Francisco S. Álvarez

Francisco Segundo Álvarez fue un político argentino, de profesión escribano, que ocupó el cargo de gobernador de la Provincia de Mendoza entre los años 1914 y 1917.

Biografía

Nació en la ciudad de Mendoza en 1868. Ejerció de Escribano Público desde el año 1892 y se desempeñó como Escribano de Gobierno en 1903. Fue Diputado provincial por dos períodos, entre 1903 y 1910.[1]

En representación del partido llamado "La Liga Cívica" y electo en noviembre de 1913[3]

Designó a Noé Britos como ministro de Industria y Obras Públicas, a Julián Barraquero en Gobierno, y a Salvador B. Reta en Hacienda, nombres que generaron oposición en su mismo partido.[4]

A fines de diciembre de 1914 convocó a elecciones para elegir una Convención Reformadora, la que el 11 de febrero de 1916 sancionó una nueva Constitución para la provincia.[5]

Considerando que la economía provincial era en extremo dependiente de la vitivinicultura promovió la diversificación de la industria local. Encaró modificaciones en la legislación vigente sobre riego e impulsó la construcción de nuevos diques distribuidores para incrementar las zonas de cultivo.[4]

Durante su mandato se instituyó el Día de la Raza en la Provincia de Mendoza, y unos meses después en todo el país.

Pese a que se propuso impulsar la educación en la provincia (en 1915 se crearon la Escuela Agropecuaria e Industrial Alberdi y escuelas nocturnas para obreros) la crisis económica provocada por el estallido de la Primer Guerra Mundial —ante la cual Álvarez declaró "neutral" a la provincia antes de que hiciera lo propio el gobierno nacional— la suspensión del pago de sueldos creo una situación desesperante para los docentes quienes a finales de 1917 iniciaron una huelga contra el gobierno encabezado por quien llamaban "Don Pancho Hambre".[4]

La crisis afectó también la industria y el comercio por lo que Álvarez tomó deuda del Banco Central de la República Argentina para comprar vino, que en parte fue vendido y en parte derramado, y uva para repartir en los barrios pobres. Las deudas fueron saldadas en término echando mano a las rentas generales afectando los sueldos públicos, pero la medida ayudó a superar la situación.[4]

Other Languages