Francisco Correa de Arauxo

Francisco Correa de Arauxo
Información personal
Nacimiento 17 de septiembre de 1584
Sevilla, Bandera de España
Fallecimiento Entre 06 de octubre de 1654 y 18 de noviembre de 1654
Segovia, Bandera de España
Residencia Sevilla, Jaén y Segovia
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Organista, teórico y compositor
Años activo Barroco
Instrumento Órgano Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Francisco Correa de Araujo ( Sevilla, bautizado el 17 de septiembre de 1584[3]

Vida

Sevilla

Francisco Correa de Arauxo nació en Sevilla, siendo bautizado el 17 de septiembre de 1584 en la iglesia de San Vicente.[1]

Se desconoce el lugar donde cursó sus estudios musicales, aunque los dos sitios de la ciudad adecuados para aprender música eran la catedral de Sevilla, donde era maestro de capilla Francisco Guerrero,[5]​ Comenta sobre el panorama musical en su juventud:

Cuando comencé a abrir los ojos en la música, no había en esta ciudad [Sevilla] rastro de música de órgano accidental; y la primera que vide puntada en cifra, después de algunos años, fueron unos versos de octavo tono de Peraza, y, luego de ahí, a poco más, otros de Diego del Castillo, racionero organista que fue de la catedral de Sevilla, y, después, de la capilla Real [de Madrid]

Correa de Arauxo, 1626.[6]

Fue organista de la colegiata del Salvador entre 1599 y 1636. Se ordenó sacerdote en 1608.[11]

En 1613 opositó para ser organista de la catedral de Sevilla, aunque esa plaza fue dada a Francisco Pérez de Cabrera.[12]

Jaén

En febrero de 1636 el cabildo catedralicio de Jaén ofreció a Correa un puesto de organista.[14]​ No se conserva ninguna de estas chanzonetas pero sí el escrito Parecer del licenciado Francisco Correa, que es un cuestionario detallado del saber musical compositivo de los maestros de capilla de España y en el que se aprecia el alto nivel de conocimiento que poseía Correa sobre la teoría contrapuntística y compositiva de la época.

En la catedral de Jaén contaba con un órgano viejo y desajustado, aunque recibía mantenimiento del organero Juan Bautista Marín. Esto, y las obras de la catedral, que impedían que se hiceran más cultos solemnes con presencia del órgano, hicieron que Correa de Arauxo se plantease su traslado a Segovia.[15]

Segovia

Tumba de Correa de Arauxo en la catedral de Segovia.

En marzo de 1640 escribió a la catedral de Segovia.[16]​ Antes de presentarse, Correa redactó un Memorial por el cual exponía sus destrezas y habilidades con el órgano.

En marzo de 1641 la catedral de Sevilla le propuso que se presentase a las oposiciones para ser el nuevo organista, al haber fallecido el que ocupaba ese puesto, Federico Pérez de Cabrera.[19]

Francisco Correa estuvo 14 años en Segovia, encargándose de corregir ejercicios de oposiciones y tocando el órgano pequeño en las procesiones del Corpus. Actuó en el funeral de la reina de España, Isabel de Borbón en diciembre de 1644. Al final de sus días se encontraba bastante impedido y enfermo, y su sobrino Juan Arias Macías tuvo que suplirle en la catedral. Hizo testamento en Segovia por el cual nombraba heredera a su prima Jerónima Ortiz Acosta y pedía que su cuerpo fuese enterrado en la propia catedral.

Finalmente murió entre el 6 de octubre y el 18 de noviembre de 1654, quedando su sobrino como organista interno en Segovia mientras que el sucesor de Correa sería el organista Antonio Brocarte Saenz de Tejada.