Franco de Vita

[[1]][1]

Franco De Vita
Una de las portadas de su primer álbum de 1984
Datos generales
Nombre real Franco Atilio De Vita
Nacimiento 23 de enero de 1954 (63 años)
Bandera de Venezuela Caracas, Venezuela
Nacionalidad Bandera de Venezuela Venezolano
Ocupación Cantautor, compositor, músico, arreglista, productor discográfico
Información artística
Tipo de voz Tenor
Otros nombres El Emperador de la música latina, "El Rey de la Música Latina ", "El rey del pop latino", "El rey del pop-rock latino" ,"El jefe de la música latina" ,"El padrino del pop venezolano", "El Billy Joel Latino", La Madonna latina
Género(s) Pop latino, música acústica, pop rock, folk, balada pop
Instrumento(s) Voz, piano, guitarra, acordeón
Período de actividad 1971 – presente
Discográfica(s) Sonográfica
Sony Music Entertainment
Artistas relacionados Simón Díaz, Oscar D'León, Rafael Brito, San Luís, Tony Bennett, Gloria Trevi, Alejandra Guzmán, Carlos Rivera, Olga Tañón, Ricky Martin, Wisin, Noel Schajris, García, Soledad Pastorutti, Axel, Gian Marco, Gigi D'Alessio, Debi Nova, Víctor Manuelle, Santiago Cruz, Jorge Celedón, Amaia Montero, Vanesa Martín, India Martínez, Natalia Jiménez, Gilberto Santa Rosa, Merche Frankie Valli, Álvaro Serrano Calderón, Rocío Jurado, Pandora, Carlos Mata, Luis Fonsi, Kiara, Yordano
Web
Sitio web http://www.francodevita.com
Facebook francodvita
Twitter FrancoDVita
[ editar datos en Wikidata]

Franco Atilio De Vita De Vito[2] ( Caracas, 23 de enero de 1954), mejor conocido como Franco De Vita, es un cantautor, compositor, músico y productor musical ítalo-venezolano, que forma parte de la generación de músicos pop desarrollados en Caracas durante los años 1980 junto a: Frank Quintero, Ilan Chester y Yordano.

Su trayectoria artística ha sido reconocida con varios premios, entre los que destacan dos Grammy Latino al mejor álbum vocal pop masculino y mejor video musical versión larga, obtenidos en 2011 con su álbum En primera fila.[4] También ha sido reconocido por el Congreso de los Estados Unidos por llevar en alto el nombre de su país y ser uno de los artistas latinos más influyentes de todos los tiempos. De Vita fue recibido en el Capitolio de Washington por los congresistas Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo quienes entregaron al artista la bandera de Estados Unidos que fue izada en el Congreso en su nombre en junio de 2015. Igualmente en ese mismo mes el equipo de béisbol de las grandes ligas los Marlins de Miami homenajearon al cantante venezolano al entregarle una camisa del equipo con el número 13 y le dieron la oportunidad de hacer el lanzamiento previo al encuentro que disputaron ante los Yanquis de Nueva York en el Marlins Park en ese mismo año.

Además de su trabajo en solitario, De Vita también ha compuesto temas para Chayanne («Contra vientos y mareas», «Y tú te vas», «Un siglo sin ti»), Ana Belén, Carlos Mata («Amor a solas»), Rocío Jurado («Inmenso»), Ricky Martin («A medio vivir», «Vuelve», «Tal vez»), Pandora (« Ni tu ni yo») y Luis Fonsi.[4]

Durante 30 años de carrera, ha conservado su impecable voz y la imagen; grabando 15 producciones discográficas. Con sus dos últimos discos en vivo ha ampliado su popularidad y reafirmado su calidad artística. De Vita ha realizado más de 1500 conciertos en 18 países distintos y sus canciones se han traducido a más de 12 idiomas diferentes.[5] Junto a Ricardo Montaner y José Luis Rodríguez "El Puma", es uno de los tres artistas venezolanos nacidos o nacionalizados con mayor éxito certificado por las ventas de sus discos.[ cita requerida]

Biografía

1954-1981: Inicios

«A la izquierda Franco De Vita con 3 años emigrando a Italia junto a el su hermano mayor Bartolomé»

