Francisco Malespín

Francisco Malespín
Francisco Malespín.jpg
Busto en la Universidad de El Salvador.

Coats of arms of El Salvador.svg
Presidente de El Salvador
Por Manu Militari
7 de febrero de 1844- 9 de mayo de 1844
Predecesor Fermín Palacios
Sucesor Joaquín Eufrasio Guzmán

Información personal
Nacimiento 28 de septiembre de 1806
Izalco, Sonsonate, Bandera de España Reino de Guatemala
Fallecimiento 25 de noviembre de 1846
(40 años)
San Fernando, Chalatenango, El Salvador
Nacionalidad Salvadoreña Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Conservador
Información profesional
Ocupación Militar
[ editar datos en Wikidata]

Francisco Malespín Herrera ( Izalco, Sonsonate, Reino de Guatemala, 28 de septiembre de 1806San Fernando, Chalatenango, El Salvador, 25 de noviembre de 1846), fue un militar y político salvadoreño que ejerció la Presidencia de la República de El Salvador del 7 de febrero al 9 de mayo de 1844[1] y del 16 de junio al 25 de octubre de 1845.

Biografía

Francisco Malespín Herrera fue hijo del matrimonio compuesto por Juan Malespín y Luisa Herrera y Rodríguez, quienes se domiciliaron en San Salvador en 1824. Durante la guerra civil centroamericana ( 1826 - 1829), aún joven se distinguió en la Batalla de Mejicanos de 1828 y en la toma de la Fortaleza de San Fernando de Omoa en Honduras.

Aniquilación definitiva del Estado de Los Altos

Rafael Carrera en 1854. En 1840, cuando era general de la revolución campesina, recuperó Los Altos para Guatemala.

Malespín destacó como caudillo del partido Conservador y colaboró con el general Rafael Carrera en Guatemala en sus combates contra Francisco Morazán y los criollos liberales del Estado de Los Altos.[2]

Cuando el general Agustín Guzmán llegó a Quetzaltenango con la noticia de que Morazán había triunfado en la ciudad de Nueva Guatemala de la Asunción el 19 de marzo de 1840, la élite criolla liberal de la ciudad declaró nuevamente vigente el Estado de Los Altos.[6]

Cuando Carrera regresó a Guatemala a atender a su madre agonizante, los liberales de la capital salieron huyendo y el temor de los conservadores del Clan Aycinena se acrecentó, pues estaba claro que, de haberlo querido, Carrera hubiera llevado a cabo la venganza indígena aniquilando a todos los blancos.[7]

Gobernante de El Salvador

Con Morazán derrotado, Carrera y su ejército entraron en El Salvador e impusieron un régimen conservador, con Malespín como Comandante de las Armas del Estado y Jorge de Viteri y Ungo -presbítero guatemalteco miembro del ultraconservador Clan Aycinena de Guatemala- como párroco de San Salvador. Con el apoyo de Rafael Carrera y de Francisco Ferrera, Malespín influyó poderosamente en los sucesivos gobiernos de Norberto Ramírez, Juan Lindo, José Escolástico Marín, Juan José Guzmán y Fermín Palacios.

En 1842 su padrino, el presbítero Jorge de Viteri y Ungo, visitó el Vaticano en donde consiguió que se estableciera una diócesis para El Salvador- la cual fue creada para él por el papa Gregorio XVI[9]

El 28 de enero de 1843, Viteri y Ungo fue elegido como el primer Obispo de San Salvador, siendo consagrado el día siguiente. El 25 de septiembre, llegó a la ciudad de San Salvador para asumir el cargo y apoyar a su ahijado Malespín.[10]

El 7 de febrero de 1844, Fermín Palacios entregó la Presidencia al general Malespín, quien había sido electo Presidente de la República, para el período constitucional 1844 a 1846. Como representante de los conservadores, Malespín acordó con la Asamblea Legislativa decretar el restablecimiento del fuero eclesiástico al Clero salvadoreño, anulando la ley del 26 de agosto de 1830 que había suprimido dicho fuero y que fue emitida durante el gobierno del liberal José Damián Villacorta. El 25 de octubre de 1844, aliado con el gobierno hondureño en su lucha contra el gobierno de Nicaragua, Malespín entregó la Presidencia de la República a su vicepresidente, el general Joaquín Eufrasio Guzmán y la Comandancia del Ejército a Calixto Malespín, su hermano. Luego marchó hacia Nicaragua y en 1845 ocupó la ciudad de León en donde es recordado por su afición al ron y su carácter volátil que provocó excesos de sus tropas que incendiaron la ciudad y saquearon los objetos sagrados de sus iglesias. Pero el 15 de febrero de 1845, a pesar de retornar victorioso de la campaña en Nicaragua, el Ejército lo desconoció y el Poder Legislativo declaró nula su elección como Presidente de la República, siendo sustituido por el vicepresidente Guzmán; además, debido a los abusos cometidos -a los que se sumaba el fusilamiento del presbítero Pedro Crespín- el obispo Viteri y Ungo lo excomulgó el 23 de febrero de 1845 en la Catedral de San Salvador.[8] Malespín huyó a Honduras en donde recibió protección del Presidente Coronado Chávez.

Other Languages