Francisco Largo Caballero

Francisco Largo Caballero
Largo Caballero.jpg

Presidente del Consejo de Ministros
4 septiembre 1936-17 mayo 1937

Ministro de Trabajo y Previsión Social
(hasta octubre de 1931 « ministro de Trabajo»)
14 abril 1931-12 septiembre de 1933

Ministro de la Guerra
4 septiembre 1936-17 mayo 1937

Presidente del PSOE
1932-1935

Secretario general de la UGT
1918-1938

Diputado a Cortes
por Barcelona y Madrid (capital)
( Cortes de la Restauración y Cortes republicanas)
1918-1919; 1931-1939

Información personal
Nacimiento 15 de octubre de 1869
Madrid
Fallecimiento 23 de marzo de 1946
París
Lugar de sepultura Cementerio del Père-Lachaise y cementerio civil de Madrid Ver y modificar los datos en Wikidata
Residencia calle de Eloy Gonzalo Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político PSOE
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Estuquista
Miembro de
Firma Firma de Francisco Largo Caballero.svg
[ editar datos en Wikidata]

Francisco Largo Caballero ( Madrid, 15 de octubre de 1869París, 23 de marzo de 1946) fue un sindicalista y político marxista español, histórico dirigente del Partido Socialista Obrero Español y la Unión General de Trabajadores. Durante la Segunda República Española fue ministro de Trabajo (1931–1933) durante su primer bienio, y presidente del Consejo de Ministros (1936–1937) ya durante la Guerra Civil.

Biografía

Los primeros años: el «obrero consciente» (1869-1893)

Placa conmemorativa en el lugar donde se hallaba la madrileña casa natal de Largo Caballero.

Nació el 15 de octubre de 1869 en una buhardilla del número 9 de la Plaza Vieja del barrio madrileño de Chamberí. Su padre, Ciriaco Largo, era un carpintero natural de Toledo que había emigrado a Madrid el año anterior en busca de trabajo. Allí conoció y se casó con Antonia Caballero, una criada doméstica nacida en Brihuega ( provincia de Guadalajara). El matrimonio duró muy poco tiempo porque la esposa denunció a su marido ante el juez por malos tratos y consiguió el divorcio a principios de 1871 aprovechando la legislación recién aprobada sobre la materia tras el triunfo de la Revolución de 1868. Antonia Caballero volvió a su antiguo oficio de sirvienta y madre e hijo vivieron grandes penurias. Cuando le ofrecieron un trabajo algo mejor pagado en una fonda u hotel de Granada allí se trasladó con su hijo. Francisco, de unos cinco años de edad, ingresó entonces en el Colegio de los Escolapios de Granada. Al año siguiente regresaron a Madrid y volvieron a vivir en casa de un familiar de la madre, en la misma Plaza Vieja de Chamberí, y el niño fue a las Escuelas Pías de San Antón de Madrid. Pero un año después, «los mismos frailes escolapios manifestaron a su madre que al tener ya siete años debía empezar a trabajar». A partir de ese momento Francisco, con apenas tres años de instrucción escolar, empezó a buscar trabajo como aprendiz «para ganar el pan que comía», como recordó mucho después.[1]

Tras trabajar en una fábrica de cartones, en un taller de encuadernación y en una cordelería –donde un burro le golpeó cuando lo conducía al abrevadero, causándole «una herida en la ceja de la que le quedó huella toda la vida»–, con nueve años empezó de aprendiz de estuquista, que era un oficio muy especializado, pues se trataba de aplicar una capa de escayola fina, el estucado, a las paredes interiores de pisos y casas de calidad –«casas confortables», se las llamaba– y que estaba en auge debido al crecimiento que estaba experimentando Madrid en aquellos años. Empezó ganando 3 pesetas al día y pronto ganó 4, «lo que para aquel tiempo no era ciertamente un jornal bajo» –un albañil ganaba entonces 2 pesetas por unas 11 horas de trabajo al día, que era la jornada media; y no existía el descanso dominical–. El oficio de estuquista sería el que desempeñaría durante los treinta y dos años siguientes de su vida, ya que los primeros cargos que desempeñó en la UGT y en el PSOE no estaban remunerados. Y durante la mitad de ese tiempo vivió con su madre hasta que murió en 1896, cuando Largo Caballero tenía veinticinco años de edad. En aquel momento ya era un consumado oficial estuquista y desde los diecisiete años trabajaba con dos ayudantes. Pero era un trabajo estacional por lo que cuando no recibía encargos, tuvo que desempeñar otros oficios como vendedor de verduras o como obrero de la construcción, ganando mucho menos –alrededor de 1,50 pesetas al día–.[2]

Su primer contacto con el movimiento obrero organizado tuvo lugar en 1890 cuando con apenas veinte años tuvo conocimiento de que se había celebrado en Madrid la Fiesta del Primero de Mayo organizada por la Unión General de Trabajadores y el Partido Socialista Obrero Español y durante la que había pronunciado un discurso el presidente de ambas organizaciones, Pablo Iglesias. Eso fue lo que le impulsó a afiliarse a la UGT —paso que dio en ese mismo año 1890, con 21 años—[4]

Se produjo un cambio radical en mi vida. Abandoné toda diversión y distracción que no tuviera un objetivo natural o instructivo. Entregué todas las energías físicas e intelectuales de que podía disponer a la defensa y propaganda del ideal voluntariamente abrazado.