Nació un 23 de enero de 1954 en la parroquia de la Candelaria[6] de la ciudad de Caracas, Venezuela. Hijo de Ferdinando De Vita (dueño de una tintorería) y Rosa De Vito, inmigrantes italianos. Tiene tres hermanos: Bartolomé, Ana y Fernando. A los tres años de edad se marchó con su madre a vivir a Italia. Allí transcurre su niñez donde descubrió su gusto por la música. Añoraba participar en los Festivales infantiles que se desarrollaban en ese país Un pequeño Franco de Vita veía en la televisión Zecchino d'Oro, el festival de música para niños más célebre de Italia. Y anhelaba participar.

“En Italia vivimos en un pequeño pueblo, donde no había clases sociales, todos éramos iguales. Los amigos jugábamos todo el día en la calle. Viví una infancia completamente feliz”; “Mi madre es amor incondicional puro, lo hizo todo para que la ausencia de mi padre no se sintiera, pero era evidente que algo me hacía falta. Lo volví a ver con el tiempo, pero ya no era parte de mí”.[7]

A los 13 años, regresa a Caracas y vive en La Candelaria, zona que albergaba inmigrantes españoles e italianos. Su primer instrumento fue la guitarra que su hermano había comprado en España en su viaje de regreso en barco desde Italia.[8] Su primo le enseñó los primeros acordes.

A los 18 años emigra a la ciudad de Nueva York a pesar de la férrea oposición de su padre "A conocer y a vivir"[9]

Igualmente se interesa por la movida cultural en el arte, el teatro y el canto que comienza a desarrollarse a finales de los sesenta con Levy Rossell y Arte de Venezuela, donde conoce a Guillermo Dávila y Carlos Mata. Su carrera musical se inicia con el grupo corpus, con el que anima fiestas y locales públicos de la ciudad durante ocho años: Bautizos, matrimonios, y cumpleaños al ritmo de salsa, merengue y pasodobles, por lo que temas tan tropicales y rítmicos (como "traigo una pena") no le son ajenos del todo. "Noté que estábamos cultivándonos como músicos, en las fiestas, cumpliendo un ciclo. Colina tocó en el metro de Londres, Ilan fue pianista de la Boite del tamanaco. Ese es el gran peaje, la propia escuela", comento en un franco diálogo con Néstor Francia.

En una ocasión contó como empezo en el difícil mundo de la música : "En un momento tuve que formar otro grupo que se llamó Corpus. Tocábamos en bailes, interpretábamos merengue, pasodoble. Ya era una cuestión de trabajo. Al principio lo llevamos muy mal porque teníamos que hacer música a la que no estábamos acostumbrados. Pero fue muy enriquecedor. Por ejemplo, yo no quería nada con la salsa y, ... es súper interesante. Cómo esa gente podía cantar eso, imagínate, y yo italiano y rockero... pues tenía que cantar y tocar. Era necesario moverse, conseguir más fiestas, buscar trabajos, todos los que pudiesen aparecer. Nos compramos un camión para guardar nuestros equipos, funcionábamos como una cooperativa. Todo el mundo invertía. Parecía que el negocio de tocar música latina en XV años y matrimonios estaba marchando sobre ruedas. Es decir, aunque sea se estaba convirtiendo en eso, un negocio. "Hasta que un día nos abrieron el camión y nos robaron todo. Honestamente fue lo peor que nos ocurrió. Y entonces, otra vez a empezar de cero" Franco aplicó para estudiar arquitectura en la Universidad Central de Venezuela pero no quedó seleccionado. Así que se fue por una carrera un tanto diferente. Técnico Superior en Turismo. "Pero no me gradué, al final lo dejé cuando me di cuenta de que lo en realidad era aquella carrera... hacer folleticos para hoteles o trabajar de recepcionista. No, yo sabía que eso no era para mí. Lo de él era hacer música, estar en un grupo, tocar sobre una tarima, frente al público. Pero no sería con el grupo Corpus, que se desintegraría y Franco, junto con dos de sus antiguos integrantes, más la adición de un par de guitarristas, forman Icaro..... [12]

