Francisco Solano López

Francisco Solano López
Lopez1870.jpg

Coat of arms of Paraguay.svg
Presidente de la República del Paraguay
10 de septiembre de 1862- 15 de agosto de 1869
Vicepresidente Domingo Francisco Sánchez
Predecesor Carlos Antonio López
Sucesor Junta de Gobierno. Triunviros Cirilo Antonio Rivarola, Carlos Loizaga y José Díaz de Bedoya

Coat of arms of Paraguay.svg
Vicepresidente de la República del Paraguay
10 de septiembre de 1862- 10 de octubre de 1862
Presidente Carlos Antonio López
Predecesor Mariano González
Sucesor Domingo Francisco Sánchez

Información personal
Nacimiento 24 de julio de 1827
Asunción, Flag of Paraguay.svg Paraguay
Fallecimiento 1 de marzo de 1870 (42 años).
Cerro Corá, Flag of Paraguay.svg Paraguay
Nacionalidad Paraguaya Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Católico
Familia
Pareja Elisa Alicia Lynch
Información profesional
Ocupación Militar
[ editar datos en Wikidata]

Francisco Solano López Carrillo ( Asunción, 24 de julio de 1827Cerro Corá, 1 de marzo de 1870) fue el segundo presidente constitucional de la República del Paraguay entre 1862 y 1870. Se desempeñó como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, presidente y jefe supremo de la nación paraguaya durante la Guerra de la Triple Alianza. Sucedió como presidente a su padre Carlos Antonio López, de acuerdo a la Constitución de 1844, electo por el Congreso Nacional como presidente de la República por un período de diez años.

Vida pública

Carlos Antonio López y Juana Pabla Carrillo, padres de F. S. López.

Nació en el seno de una aristocrática familia paraguaya. Sus padres fueron Carlos Antonio López y Juana Carrillo. Vivió su infancia en tiempos de José Gaspar Rodríguez de Francia como era costumbre en la sociedad de la época, con austeridad y de manera pacífica. Su familia contaba con buena posición económica, la cual fue acrecentada por una herencia recibida de parte de un pariente de la madre de Solano López, Lázaro de Roxas.

A la muerte del doctor Francia, siguió un interregnum hasta que Carlos Antonio López fue designado como su sucesor. Éste nombra a Francisco Solano López Carrillo como jefe del Ejército paraguayo en 1845. En ese tiempo se desató una crisis con las Provincias Unidas del Río de la Plata que estaban regidas por el general Juan Manuel de Rosas. Paraguay declaró la guerra al gobierno de Rosas y Solano López, muy joven, participó en las operaciones sobre la provincia de Corrientes, junto a las tropas del argentino general José María Paz. El conflicto no pasó a mayores y los soldados paraguayos regresaron al país. La guerra contra Rosas continuaría con la destrucción de fortines y guarniciones argentinas instaladas de forma ilegal en las Misiones, que eran territorios paraguayos. Solano López junto al coronel Wisner dirigió esas operaciones. Posteriormente, alcanzada la paz con Buenos Aires, haría estudios militares bajo la dirección del coronel brasileño Hermenegildo de Albuquerque Porto Carrero.[1]

Amantes de López: Saturnina Burgos, a quien frecuentaba antes de sus viajes a Europa; Elisa Alicia Lynch, su pareja hasta su muerte en Cerro Corá, luego de ella haber abandonado a su esposo Xavier de Quatrefages y Juana Pesoa, su novia de adolescencia, con quien tuvo un hijo extra-matrimonial.

Fue designado a finales de 1852 como ministro plenipotenciario del Paraguay en Europa y se convirtió en "mano derecha" de su padre. Hizo contactos en los países europeos de Reino Unido, Francia, Prusia, España y Piamonte-Cerdeña con el objetivo de obtener el reconocimiento de la independencia paraguaya por parte de esos países, además de comprar armas, barcos y blindajes para el ejército. Hizo estudios militares en la Escuela Especial Militar de Saint-Cyr (en donde llevó a cabo ejercicios y maniobras militares ante la presencia del emperador Napoleón III Bonaparte) y contrató en el Piamonte a oficiales italianos para modernizar al Ejército paraguayo.[3] Posteriormente, conocería en la capital francesa a Elisa Alicia Lynch, una irlandesa de educación parisina que se convirtió en la compañera del resto de su vida y en madre de sus siete hijos reconocidos (además López tenía tres hijos « naturales» con la pilarense Juana Pesoa). Estuvieron juntos durante quince años pero nunca pudieron casarse ni vivir en la misma casa, ya que la cultura moralista de Asunción no se lo permitió. A su regreso en 1854, López trajo consigo mucho armamento y un buque de guerra, el Tacuarí, adquirido al Reino Unido. Además trajo en otro barco y en contra de los deseos familiares, a su pareja irlandesa junto a su primer hijo en brazos, Juan Francisco López, quien después sería conocido como el coronel Panchito López.

En 1855 se produjo un incidente con la armada brasileña. Haciendo reclamos, el almirante Pedro Ferreira de Oliveira invadió con veinte cañoneras el territorio paraguayo. Carlos Antonio López, enfurecido, alista al Paraguay para la guerra. El comandante brasileño llega hasta Itapirú y es recibido por Francisco Solano López, quien lo recibe con la frase "¿la guerra o la paz?". "Paz" contestó el brasileño. "Entonces ingrese en un sólo buque" dijo Solano López y Ferreira de Oliveira cumplió y en la mesa diplomática, dirigida por Solano López, se sentaron bases que fueron humillantes para Brasil.[4]

En 1859 López sería el nexo entre el general entrerriano Justo José de Urquiza y el general porteño Bartolomé Mitre a la hora de firmar el Pacto de San José de Flores, que introdujo a Buenos Aires en la Constitución Nacional Argentina. Creó buenos lazos de amistad con Urquiza. La mediación fue particularmente dificultosa: en un primer momento ambos gobiernos enviaron representantes a negociar, pero estas fracasaron rotundamente y Urquiza estaba dispuesto a ingresar a Buenos Aires por la fuerza. López le solicita a Urquiza un día más para ingresar a la ciudad e intentar personalmente una última negociación antes de la invasión y efectivamente, cuando Urquiza entra en Buenos Aires el gobierno había renunciado.

Cuando estaba regresando al Paraguay en el buque "Tacuarí", es interceptado por una flotilla británica que le cañonea e impide el paso. Solano López estaba dispuesto a contestar la agresión pero a pedido de los ingleses que servían en su buque, quienes temían consecuencias contra sus familias en Gran Bretaña, decidió regresar por tierra a Paraguay. El ataque inglés se debió, aparentemente, a los conflictos con el gobierno paraguayo a causa del apresamiento del espía anglo-uruguayo James Canstatt.[5] El conflicto concluyó de manera favorable para el Paraguay, reconociendo Inglaterra la culpa por los actos y presentando sus disculpas oficiales al gobierno de los López.

Other Languages
azərbaycanca: Fransisko Solano Lopes
Bahasa Indonesia: Francisco Solano López
Lëtzebuergesch: Francisco Solano López