Pero Largo Caballero nunca fue un obrero «ilustrado» –sólo había ido a la escuela de los cuatro a los siete años–. Aprendió de forma autodidacta algunos conceptos básicos del marxismo de folletos y de los artículos que aparecían en El Socialista. Del propio Marx sólo citaba el Manifiesto Comunista y la Crítica del programa de Gotha, y de Karl Kautsky, el principal ideólogo marxista de la Segunda Internacional, El programa de Erfurt. Nunca citó a Lenin. Por eso, según su biógrafo Julio Aróstegui, el calificativo que mejor define la ideología socialista de Largo Caballero es el de «pablista», porque los escritos del líder y fundador de la UGT y del PSOE, Pablo Iglesias, de quien se consideraba un discípulo aventajado, fueron siempre la referencia determinante en el pensamiento de Largo Caballero.[5]

El ascenso del dirigente obrero (1893-1918)

Fotografía de Largo Caballero publicada en 1911

Desde la fundación de la Sociedad de Estuquistas, que se denominó «La Solidaridad», Largo Caballero fue su presidente. Su primer cargo en la Unión General lo obtuvo en 1899 cuando fue nombrado vicetesorero, aunque siguió ejerciendo el oficio de estuquista. Ese mismo año alcanzó su primer cargo político en el Partido Socialista Obrero cuando a raíz de su V Congreso pasó a formar parte como vocal del Comité Nacional presidido por Pablo Iglesias, aunque este puesto dejaría de desempeñarlo tras la celebración del VI Congreso en 1902 y no lo volvería a ocupar hasta 1915 en el X Congreso.[6]

En 1904 pasó a formar parte como vocal obrero en representación de la UGT del recién creado Instituto de Reformas Sociales, organismo del que será miembro hasta su desaparición y al que dedicará mucho tiempo y esfuerzo pues la participación en él formaba parte de la «táctica intervencionista» que propugnaban Pablo Iglesias y Largo Caballero –que los socialistas debían estar presentes en todos los organismos oficiales relacionados con la « cuestión social» para desde allí luchar por la mejora de las condiciones de vida y trabajo de los obreros a través de la intervención del Estado–. Al año siguiente formó parte de la candidatura socialista al Ayuntamiento de Madrid, saliendo elegido concejal por el distrito de Chamberí, junto con Pablo Iglesias y Rafael García Ormaechea, y poco después, el 27 de enero de 1907, era elegido presidente de la Agrupación Socialista Madrileña, cargo que ostentaría hasta 1919. Asimismo ocupó la presidencia de la Casa del Pueblo de Madrid, donde estuvo su despacho sindical durante años e impulsó las actividades societarias ligadas al sindicato, la Cooperativa Socialista de Consumo y, sobre todo, la Mutualidad Obrera Madrileña –que ofrecía servicios médico-farmacéuticos y funerarios– de la que fue presidente y gerente.[7]

A finales de 1905, con 37 años de edad, dejó definitivamente su oficio de estuquista para poderse dedicar enteramente a la concejalía del Ayuntamiento de Madrid y por consejo de la Agrupación Socialista Madrileña que le pagó a partir de entonces un «subsidio» de 50 pesetas semanales, que fue la primera vez que cobró algún dinero de las organizaciones socialistas a las que pertenecía. Asimismo pudo dedicarse también plenamente a la actividad sindical, para que no le volviera a ocurrir lo que más de una vez le había pasado, y que Largo Caballero le gustaba contar: que el gobernador civil de Madrid le sacó con urgencia de la obra donde trabajaba, sin darle tiempo a cambiarse, para que intermediara en una huelga de panaderos. Vivía entonces en un quinto piso de un edificio del barrio de Chamberí, junto con otras dos familias, con su esposa Isabel Álvarez Fernández, con quien probablemente se había casado hacia 1890 y con la que tuvo un hijo al año siguiente, Ricardo Largo Álvarez, pero de los que se sabe muy poco porque Largo Caballero nunca habló de ellos. En 1909 Largo Caballero contrajo un nuevo matrimonio con Concepción Calvo, con quien tuvo tres hijas y un hijo, nacidos entre 1912 y 1919. En 1914, cuando hacía cinco años que no era concejal, consiguió la licencia para construir una muy modesta casa unifamiliar en la Dehesa de la Villa a donde se trasladó a vivir con su segunda familia.[8]