Franco compra a crédito su primer piano a los 22 años porque el órgano que tenía ya no le satisfacía musicalmente también estudia solfeo en la escuela Lino Gallardo , pero su necesidad de vivir la emoción del escenario lo cautivan, más allá que las áridas clases de solfeo. [13]

1982-1983: Primeros grupos

«Franco De Vita antes de su salto a la fama con el grupo ICARO a principios de los años 80s»

Su carrera profesional se inicia con el grupo Corpus,[14] Las canciones y el estilo de este disco que tuvieron cierta exposición radial presagian la madurez que posteriormente alcanzaría el músico.

Icaro fue un proyecto que, a diferencia de los anteriores, se encumbró hasta conseguir el contrato para grabar un disco. "Pero no pasó nada", recuenta con aires de desventura. Vendimos cuatro discos. Y fue aquí, cuando era integrante del grupo Icaro, que el cosmos parece alinearse favorablemente y toda la fama, éxito y gloria, le esperaba a la vuelta de la esquina... aunque poco faltaría para que dejase pasar la gran oportunidad de su vida. Mientras Icaro preparaba material para su segundo disco, y en esperas de que no fuese tan desastroso como el primero, Franco es contactado por Alejandro Blanco Uribe, que recién había fundado Fonotalento, una compañía filial de Sonográfica, dedicada, más por el aumento del dólar y la imposibilidad de contratar grandes actos internacionales y distribuir sus discos, que por otras razones, a hurgar entre el talento joven nacional en busca de posibles futuras estrellas que llenaran una vacante comercial en las compañías discográficas. Pruebas, ensayos, audiciones. Y a Blanco Uribe le pareció que de repente ese tipo italiano podría tener algunas canciones escritas para que fuesen interpretadas por una muchacha que estaban a punto de lanzar: Biella Da Costa. Es decir, Blanco Uribe no tenía planeado ofrecerle otra cosa a Franco que no fuera un cheque por sus composiciones. Nada más. "Yo creo que tenía Un buen perdedor y No hay cielo. Fui y me senté al piano. Ahí estaba un tal Ilan Chester acompañando a Alejandro, y los dos se pararon detrás de mí. Me puse a cantar y en una de esas escucho que Ilan dice: No, chico, a éste hay que reclutarlo . Cuando me levanté del piano, Alejandro me llamó a su oficina y me ofreció un contrato. Yo le expliqué que tenía un grupo llamado Icaro pero él me dijo que no le interesaba el grupo. Le dije que lo sentía y le dejé el contrato sobre su escritorio. Y seguí con mi vida".

Aunque no por mucho tiempo. Bastó tener un fuerte altercado con uno de los integrantes de Icaro para que Franco regresara a las oficinas de Blanco Uribe con una sola pregunta merodeando dentro de su cabeza:

¿El contrato todavía anda por ahí?. Y no necesitó de más nada que la respuesta afirmativa de Uribe para firmarlo y, tan rápido como un chasquido de dedos, preparar su primer disco, en los estudios de Telearte, con una banda dirigida por Álvaro Falcón y cuyo sencillo, No hay cielo, sirvió para musicalizar los rebuscados amores de los protagonistas de una telenovela mexicana transmitida todas las tardes en RCTV y llamada Natalie [18]

Carrera discográfica como solista

1984-1990: Primer álbum, Fantasía, Al norte del sur y Extranjero

«Franco ensayando en la década de los 80»
“Aquí en su debut como actor en la película "NO HACE FALTA DECIRLO de 1986"

En 1984, lanzó su álbum debut como solista titulado Franco De Vita,[8] el sello disquero Sonográfica decidió armar una banda de músicos entre los que destacan Álvaro Falcón (guitarra), Benjamín Brea (saxo) y Nené Quintero en la percusión; bajo la producción y arreglos del experimentado músico colombiano radicado en Venezuela, Álvaro Serrano Calderón. De Vita logró el reconocimiento de disco de oro y platino por la venta de más de 550 000 unidades. En el disco se destacaron temas como «Un buen perdedor», «No hay cielo», «Somos tres», «Ahora» y «Como apartarte de mí». Para ese entonces el cantante acababa de cumplir 30 años.

