Francisco de Meneses y Bravo de Saravia

Don Francisco de Meneses y Bravo de Saravia ( Santiago de Chile, 1669 - Madrid, 1723) desempeñó varios cargos en la América colonial, entre otros el de Presidente de la Real Audiencia de Santafé de Bogotá (1712-15).

Fue capitán de Infantería y capitán general del virrey del Perú; posteriormente alcanzó la gobernación de la isla de Trinidad y de la Guayana. En Santafé organiza un pequeño cuerpo de policía y dispone la construcción de un puente sobre el río Bosa. Por poco tiempo fue excomulgado junto con algunos oidores y el fiscal de la Audiencia, por violar "las inmunidades y libertad eclesiástica". En septiembre de 1715, la Audiencia puso final al gobierno del presidente al apresarlo, embargar sus bienes y confinarlo al castillo de San Luis de Bocachica en Cartagena de Indias. En 1717 la Corona reacciona nombrando un nuevo presidente; al mismo tiempo investiga a los oidores y funcionarios reales, castigando a los principales responsables con la cárcel, el destierro y la prohibición por seis años de ejercer empleo togado. Meneses fue declarado inocente de las imputaciones formuladas por los oidores; en 1717 se le reintegra a su empleo, pero se le notifica que regrese a España. Murió en Madrid de 1723.

Su padre, Francisco de Meneses Brito, fue gobernador de Chile (1664 - 1668)[1] y tuvo dos hijos que fueron sucesivamente gobernadores de la Capitanía General de Yucatán: Fernando de Meneses y Bravo de Saravia, de 1708 a 1712 y Alonso de Meneses y Bravo de Saravia, de 1712 a 1715.


Predecesor:
Diego Córdoba Lasso de la Vega
Presidente de la Real Audiencia de Santafé de Bogotá
1712- 1715
Sucesor:
Francisco del Rincón

Referencias

  1. Gobernantes de Chile Con acceso el 13 de agosto de 2011.
Other Languages