Tras la elección como concejal en 1905 –lo que repetiría en cuatro ocasiones más, en una de las cuales también fue diputado provincial–, el siguiente salto cualitativo en su trayectoria de dirigente obrero se produjo en 1908 cuando en el IX Congreso de la UGT fue elegido vicepresidente, junto a Pablo Iglesias como presidente. Al año siguiente fue condenado a seis años y un día de prisión por un consejo de guerra por haber presidido un mitin en contra de la Guerra de Marruecos –protestas que desencadenarían los sucesos de la Semana Trágica de Barcelona– y por haberse encontrado en su casa carteles «revolucionarios». Sin embargo el Consejo Superior de Guerra y Marina anuló la condena. En 1910 resultó elegido diputado por el distrito de Chamberí de Madrid, el líder de la UGT y del PSOE Pablo Iglesias gracias a la candidatura conjunta que había presentado con los republicanos, coalición a la que hasta entonces Iglesias se había opuesto.[9]

En 1910 y 1911 se vivió un alto grado de conflictividad social en España que culminó con la declaración en septiembre de 1911 de una huelga general por UGT, cuyo Comité Nacional estuvo presidido por Largo Caballero por estar ausente Pablo Iglesias. La respuesta del gobierno de José Canalejas fue declarar el estado de guerra, clausurar la Casa del Pueblo y detener a varios dirigentes socialistas, entre ellos Largo Caballero[10]

Julián Besteiro, Daniel Anguiano, Andrés Saborit y Largo Caballero en el penal de Cartagena, por Campúa (1918).

Hasta la Primera Guerra Mundial la UGT experimentó un crecimiento importante pues pasó de 56 000 afiliados en 1904 a 128 000 en 1914, aunque en los cuatro años siguientes sufrió un ligero retroceso –al finalizar la guerra en 1918 los afiliados se habían reducido a 89 000–.[11]

El 14 de agosto de 1917, al día siguiente de iniciarse la huelga general, los cuatro miembros del Comité de Huelga –Largo Caballero y Daniel Anguiano por UGT y Julián Besteiro y Andrés Saborit por el PSOE– fueron detenidos. Fracasado el movimiento, fueron sometidos a un consejo de guerra acusados del delito de sedición, siendo encontrados culpables y condenados a cadena perpetua el 29 de septiembre de 1917 y conducidos al penal de Cartagena. Se desencadenó entonces una amplia campaña popular de solidaridad con los condenados que no obtuvo ningún resultado, hasta que el PSOE los incluyó en las listas de la Alianza de Izquierdas para las elecciones generales de febrero de 1918, resultando elegidos los cuatro junto a Pablo Iglesias e Indalecio Prieto. La elección como diputados obligó al gobierno a concederles la amnistía el 8 de mayo de 1918 tomando posesión de sus escaños diez días después.[12]

Secretario general de UGT y miembro de la Ejecutiva del PSOE (1918-1923): la escisión comunista

En el XIII Congreso de la UGT celebrado en octubre de 1918 Largo Caballero resultó elegido secretario general, mientas su anterior cargo de vicepresidente lo pasó a ocupar Julián Besteiro, manteniéndose en la presidencia un anciano y enfermo Pablo Iglesias, conocido cada vez más como «el Abuelo».[15]

Nosotros, los representantes del partido socialista, los demagogos, los intransigentes, los perturbadores, como se nos ha llamado aquí y se nos está llamando constantemente, somos partidarios del intervencionismo: consideramos una necesidad que el Estado intervenga en estas cuestiones y deseamos que haya una legislación social que venga a mejorar la condición de la clase obrera.

Su tarea principal como secretario general de UGT, que en dos años duplicó el número de afiliados –pasando de cerca de 100 000 en 1918 a 200 000 en 1920, cifra que se mantendría el resto de la década–,[17]

El otro tema fundamental que ocupó a Largo Caballero fue la ruptura interna del socialismo español como consecuencia del debate sobre la incorporación a la Tercera Internacional que acababan de crear en Moscú los bolcheviques de Lenin tras su triunfo en la Revolución de Octubre de 1917. Largo Caballero fue de los dirigentes socialistas que más firmemente se opusieron a la integración del PSOE y de la UGT en la Internacional Comunista y que finalmente lograron imponerse a la minoría «tercerista» que acabó abandonando el PSOE para fundar en abril de 1921 el Partido Comunista Obrero Español (PCOE), con Manuel Núñez de Arenas como primer secretario general, y que sería uno de los dos grupos, junto con el Partido Comunista Español surgido de una escisión de Juventudes Socialistas, que fundaron el Partido Comunista de España (PCE) ese mismo año.[18]

Bandera actual de la OIT.

Para reafirmar el carácter socialista de UGT –y del PSOE– Largo Caballero participó activamente en la creación de los organismos obreros internacionales herederos de la Segunda Internacional, singularmente de la Federación Sindical Internacional también conocida como la «Internacional de Ámsterdam».[19]

Colaboración con la Dictadura de Primo de Rivera y fractura del socialismo (1923-1930)

La «colaboración» con la Dictadura fue objeto de un duro debate interno en el seno del PSOE y de la UGT, en el que Largo Caballero, fiel a su táctica del «intervencionismo», abogó por la participación en las instituciones de la Dictadura que tuvieran que ver con la « cuestión social». Así la Comisión Ejecutiva de UGT aprobó la concurrencia a las elecciones para miembros obreros de los Comités Mixtos o Paritarios que la Dictadura había creado para regular las relaciones laborales, y la del PSOE y UGT la participación en las elecciones locales que se iban a celebrar –aunque éstas nunca tuvieron lugar– según la forma de representación corporativa instaurada por el nuevo Estatuto Municipal recién aprobado por el Directorio. En todas estas decisiones siempre se encontró con la oposición de Indalecio Prieto.[20]