Acerca de esto una anécdota de Alejandro Blanco Uribe, ejecutivo del mundo del disco venezolano, cuenta cómo inició la carrera profesional de Franco De Vita. “Conocí a Franco en mi oficina de Fonotalento. Yo tenía un piano junto a mi escritorio; y cuando él llego se sentó inmediatamente y se puso a tocar en ese piano sus canciones inéditas. Era mediodía, hora de almuerzo. La mayoría del personal de la compañía eran mujeres. Cuando terminé de escuchar los temas que Franco tocaba y cantaba me levanté y abrí la puerta de mi oficina. Cayeron un grupo de mujeres que estaban pegadas de la puerta escuchando desde el comienzo, y la fascinación con la música que escuchaban las tenía tan paralizadas que habían mandado a buscar hamburguesas para no perderse este artista que optaba por ser firmado. Hamburguesa en mano todas me suplicaron que lo firmara. Yo sabía que lo iba a firmar. Estaba convencido del talento del joven, sobre todo después de escucharlo en vivo, pero con ese episodio supe que el futuro estaba ganado”[19]

Dos años más tarde lanzó su segundo disco como solista denominado Fantasía, en 1986, donde se apostó por un sonido donde los metales y las cuerdas cobran mayor protagonismo con temas de rock-pop como «Descúbreme», «Frívola» y «Como quedo yo». En este disco se encuentra el tema «Solo importas tú» que fue la canción de la telenovela La dama de rosa con la cual llevó su música y se dio a conocer en Chile, Ecuador, Perú, Colombia, Panamá, Guatemala y Argentina.

Poco después, el artista grabó con Frankie Valli una canción llamada "Sólo Palabras".

Franco junto al cantante estadounidense Frankie Valli ex vocalista de The Four Seasons

Las ventas de este disco alcanzaron más de 650 000 copias, logrando certificación de platino y oro. Durante este mismo año, Franco de Vita conoce a César Pulido, hoy presidente de Alegría Corp., quien se había desempeñado en cargos como presidente del Poliedro de Caracas, director de mercadeo de Universal Music Latin América, vicepresidente de Rodven Music Latin América y productor ejecutivo en giras internacionales de artistas como Donna Summer, Mecano, Ricky Martin, Juan Luis Guerra y Guaco. Desde ese entonces César se convertiría en su mánager y socio hasta la fecha.

También por esta época debuta como actor en una película venezolana que llevo el mismo nombre de una de sus canciones: "NO HACE FALTA DECIRLO" dirigida por Alejandro Padrón y protagonizada al lado de Elba Escobar, Julio Alcázar y Héctor Mayerston. En la película Franco de Vita hace el papel de un músico que se dedica a la composición que de pronto se ve inmerso en una serie de situaciones que alcanzan en la trama a los protagonistas del film.[21]

El 6 de junio de 1989, lanzó su tercer disco Al norte del sur, para esta ocasión se produjo alianza entre Sonografica y CBS para lanzar el producto a nivel internacional.[8]

En este trabajo, el último del productor Álvaro Serrano Calderón, se observan arreglos muy elaborados con instrumentos de viento y cuerdas que dan a las canciones un carácter de modernidad con fusiones rítmicas que incluyen: el folklore, el jazz, el rock y lo latino.

El sencillo «Te amo» logró el segundo puesto del Billboard Hot Latin Songs en 1989.[8]

"Franco a finales de los 80s en la filmación del videoclip Louis"

Respecto a a la canción Louis el artista respondió en una entrevista que le fue realizada en México en en el año de 1990: ¿Eres tú mismo el personaje de la canción? -"Sí ...esa canción es mi vida, aunque definitivamente yo nunca tuve un taxi y eso lo inventé para que rimara la canción,en cambio yo tuve que trabajar mucho tiempo en la tintorería de mi padre, lavando y planchando ropa...Entonces los sueños de Louis son los mismos de Franco De Vita. Desde que me acuerdo siempre tuve el deseo de ser cantante...Louis es un poco de lo que yo siempre quise ser y creo en general, toda la gente tiene algo de este personaje...[23]


