Francisco de Frías y Jacott

Francisco de Frías y Jacott
Pozos+dulces-1-.jpg
Información personal
Nacimiento 24 de septiembre de 1809
Habana, Cuba
Fallecimiento 1877
París, Francia
Nacionalidad española y cubana
Información profesional
Ocupación reformador agrario, científico y periodista
[ editar datos en Wikidata]

Francisco de Frías y Jacott (también Jacot o Jacob), IV conde de Pozos Dulces (24 de septiembre de 1809, La Habana, Cuba -1877, París, Francia) fue un reformador agrario, periodista e importante científico cubano. Es considerado una figura relevante en la agricultura cubana. Fundó y dirigió el periódico El Siglo, que tuvo una gran importancia en la ciencia y la política cubana. También fue precursor de la independencia de Cuba. En 1848 heredó el título de conde de Pozos Dulces –entregado el 24 de junio de 1790 por Carlos IV a su abuelo, Melchor Jacott y Ortiz Rojano, quien fue primer regente de la Audiencia de Lima, Ministro Togado del Consejo Supremo de las Indias y Caballero de Carlos III–.[1]

Biografía

Primeros años y estudios académicos

Francisco de Frías y Jacott nació en La Habana, Cuba, el 24 de septiembre de 1809. Descendiente de colonos canarios, [4]

Carrera

En 1848 se organizó un certamen propuesto por el propio Frías en el Liceo Artístico y Literario de la Habana. En este certamen Frías mostró su obra Memoria sobre la industria pecuaria en la Isla de Cuba, que al año siguiente obtendría un premio en los Juegos Florales. La obra adquirió una notable importancia, siendo mostrada en los periódicos del Diario de la marina, los Anales de la Junta de Fomento y la Sociedad Económica. Al año siguiente, ya ocupaba el oficio de Consiliario de la Junta de Fomento mientras trabajaba también, como inspector del Instituto de Investigaciones Químicas.

Más tarde, entre los años 1856 y 1857 fue corresponsal en París de Correo de la Tarde (Sus crónicas se recogieron posteriormente el un volumen Colección de escritos sobre agricultura, industria, ciencias y otros ramos de interés para la isla).[4]

Entre 1857 y 1858 creó un programa vínculado al desarrollo agropecuario, con el claro objetivo de desarrollar una identidad nacional agrotecnológica y agrocientífica, mantuviera el nivel socioeconómico en la población cubana, la cual era controlada por un pequeño grupo de grandes hacendados y comerciantes esclavistas.[1]​ Su interés por la química lo llevó a convertirse entre 1859 y 1860, en uno de los primeros impulsores del Instituto de Investigaciones Químicas de La Habana. En 1861 propuso la creación del Instituto Agrónomo Cubano.

Además, del Instituto Agrónomo Cubano, Frías impulsó la creación de estudios de ingeniería agronómica en Francia –donde, como ya hemos mencionado, él se había formado- para tener a gente muy calificada en esa carrera. por otro lado, intentó aumentar la cultura entre los agricultores y facilitarles una mejora en su trabajo laboral en la pequeña propiedad y la pequeña industria. Sin embargo esa actividad sólo fue dirigida a los agricultores blancos. También perteneció , en 1866, a la Real Sociedad Económica de Amigos del País de La Habana, donde de hecho fue profesor de agricultura en la cátedra (creada un año antes), convirtiéndose así, entre los años 1867 y 1868, en presidente en la Sección de Agricultura y Estadística. Así, también alcanzó el título de Socio de Número en 1868 por la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, convirtiéndose, además, fue la primera persona que dio a conocer algunos elementos del evolucionismo, que comenzaba a desarrollarse en ese siglo, aunque, sin embargo, la rechasara.[3]

Abandonó 1868 la dirección de El Siglo para participar en El Ateneo y Revista Crítica de ciencias, arte y literatura.[4]

Other Languages