Pablo Iglesias unos años antes de su muerte en 1925

La ruptura de los socialistas se consumó cuando en octubre de 1924 Largo Caballero, secretario general de UGT y miembro de la Ejecutiva del PSOE, aceptó la propuesta de sus compañeros vocales obreros del Consejo Superior de Trabajo, Comercio e Industria –al que la Dictadura había adscrito el Instituto de Reformas Sociales al que pertenecía Largo Caballero desde hacía muchos años– de ser su representante en el reformado y ampliado Consejo de Estado que tendría una representación de los patronos y de los trabajadores. La entrada de Largo Caballero en el Consejo de Estado desató una tormenta política en el seno del socialismo español. Fernando de los Ríos e Indalecio Prieto consideraron un «grave error» la decisión porque suponía «aumentar, con gravísimo daño para el prestigio del Partido Socialista, el equívoco de una colaboración...». Como tanto los Comités Nacionales de UGT como del PSOE apoyaron mayoritariamente la posición de Largo Caballero, Indalecio Prieto dimitió el 25 de octubre de 1924 de su puesto en la Comisión Ejecutiva del PSOE en señal de protesta.[22]

Me parece que sería un error que porque haya dictadura, como si no la hubiera, nosotros abandonásemos los sitios de lucha... porque cuando más aprieta el enemigo nosotros debemos defendernos más

En ese contexto de ruptura interna se produjo la muerte del fundador del partido y de la Unión General, del «Abuelo» Pablo Iglesias, ocurrida el 9 de diciembre de 1925. Su puesto como presidente del PSOE y de la UGT, lo ocupó Julián Besteiro, que en aquel momento apoyaba la colaboración con la Dictadura propugnada por Largo Caballero.[23]

En el verano de 1926 surgió un nuevo motivo de fractura interna cuando se conoció la iniciativa de la Dictadura de formar un «Parlamento Corporativo», que finalmente recibiría el nombre de Asamblea Nacional Consultiva –lo que supondría arrumbar definitivamente la Constitución de 1876–, propuesta que Largo Caballero defendió que se estudiara, contra la oposición enérgica de Indalecio Prieto que afirmó que «el hecho de ingresar en esa asamblea sustitutiva del Parlamento sería, lo repito sin eufemismos, un caso de traición». Besteiro defendió, por el contrario, acudir a ella «si por esa reforma se pueden ocupar dignamente puestos eficaces de lucha». Largo Caballero también apoyó acudir a la asamblea, pero condicionándolo a la forma como se eligieran sus miembros. Sin embargo, todos coincidían en que la decisión debía ser adoptada por un Congreso Extraordinario.[24]

Largo Caballero en 1927

Cuando el 12 de septiembre de 1927 se publicó el decreto de convocatoria de la Asamblea Nacional Consultiva se conoció que la representación en ésta no sería corporativa sino individual, reservándose así el gobierno el nombramiento de las personas que acudirían a ella –se impedía por tanto que la UGT, si decidía acudir, eligiera libremente a sus representantes–. Este hecho fue decisivo para que los socialistas, en sendos Congresos Extraordinarios de UGT y PSOE celebrados en octubre de 1927, decidieran no participar en la Asamblea y los militantes socialistas designados por el poder no asistieron a la misma. Fue «el principio del fin de la convivencia, que no connivencia, entre el movimiento socialista español y la Dictadura de Primo de Rivera».[25]

La ruptura definitiva con la Dictadura se produjo en el verano de 1929 cuando se rechazó la nueva oferta de Primo de Rivera hecha a la UGT, no al PSOE, para que designara libremente a cinco representantes que acudieran a la Asamblea Nacional Consultiva, cuando iba a discutir el Proyecto de Constitución que se había presentado ante ella. Los socialistas después de criticarla duramente en un Manifiesto, pidieron entonces la convocatoria de Cortes Constituyentes, asumiendo así la reivindicación más importante de la oposición republicana.[27]

Durante la Dictadura la mayoritaria Confederación Nacional del Trabajo fue duramente reprimida por el Gobierno, mientras que la colaboración a la UGT no le supuso un crecimiento de su afiliación. En 1922, un año antes del golpe de Primo de Rivera, contaba con 208 170 cotizantes y siete años después, en 1928, con 208 531. Lo mismo sucedió con el PSOE que en 1922 contaba con 10 500 militantes y en 1928 con 13 000.[28]

La Segunda República (1931-1936): ministro durante el primer bienio y líder de la Revolución de 1934

Largo Caballero en 1931, rodeado de miembros del gobierno provisional de la Segunda República.