En 1989, decidió mudarse a España, específicamente a Madrid, en parte para alejarse de la agitada vida de estrella que llevaba en Venezuela y en parte para propulsar su carrera internacional, tanto en América como en Europa. Tal fue el gusto que agarró por dicha ciudad que desde ese año la haría su ciudad de residencia.[14]

En 1990, lanzó su cuarto álbum de estudio Extranjero, donde cierra el ciclo de discos producidos para Sonográfica. El álbum logra el tercer puesto del Billboard Latin Pop Albums.[24] En este trabajo De Vita abandona la temática introspectiva del disco anterior y comienza a reflejar en sus canciones temas sociales y de denuncia. Los arreglos de coros de muchas voces están presentes en estas canciones, dando un carácter góspel a varios de los temas.

En 1991, el sencillo «No basta» se mantuvo en el puesto número uno del Billboard Hot Latin Songs por cuatro semanas y ganó un MTV Video Music Awards como mejor video latino.[25]

"Mientras Franco De Vita editaba una serie de discos de los cuales se extrajeron sencillos que, hasta el presente, siguen sonando en las estaciones de radio, todos bajo el mismo estilo musical, muy mediterráneo, del cual nunca se ha alejado. Quizás tenga que ver con mi estilo, pero yo pienso que mi equipo ha tenido mucho que ver con que me haya mantenido. He tenido una representación en la parte legal y organizativa, mientras yo me encargaba de componer. Y también tuve la suerte de ser firmado por Sony... bueno, corrige inmediatamente, suerte tan sólo al principio". La escena, apenas posible en sueños para cualquier otro artista, se convirtió, en terrible realidad avanzada una mañana en la pequeña isla de Manhattan. Y a punto estaría de entrar a la oficina del todopoderoso Tomás Muñoz, cabeza ejecutora de Sony Latinoamérica. Hombre respetado y casi mitificado que, esperaba Franco, lo llevaría hasta la mismísima estratosfera. Y fue gracias a Helcio Do Carmo, por aquellos días encargado de la jefatura de Sony Venezuela, y consciente de que la compañía, a nivel nacional, no estaba en capacidad de soportar el contrato de De Vita, que tramitaría la contratación directa con las oficinas principales en New York. "Cuando entré a la oficina de Tomás Muñóz", recuerda Franco "Con ningún alborozo, el señor me ve y me dice: ¿Franco De Vita?, ah, sí, sí... " "Es que Helcio Do Carmo piensa que todo el mundo puede ser un Julio Iglesias . Esa fue su bienvenida. Yo aguanté al tipo, me lo calé. Después fuimos a almorzar. Al entrar a un restaurante, se detiene un muchacho que conducía una grúa y, con toda la devoción que te puedas imaginar, me llama por mi nombre y me pide un autógrafo. Tomás Muñoz se quedó con la boca abierta, le dije: Fíjate que sí hay posibilidad de que salga otro Julio Iglesias". [26]

1992-1996: En vivo marzo 16, Voces a mi alrededor y Fuera de este mundo

El 16 de marzo de 1991, graba su primer álbum en vivo titulado En vivo marzo 16, en el Poliedro de Caracas y en el cual interpreta sus éxitos ante más de 20 000 personas.[27] El álbum, con una excelente crítica y recepción comercial, logra vender más de millón y medio de copias en todo el mundo superando las ventas de álbumes anteriores.

El 16 de noviembre de 1993, lanzó su quinto álbum de estudio, Voces a mi alrededor y el segundo para el sello Sony que también publicó su anterior concierto en directo. El guitarrista y productor de los dos álbumes anteriores Álvaro Falcón abandona la banda y la producción queda en manos del propio compositor y Luis Romero.

Dentro de la lírica de este nuevo trabajo De Vita recurre a historias minimalistas como «Mi amigo Sebastián» y de denuncia social como «Los hijos de la oscuridad», un tema dedicado a la infancia abandonada. El disco abre con el tema «Que no muera la esperanza», con un ritmo cercano al rap que originalmente disfruto de cierta difusión y que fue versionado en 2013 en el disco Vuelve en Primera Fila junto al cantante puertorriqueño Wisin. El tema aboga por un mundo libre de guerras, violencia, corrupción, discriminación y donde la honestidad, la tolerancia y el amor permita dejar a nuestra descendencia un mundo mejor.

