Francisco Navarro Villoslada

Retrato de Francisco Navarro Villoslada en las páginas de La Ilustración Católica.

Francisco Navarro Villoslada, ( Viana, Navarra, 9 de octubre de 1818 - ibídem, 29 de agosto de 1895) fue un periodista, novelista y ensayista español de ideología tradicionalista y carlista .

Biografía

Su nombre completo era Francisco de Borja Navarro Villoslada y Navarro Villoslada (sus padres eran primos, de ahí la repetición del apellido), y nació en una casa del siglo XVII situada junto a la iglesia de San Pedro, que en la actualidad ocupa la Biblioteca Pública de Viana. De joven, además de aficionarse a la lectura, cursó estudios de filosofía y teología en la Universidad de Santiago de Compostela.

Volvió a Viana en 1836, durante la Primera Guerra Carlista, para servir como soldado en la Milicia Nacional de Viana, en donde ya estaban sirviendo varios de sus familiares. De hecho, fue la muerte de un tío suyo, Nazario, que escoltaba el correo desde la cercana ciudad de Logroño hasta Viana y sufrió una emboscada carlista, la que le llevó Francisco a volver desde Santiago de Compostela.

Posteriormente, en 1840, marchó a Madrid para estudiar Leyes, comenzando a colaborar en periódicos y semanarios para pagarse las clases, además de ser redactor de La Gaceta. En 1847, después de casarse con Teresa de Luna, se estableció en Vitoria, ciudad natal de su esposa, ejerciendo de secretario del gobernador civil de Álava. Más tarde, a partir de 1856, tras fallecer su mujer, volvió a Madrid, pasando a ser oficial en el Ministerio de la Gobernación.

Colaborador habitual de diversos periódicos: El Correo Nacional (1838-1839), El Español (1845-1847), El Padre Cobos (1854-1855), director del Semanario Pintoresco (1846), El Siglo Pintoresco (1845-1847), La España (1848), El Parlamento, La Fe y La Ilustración Católica.

En 1860 fundó El Pensamiento Español, defensor del tradicionalismo católico. Pasó varios meses en la cárcel del Saladero por un artículo en el que se enfrentó a Ruiz Zorrilla, quien había ordenado el inventario de las alhajas de las iglesias.

Fue diputado al Congreso de los Diputados en tres ocasiones (diputado por Estella en 1857-1858, y por Pamplona en 1866 y en 1867-1868), y también senador por Barcelona en 1871-1872 por el Partido Tradicionalista, y entre los años 1869 y 1871 ejerció de secretario del pretendiente don Carlos María de Borbón y Austria-Este.

Autor de novelas de fondo histórico como Doña Blanca de Navarra (1847), Doña Urraca de Castilla (1849) y Amaya o los vascos en el siglo VIII (1879, aunque se repartió como folletín entre 1877 y 1879 en La Ciencia Cristiana), la novela por la que es más recordado, en la que se realza el protagonismo de los vascos en la lucha contra el islam: deshecha la monarquía visigoda, los vascos se introducen en la religión cristiana para oponerse al musulmán, repoblando Castilla.

Fue famosa la serie de artículos titulada Textos vivos publicada en El Pensamiento Español, contra la heterodoxia universitaria, que incluía críticas tanto del materialismo de Pedro Mata como del espiritualismo progresista krausista del inspirador de la Institución Libre de Enseñanza, Julián Sanz del Río. Gumersindo Laverde la recomendaba en 1877 a su pupilo Menéndez Pelayo: «Navarro Villoslada. Los Textos vivos, serie de artículos en El Pensamiento Español, inapreciable para conocer las corrientes heterodoxas que circulaban por la Universidad Central de 1856 á 1868».