Como miembro del «Comité revolucionario» republicano-socialista surgido del Pacto de San Sebastián, tras la proclamación de la Segunda República Española el 14 de abril de 1931 formó parte del Gobierno Provisional, ocupando el Ministerio de Trabajo, cargo que mantuvo en el gobierno del primer bienio presidido por Manuel Azaña, y desde donde puso en marcha importantes reformas sociales y laborales, como la Ley de Contratos de Trabajo, los decretos de laboreo forzoso y de términos municipales, la jornada de 40 horas semanales y la creación de jurados mixtos para resolver las controversias laborales.

Tras la ruptura de la coalición republicano-socialista en septiembre de 1933, abogó por el abandono de la «vía parlamentaria» en favor de la «vía revolucionaria» para alcanzar el socialismo mediante la violencia, desplazando a los más moderados Prieto y Besteiro de la dirección de la UGT y del PSOE, posición que se acentúa tras la derrota de la izquierda en las elecciones parlamentarias de 1933. En el discurso que pronunció en la plaza de toros de Jaén el 5 de noviembre de 1933 durante un mitin electoral dijo lo siguiente:[29]

Yo, que puedo decir que he recorrido toda la escala política, que he sido concejal, diputado provincial, diputado a Cortes y ministro, os digo que al dejar los cargos no he tenido que volver a la clase obrera, porque jamás salí de ella; me ha bastado con sustraerme a los halagos y las comodidades personales, sabiendo que mi puesto no podía estar más que en el campo obrero. Porque la redención de la Humanidad solo puede hacerla la clase obrera.

Otras declaraciones, muestran a finales de 1933, un discurso cada vez más radicalizado:

«Se dirá: ¡Ah esa es la dictadura del proletariado! Pero ¿es que vivimos en una democracia? Pues ¿qué hay hoy, más que una dictadura de burgueses? Se nos ataca porque vamos contra la propiedad. Efectivamente. Vamos a echar abajo el régimen de propiedad privada. No ocultamos que vamos a la revolución social. ¿Cómo? (Una voz en el público: ‘Como en Rusia´). No nos asusta eso. Vamos, repito, hacía la revolución social… mucho dudo que se pueda conseguir el triunfo dentro de la legalidad. Y en tal caso, camaradas habrá que obtenerlo por la violencia… nosotros respondemos: vamos legalmente hacia la revolución de la sociedad. Pero si no queréis, haremos la revolución violentamente (Gran ovación). Eso dirán los enemigos, es excitar a la guerra civil… Pongámonos en la realidad. Hay una guerra civil… No nos ceguemos camaradas. Lo que pasa es que esta guerra no ha tomado aún los caracteres cruentos que, por fortuna o desgracia, tendrá inexorablemente que tomar. El 19 vamos a las urnas… Mas no olvidéis que los hechos nos llevarán a actos en que hemos de necesitar más energía y más decisión que para ir a las urnas. ¿Excitación al motín? No, simplemente decirle a la clase obrera que debe preparase… Tenemos que luchar, como sea, hasta que en las torres y en los edificios oficiales ondee no la bandera tricolor de una República burguesa, sino la bandera roja de la Revolución Socialista». El Socialista, 9 de noviembre de 1933.

Tras la entrada de tres ministros de la conservadora CEDA en el Gobierno de Alejandro Lerroux en octubre de 1934, cumple su amenaza de que desencadenaría la «revolución socialista» si los «reaccionarios» llegaban al poder y encabeza violento intento de golpe de estado y la malograda Revolución de 1934, que sólo se consolida en Asturias donde la insurrección fue protagonizada por los mineros socialistas, anarquistas y comunistas. Los mineros disponían de armas y dinamita y la revolución estuvo bien organizada. Se proclama en varias localidades la República Socialista y se ataca a los puestos de la Guardia Civil, las iglesias, los ayuntamientos, etc., estando a los tres días casi toda Asturias en manos de los mineros, incluidas las fábricas de armas de Trubia y La Vega. A los diez días, unos 30 000 trabajadores forman el autodenominado Ejército Rojo. Hubo actos de pillaje y violaciones generalizados. Por lo que la represión fue muy dura donde los revolucionarios encontraron resistencia. Desde el gobierno consideran que la revuelta es una guerra civil en toda regla, aún desconociendo que los mineros empiezan a considerar en Mieres la posibilidad de una marcha sobre Madrid.

Como cabecilla de la Revolución de 1934 es detenido y encarcelado el 14 de octubre. Las Cortes a continuación conceden el suplicatorio para poder ser procesado dada su condición de diputado –lo que conlleva la inmunidad parlamentaria– y el 10 de noviembre es imputado por la jurisdicción militar por un presunto delito de rebelión en grado de dirigente máximo. Su defensa la asumió el catedrático de derecho y también socialista, Luis Jiménez de Asúa que en febrero de 1935 presentó un recurso para que fuera juzgado por la Sala Segunda del Tribunal Supremo y no por un tribunal militar dada su condición de diputado y de ex ministro. Denegado en principio el recurso finalmente fue aprobado. Hasta la celebración del juicio oral en noviembre de 1935 siguió preso en la Cárcel Modelo de Madrid junto con otros compañeros de la dirección de la UGT y el PSOE, por lo que las reuniones de las Ejecutivas de ambas organizaciones se realizaron allí. Sólo consiguió un permiso de veinte días en octubre de 1935 con motivo de la grave enfermedad de su esposa, Concepción Calvo, que fallecería el 11 de octubre en el sanatorio de la Mutualidad Obrera Socialista, creada por el propio Largo Caballero. Al entierro asistieron muchos políticos, entre ellos Miguel Maura y Manuel Azaña.[30]