De Vita ha declarado que le resulta mucho más fácil componer la música, que las letras de sus canciones: «Musicalmente no tengo problemas, pero con las letras sí, las letras me dan dolor de cabeza; hay muchos temas a los cuales nunca les conseguí la letra». Este disco superó el medio millón de copias vendidas rompiendo la barrera ascendente de ventas que traía el músico a partir de su primer trabajo discográfico.

Luego de tres años, salió al mercado su siguiente disco titulado Fuera de este mundo, publicado el 23 de julio de 1996 y con una orientación netamente acústica. En este trabajo participa como guitarrista y productor Phil Palmer, un músico inglés que ha trabajado con innumerables cantantes y grupos anglosajones y artistas latinos de la talla de Alejandro Sanz, Eros Ramazzotti y Claudio Baglioni. El disco fue grabado y producido entre Madrid, Roma y Londres.

Este álbum supuso uno de los menos vendidos del artista y uno de los menos apreciados por el músico por la ausencia de la variedad rítmica y del carácter tropical y caribeño, que otorgaron a este producto, cierta monotonía conceptual. A propósito de este disco el artista confesó haber visto su carrera en peligro: «Si fracasas en dos discos puede ser tu fin…, con dos o tres resbalones te vas a la calle». A pesar de esto el álbum obtuvo por sus ventas certificado de disco de platino.

El nombre de Franco De Vita subió a los primeros lugares de las listas de éxitos de todo el mundo, como autor de «Vuelve», el tema que Ricky Martin inmortalizó en su álbum homónimo de 1998.[29]

1999-2004: Nada es igual, Segundas partes también son buenas y Stop

El 6 de julio de 1999, el cantante regresa con el álbum Nada es igual donde logra una mezcla de ritmos que van de la bachata al reggae pasando por la salsa. La canción «Traigo una pena» con la colaboración de Gilberto Santa Rosa, Victor Manuelle y Cheo Feliciano alcanzó el sexto puesto del Billboard Hot Latin Songs.[30]

El disco lo cierra un tema con fuerte acento folclórico, denominada «Lluvia» y cuya música y ritmo evocan al célebre músico venezolano Simón Díaz. “Gracias a Simón Díaz por todas las lecciones que me ha dado sobre música venezolana, por haberme ayudado con la canción, “Lluvia”, donde el 50% lo hizo él con su tema: “Tonada de luna llena”.[31]

De Vita cierra su segunda etapa musical con la producción de su octavo álbum de estudio Segundas partes también son buenas, publicado el 19 de marzo de 2002 y grabado para el sello Universal Music Latino, luego de su salida momentánea de Sony Music. El álbum logra el puesto trece del Billboard Latin Pop Albums y el veintinueve del Billboard Top Latin Albums.[32]

Para el siguiente trabajo discográfico Stop, lanzado el 8 de junio de 2004, el artista regresa con Sony Records y a un álbum de canciones inéditas cinco años después.[35]

Este disco cuenta con la canción «Si la vés», a dúo con Sin Bandera, que logró ocupar el décimo puesto del Billboard Hot Latin Songs.[35]

En esta producción musical De Vita lanza dos canciones donde recrea situaciones muy sensibles en cuanto a la actualidad contemporánea. «Un extraño en mi bañera» grabada por la cantante española Ana Belén en su disco Peces de ciudad de 2001 y que plantea el tema de las agresiones físicas de las que puede ser víctima la mujer por parte de su pareja. El otro tema es «Rosa o clavel» referido a las relaciones de pareja independientemente del sexo que sean.

