  2. A cualquier forma de autogobierno regional. Durante las dos primeras décadas de la dictadura se prohibió y persiguió el uso en público de otras lenguas (catalán, gallego, asturiano, euskera...), una política de represión que se suavizó a partir de la década de 1960. Asimismo, se prohibieron las banderas y demás símbolos nacionalistas, a excepción de los de la nación española, según los modelos franquistas. El centralismo político y administrativo sólo toleró como excepciones el trato diferenciado dispensado a Navarra y a Álava como contraprestación por el apoyo brindado a Franco por los carlistas durante la guerra.
  • Tradicionalismo. Durante la dictadura se exaltaban las tradiciones y los viejos símbolos, rememorando continuamente la edad de oro de España, los Reyes Católicos o los fueros (contrapuestos a constituciones modernas).
  • Militarismo. El Ejército fue considerado garante y defensor de las esencias patrias.
  • Partido único. Sólo se permitió la existencia de la FET y de las JONS, más tarde rebautizado como Movimiento Nacional (1958), a partir de la unión de la Falange Española (fundada por José Antonio Primo de Rivera) y la Comunión Tradicionalista de los carlistas. El resto de partidos fueron puestos fuera de la ley.
  • Corporativismo sindical. con el Fuero del Trabajo se prohíben, al igual que los partidos, los sindicatos de trabajadores o patronos, y se crea en cambio el Sindicato Vertical, regulado desde el gobierno.
  • Control de los medios de comunicación. Bien a través de la censura, bien a través del control de otros medios de comunicación como Radio Nacional de España, Radiotelevisión Española y otros periódicos como El Alcázar, el Diario Arriba (oficial del régimen) y otros.
  • Influencia en las familias. A través de diversas organizaciones de FET y de las JONS, con el objeto de difundir, en la mayoría de los casos, determinados principios ideológicos conservadores. Algunos ejemplos de instituciones que operaron en este sentido fueron la Sección Femenina, el Frente de Juventudes, la FEN, la OJE, etc.
  • Culto al Caudillo. Se impuso una exaltación de su persona, usando apodos como «Caudillo»; «Salvador de España»; «la espada más limpia de Europa»; «el centinela de Occidente»...
Other Languages
Alemannisch: Franquismus
asturianu: Franquismu
беларуская: Франкізм
català: Franquisme
čeština: Frankismus
Deutsch: Franquismus
euskara: Frankismo
galego: Franquismo
lumbaart: Franchisem
Nederlands: Franquisme
norsk nynorsk: Francoregimet
occitan: Franquisme
polski: Frankizm
português: Franquismo
русский: Франкизм
slovenčina: Frankizmus
svenska: Frankism