El juicio oral comenzó el 25 de noviembre y la acusación la llevó el fiscal general de la República, Marcelino Valentín Gamazo, que calificó el presunto delito cometido por Largo Caballero, de acuerdo con la Fiscalía del Supremo, de rebelión militar y por el que pidió treinta años de reclusión mayor y penas accesorias. Por su parte Jiménez de Asúa pidió la absolución de su defendido. El proceso tuvo un amplio seguimiento en toda la prensa.[31]

Partidario de la alianza entre los diversos sindicatos y partidos obreros abogó por un pacto con el Partido Comunista y con el sindicato anarquista CNT, lo que provocó su enfrentamiento con otros líderes socialistas, en especial con Indalecio Prieto. La postura en extremo violenta y gerracivilista de Largo Caballero le valió el sobrenombre de «el Lenin español».

Participó activamente en la campaña de las elecciones de febrero de 1936 defendiendo la candidatura del Frente Popular. En un mitin celebrado en Linares el 20 de enero de 1936 dijo:

La clase obrera debe adueñarse del Poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución

La Guerra Civil (1936-1939): presidente del gobierno de la República

Francisco Largo Caballero visita el asedio del Alcázar, acompañado de oficiales y milicianos.

Al estallar la Guerra Civil Española el 18 de julio de 1936, Largo asume el protagonismo entre los líderes del PSOE y lucha por mantener la cohesión dentro del movimiento socialista. Convencido de que la unidad de criterios dentro de los partidos de izquierda era fundamental para detener a los sublevados franquistas, Largo Caballero trata de evitar disensiones dentro del bando republicano y busca la colaboración mutua del PSOE con el PCE y el POUM, tratando en vano que ambos grupos eliminaran sus diferencias.

Tras el derrumbe del gobierno Giral, el 4 de septiembre de 1936, ya en plena Guerra Civil, Largo fue designado jefe del gobierno, siendo el primer obrero que desempeñó esta magistratura en España. Se reservó, además el esencial Ministerio de la Guerra, reconstruyendo en parte el Estado integrando las milicias obreras socialistas, comunistas y anarquistas en las brigadas mixtas.

Largo Caballero trata de eliminar el voluntarismo y discrecionalidad de las milicias apenas asume el mando gubernamental, y cuenta para ello como instrumento, al principio, con el apoyo de la Unión Soviética y del PCE estalinista. Incluso con Stalin se cruza una carta en la que el dictador soviético le aconseja que «cuide mucho la fachada burguesa de la República parlamentaria», en especial la facción del presidente Manuel Azaña, pero Largo Caballero le responde que el Parlamento goza de un «predicamento escaso entre nosotros».[ cita requerida] Su gran preocupación, aparte del curso de la contienda, es intentar mantener la disciplina en el recién organizado ejército y sostener la autoridad del gobierno central dentro de la zona republicana a cualquier precio, juzgando que sin unas tropas disciplinadas y militarizadas sería imposible para la República derrotar al bando sublevado.

Monumento a Largo Caballero en los Nuevos Ministerios de Madrid, obra del escultor Pepe Noja. «Noja tuvo una sensible, luminosa, percepción de esa fuerza interna primigenia, que parece surgir de una roca, esculpida en ella a golpe de cincel cuya punta se hubiese afilado en la piedra abrasiva de múltiples y traumáticas experiencias. De la roca hace surgir Noja una poderosa cabeza a la que sigue una mano; ambas confluyen, pero no se separan de los duros tajos en los que enraízan. La roca, el bronce en este caso, se humaniza luego, sin perder del todo la rudeza de su originaria geología. Largo Caballero fue la roca de la inflexibilidad y la constancia, justamente humanizada a golpe de fracasos y escasamente confortada con ciertas victorias. Y es que, al final, la piedra fue cuarteada, pero nadie pudo realmente destruirla; siguió erguida en una visible soledad en medio del estruendo» ( Julio Aróstegui).

No obstante, Largo Caballero empieza a mostrar descontento por los esfuerzos del PCE de imponer militantes comunistas en puestos claves de la administración, y rechaza presiones de los asesores militares soviéticos para que se aceptaran las demandas del PCE, lo cual hace que el gobierno de la URSS empiece a desaprobar la autoridad de Largo. Asimismo, surge el descontento en la zona republicana por la caída de Málaga en poder de los franquistas (febrero de 1937), y los éxitos de la ofensiva de los nacionales en Vizcaya (abril de 1937), fracasos explotados por los adversarios de Largo: el PCE y el ala del PSOE leal a su rival Indalecio Prieto.

