Francisco Argandoña Revilla

Don Francisco Argandoña Revilla Príncipe de La Glorieta nació en la ciudad de Potosí ( Bolivia) en 1850, hijo de una familia de origen minero relacionada con las minas de Huanchaca; estudio mineralogía en el colegio inglés The Mackay School de Valparaíso (Chile), a su retorno al país empezó a trabajar en la Compañía Minera Huanchaca, logró comprar acciones por un valor de 200.000 pesos, en 1868 se instaló en la ciudad de Sucre, donde desarrollo una amplia labor filantrópica y caritativa. En 1874 contrajo matrimonio con Doña Clotilde Urioste. En 1878 se produjo un verdadero auge en la Mina Huanchaca, se empezó a raudales a extraer la plata enriqueciendo las arcas de Francisco y Clotilde. En 1879 hizo un empréstito al Gobierno de Bolivia, para poder sufragar los gasto de la Guerra del Pacífico.

En 1890 Francisco Argandoña tenía ahorrada una cantidad de dinero muy importante, quiso invertir en algo diferente a las minas, para ello recurrió al consejo de su cuñado Clodoveo Urioste Velasco, quién era un experto en transacciones financieras, le aconsejó que el mejor negocio era abrir un banco. En 1892, el " Banco Francisco Argandoña" fue inaugurado y se erigió como banco de emisión de dinero y comercial de acuerdo a las leyes de 1890 y 1891 Gracias a las condiciones imperantes en ese tiempo invertir el capital de Francisco Argandoña en el Banco fue el mejor negocio que pudo darse, el Banco Argandoña tuvo una vigencia de 20 años ( 1892- 1912).

En 1894 el matrimonio Argandoña-Urioste inició su vida diplomática, Don Francisco Argandoña fue nombrado Encargado de Negocios de Bolivia ante el Palacio de la Moneda en Santiago de Chile. Poco tiempo después el Gobierno de Bolivia nombró a Don Francisco Argandoña Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario ante la Santa Sede y las Cortes de Europa. Cargo que fue aceptado a título honorario, consiguientemente el matrimonio se instaló en París compraron un importante inmueble situado en la avenida Víctor Hugo, próximo al Arco del Triunfo. También le tocó representar a Bolivia en las Cortes de Roma, San Petersburgo, Berlín y Madrid, realizó una importante actividad diplomática, dando a conocer la historia, la geografía y costumbres de Bolivia, en vista de que ni siquiera en el mundo diplomático se conocía de la existencia de Bolivia.

El 27 de agosto de 1910, luego de una corta dolencia, falleció Don Francisco Argandoña.


Other Languages