Este disco fue nominado a los Grammy Latinos como mejor álbum de pop vocal masculino.[39]

2006-2008: Mil y una historias y Simplemente verdad

El 26 de septiembre de 2006, el cantante lanza el disco Mil y una historias, el cual es una recopilación de las canciones más significativas de la carrera del artista interpretadas en vivo después de la larga gira promocional por Iberoamérica con motivo de promoción de su disco Stop.[37]

Wisin & Yandel en su álbum Wisin vs. Yandel: los extraterrestres, publicado el 6 de noviembre de 2007, incluyeron el sencillo promocional « Oye, ¿dónde está el amor?», una canción de la autoría de Franco de Vita y grabada en su álbum Stop (2004).[42] Ésta canción, así como el video promocional contó con la participación del cantante venezolano.

En el año 2008, fue uno de los artistas invitados al Festival de Viña del Mar.[46]

El 23 de septiembre de 2008, lanza al mercado Simplemente la verdad, nombre de su siguiente álbum de estudio en el cual celebra sus 25 años de carrera artística. Este disco fue su primer trabajo en estudio luego de cuatro años.[50]

En 2009, gana el Premios Billboard de la música latina y el Premio Lo Nuestro por el tema «Un buen perdedor», junto al grupo regional mexicano K-Paz de la Sierra en la categoría colaboración del año, dúo o grupo.[51]

2011-2014: En primera fila y Vuelve en primera fila

Tres años después se anuncia el nuevo trabajo discográfico del cantante, el álbum Franco De Vita en Primera Fila, lanzado el 31 de mayo de 2011, perteneciente a la serie de conciertos promovidos por Sony Music que tienen como concepto grabar actuaciones en vivo de artistas latinoamericanos ante una pequeña audiencia en un ambiente íntimo, similar a los MTV unplugged.[52]

El álbum fue grabado en los estudios Comtel en Miami ante unos 250 invitados rodeados de cámaras de televisión junto a una banda de quince músicos.[55]

Este álbum obtuvo cinco nominaciones a los Premios Grammy Latinos, ganando en dos categorías, mejor video versión larga, correspondiente al DVD del concierto que se grabó en Miami y como mejor álbum pop masculino. El tema «Tan solo tú» debutó en el puesto veinte del Billboard Hot Latin Songs.

El disco obtuvo un total de cuatro certificados de platino. A nivel de ventas alcanzó 150 000 en México según Amprofon, 100 000 en Argentina, más de 50 000 en Estados Unidos y sobrepasa las 250 000 copias vendidas en su natal Venezuela.

En 2012, De Vita aparece en el disco Viva Duets del legendario Tony Bennett, interpretando juntos el tema «The good life».[56] En el disco participaron otras estrellas latinas como Romeo Santos, Marc Anthony, Chayanne, Thalía, Vicente Fernández, Vicentico y Gloria Stefan, entre otros.

En 2012, De Vita reedita el tema «Tan solo tú» con la española Natalia Jiménez y «Si tú no estas» con Amaia Montero, además de gana el Premio Cadena Dial en España y es nominado a Premio Lo Nuestro como artista pop masculino del año.[57]

Durante el año 2013, Franco De Vita se convierte en el primer artista que graba una segunda parte de los especiales "En primera fila", y se titula Vuelve en primera fila.[58] De Vita ha declarado que no fue fácil convencer a Sony Music para repetir la experiencia, pero que su repertorio era extenso y muchas canciones se habían quedado afuera del disco anterior.

La grabación de este concierto se llevó a cabo en México en los estudios Churubusco de la Capital Azteca, bajo la producción ejecutiva de César Pulido y Alegría Corp.[60]

En total son veintidós temas, trece colaboraciones y se estrenaron cuatro canciones. «Te pienso sin querer» es el sencillo promocional a dúo con Gloria Trevi.[61] Los otros temas inéditos fueron «Y tú te vas» con Carlos Rivera, «Y ahora qué» y «A medio vivir» con Gianmarco.


2016-presente: Libre

En diciembre de 2016 lanza a la venta Libre, que es su nuevo trabajo de estudio, desde Simplemente La Verdad lanzado en 2008, incluye 12 canciones y tres colaboraciones, su primer sencillo fue titulado Libre, una cancion que tiene como significado: salvar a Venezuela, su segundo sencillo donde esta la vida, alcanzo popularidad en latinoamerica y España. El tercer y ultimo sencillo Ya No Te Creo alcanzo popularidad en radios de latinoamerica

Other Languages