Las Jornadas de Mayo de 1937, desencadenadas en Barcelona al intentar tomar la policía el edificio de la Telefónica, bajo control de la CNT, producen un enfrentamiento entre el PSUC, por una parte, y la CNT y el POUM, por otra. Largo Caballero se niega a firmar la ilegalización del POUM frente a presiones soviéticas. Las derrotas bélicas y el rechazo de Largo de perseguir al POUM, son utilizados por los socialistas leales a Indalecio Prieto, los comunistas del PCE, y los republicanos de izquierdas con el pleno consentimiento de Manuel Azaña como pretexto para provocar una crisis gubernamental y forzar la dimisión de Largo, siendo sustituido al frente del gobierno por el doctor Juan Negrín, también socialista. El resto de la guerra Largo Caballero protestará por el aumento de la influencia comunista en el gobierno republicano, pero se ve impotente para impedirlo al quedar relegado de toda autoridad, inclusive dentro del PSOE, por lo que se negó a asistir a las sesiones de Cortes que se celebraron a su caída, durante el gobierno de su compañero Juan Negrín.

El exilio (1939-1946): de París al campo nazi de Sachsenhausen

Pocos días antes de la entrada de las tropas franquistas en Barcelona, Largo Caballero acompañado de su familia abandona el piso de la Avenida Diagonal donde había vivido desde finales de 1938 para dirigirse a la frontera francesa, que cruza el 29 de enero de 1939 junto con su colaborador y amigo, el también socialista Luis Araquistain.[32]

Durante los quince meses que residió en París se abstuvo de hacer política activa entre los socialistas exiliados por lo que no intervino en la feroz disputa que enfrentó a los « negrinistas» encabezados por el propio Negrín y Ramón Lamoneda y a los «antinegrinistas» encabezados por Indalecio Prieto, ya que estaba enfrentado a ambos líderes por igual. Una actitud que no fue comprendida por sus seguidores «caballeristas» que se alinearon con Prieto. También desoyó las recomendaciones que le hicieron éstos para que se marchara a América –su hija Concha ya vivía en México– o al menos que abandonara París para trasladarse a Albi, un lugar más seguro, donde vivía Rodolfo Llopis con su familia, sobre todo cuando en septiembre de 1939, un mes antes de cumplir los setenta años, empezó la Segunda Guerra Mundial.[34]

Pétain encontrándose con Adolf Hitler en octubre de 1940.

Tras producirse la invasión de Francia por la Alemania nazi en mayo de 1940 Largo Caballero, temiendo con razón que sería detenido por la Gestapo y probablemente entregado al general Franco, salió de París el 11 de junio, sólo dos días antes de que las tropas alemanas entraran en la capital francesa. Cinco días después, Largo acompañado de sus dos hijas Carmen e Isabel y su concuñada María llegaban a Albi, donde residía Rodolfo Llopis, pero poco después se produjo la capitulación de Francia y la formación del régimen colaboracionista de Vichy presidido por el mariscal Petain que abolió la Tercera República Francesa, por lo que Largo Caballero y su familia fueron detenidos por la policía y confinados en una residencia vigilada en una pequeña casa de campo a unos treinta kilómetros de Albi, para un mes después trasladarse a un piso de una casa desvencijada del pueblo de Trébas-les Bains, diez kilómetros más cerca de Albi. En enero de 1941 nuevo traslado, esta vez acompañado únicamente de su hija menor Carmen –a su otra hija Isabel y a su concuñada no se les permitió acompañarle y se fueron a vivir a Albi con la familia de Rodolfo Llopis, que había sido confinado en Chambon-le-Château–, al pueblo de Crocq en el frío departamento de La Creuse.[nota 8]

Durante los sucesivos confinamientos el gobierno mexicano, a instancias del exilio republicano y de Concha Largo –la hija mayor de Caballero que ya vivía en México–, desplegó una intensa actividad diplomática a través de su embajador en Francia para conseguir del gobierno de Vichy un visado que permitiera a Largo Caballero y a su familia abandonar el país para residir en México, pero sus gestiones no tuvieron éxito. Al mismo tiempo el gobierno del general Franco presentó en mayo de 1941 una demanda de extradición contra Largo Caballero ante el régimen de Vichy, por lo que éste fue trasladado el 29 de octubre a la cárcel de Aubusson primero y a la de Limoges después, donde se iba a celebrar el proceso.[36]

Gracias a la ayuda económica de la embajada mexicana y del exilio republicano en México encabezado por Indalecio Prieto, de la defensa de Caballero en el juicio de extradición que se celebró en noviembre de 1941 se ocupó un prestigioso abogado francés, Maître Moro de Giaffieri. En el mismo proceso también se juzgó la causa de extradición presentada por el gobierno franquista contra la dirigente y ex-ministra anarquista Federica Montseny. En ambos casos el tribunal de Limoges denegó la extradición. Largo Caballero no volvió a Crocq sino que fue confinado ahora en un hotel balneario habilitado como prisión en Val-les-Bains, departamento de Ardèche, al aplicársele un decreto relativo a «los individuos peligrosos para la Defensa Nacional y la Seguridad del Estado», y de allí pasó en febrero de 1942 a un hotel habilitado como centro de confinamiento en Noyons, departamento de Drôme, donde se pudo reunir con su hija Carmen y su concuñada María –su segunda hija Isabel se marchó a México–.[37]

Barracones del campo de concentración nazi de Sachsenhausen.

