Francisco Domingo Abal Guerault

Francisco Abal
Información personal
Nombre de nacimiento Francisco Domingo Abal Guerault
Nacimiento 24 de junio de 1951 Ver y modificar los datos en Wikidata
Bandera de Uruguay Montevideo, Uruguay
Fallecimiento 13 de octubre de 1972 Ver y modificar los datos en Wikidata (21 años)
Bandera de Argentina Andes argentinos, Mendoza
Nacionalidad uruguayo
Información profesional
Ocupación Deportista, jugador de rugby
[ editar datos en Wikidata]

Francisco Domingo Abal Guerault ( 24 de junio de 1951, Montevideo, Uruguay - 13 de octubre de 1972, Cordillera de los Andes) (lado argentino), fue un jugador uruguayo de rugby.

Conocido por ser uno de los 45 pasajeros del vuelo Fuerza Aérea Uruguaya 571 accidentado en octubre de 1972 en la Cordillera de los Andes. Graduado del Colegio Stella Maris. La familia Abal poseía una fábrica de cigarrillos en la que Francisco había empezado a trabajar.

En el libro de Fernando Nando Parrado, Milagro en los Andes, su amigo de la adolescencia, es descrito como un muchacho apuesto, rico y que tenía detrás a las muchachas más guapas. También, asevera, era un chico herido en el aspecto emocional, ya que sus padres se habían divorciado (la madre era bastante más joven que el padre), y el vivía solo con su padre. Tenía la ilusión de formar una familia unida, como los Parrado, que lo acogieron como a un hijo más.

Se había ganado, al cumplir los 15 años, como Parrado, un puesto en los XV Stella Maris First, la alineación inicial del equipo de rugby Old Christians.

En el aeroplano viajaba al lado de Nando, en la fila derecha de asientos pero en el del pasillo. Posteriormente pidió a su amigo cambiar el asiento. En el avión también viajaba su primo, Javier Methol, de 36 años, con su esposa Liliana, de 34 años. Javier era ejecutivo en la fábrica de cigarrillos de los Abal.

Acaecido el accidente, Panchito queda muy malherido y con una hemorragia cerebral, ya que su cabeza quedó prensada entre los asientos, pero a pesar de la lesión podía pedir auxilio. Cuando es construido el muro provisional para tapar el boquete del avión, es tumbado allí junto con los otros heridos graves: los hermanos Susana y Nando Parrado. Durante esa noche con un hilo de voz pedía ayuda que nadie podía darle y murmuraba que se congelaba. Posteriormente al amanecer, cuando los estudiantes de medicina Roberto Canessa y Gustavo Zerbino examinan a la mañana siguiente a los heridos, se dan cuenta de que había fallecido. El cadáver se encontraba cubriendo a Susana Parrado y presentaba una tonalidad púrpura en las extremidades. Contaba con escasos 21 años.

Other Languages