Estuvo confinado en Noyons un año hasta que el 20 de febrero de 1943, tres meses después de que los nazis ocuparan también la Francia de Vichy, fue detenido por la Gestapo. Largo Caballero, de setenta y dos años, se resistió al arresto gritando «Tuez moi!, Tuez moi tout de suite, ce sera plus vite fait!» ('¡Matadme! Matadme ya, ¡será más rápido!'). Fue conducido primero al cuartel general de la Gestapo en Lyon, donde fue interrogado casi con toda seguridad por Klaus Barbie, y luego al cuartel general de la Gestapo en París donde fue sometido a nuevos interrogatorios durante los cinco meses que estuvo allí. En julio de 1943 fue enviado a Berlín, donde también fue interrogado por la Gestapo, y el 31 de julio fue enviado al campo de concentración nazi de Sachsenhausen, en la provincia de Oranienburg, al norte de Berlín. «Dada la edad del prisionero, se le tuvo confinado en la enfermería del campo; esto le ahorró algunos sufrimientos adicionales, pero no mejoró su alimentación ni le libró de presenciar los horrores habituales, según él mismo relataría después».[nota 10]

Permaneció en el campo de Sachsenhausen casi dos años, hasta que el 24 de abril de 1945, una semana antes de que acabara la Segunda Guerra Mundial, una unidad polaca del Ejército Rojo liberó el campo. Largo Caballero fue alojado en Berlín donde estuvo casi cuatro meses durante los cuales «los soviéticos volcaron sobre él tal cúmulo de atenciones que el hecho no dejaría de producirle una cierta sorpresa» –incluso fue invitado a visitar Moscú, oferta que declinó–, al mismo tiempo que se celebraba muy cerca de la capital alemana la Conferencia de Potsdam donde los vencedores en la guerra también trataron la política a seguir con el régimen de Franco. Finalmente el 15 de septiembre de 1945 se puso a su disposición un avión que le llevó a París, donde quedó alojado provisionalmente en la residencia de su viejo amigo y correligionario José Calviño Ozores.[39]

A diferencia del silencio que mantuvo durante los primeros meses de exilio, tras su vuelta a París después de su internamiento en el campo de Sachenhausen participó activamente en el debate que se vivía en aquellos momentos en el exilio republicano sobre la estrategia que había que seguir para poner fin al régimen franquista, una vez que sus dos aliados, la Italia fascista y la Alemania nazi, habían sido derrotados. Sin que lo hubieran discutido previamente, Largo Caballero coincidió con la propuesta de Indalecio Prieto de que restaurar la República era imposible y de que el objetivo debía ser crear las condiciones para que el pueblo español pudiera expresarse libremente en un plebiscito.[41]

Placa de homenaje a los muertos de la Comuna de París, en el Muro de los Federados del cementerio Père Lachaise de París, a cuyo pie fue enterrado el cadáver de Largo Caballero.

El cadáver fue trasladado a la sede de la SFIO en París donde estuvo expuesto durante tres días. «El 27 de marzo fue enterrado, en medio de una gran manifestación de asistentes al sepelio [más de 20.000 personas], representación de innumerables asociaciones políticas y obreras con carruajes, banderas y pancartas, con visible pompa, de la que hay una extensa memoria fotográfica y en la que no faltó representación alguna. No estuvieron exentas de boato; lo tuvieron más que las dedicadas a cualquier otro dirigente español en el exilio...». En el sepelio estuvieron presentes los dirigentes socialistas del viejo «caballerismo», directivos del socialismo francés y de la CGT, un representante del gobierno de Francia, y muchos políticos españoles exiliados, encabezados por el gobierno republicano en pleno presidido por José Giral. Allí se encontraron, entre otros, Miguel Maura, Dolores Ibárruri, Juan Negrín y miembros de la CNT. Sus restos fueron depositados en el cementerio parisino de Père Lachaise, al pie del Muro de los Federados dedicado a los mártires de La Comuna.[42]​ Con la llegada de la democracia a España sus restos mortales fueron trasladados a Madrid en 1978, donde se celebró un funeral en su memoria al que acudieron 500 000 personas convocadas por las organizaciones socialistas (PSOE, UGT y JSE). Ese mismo año la UGT creó la Fundación que lleva su nombre.

El día de su fallecimiento, sábado 23 de marzo de 1946, apareció en El Socialista, editado entonces en Toulouse, un artículo necrológico firmado por Rodolfo Llopis y titulado «¡Yunques, sonad/enmudeced, campanas!», recogiendo la estrofa de la elegía a Francisco Giner de Antonio Machado, que incluía la frase, que según Julio Aróstegui, mejor refleja la figura de Largo Caballero:[43]

El proletariado español ha perdido al hombre más representativo de su clase

Other Languages