Franciscanos conventuales

Orden de Frailes Menores Conventuales
FrancescoCoA PioM.svg
Escudo de la Orden franciscana.
Nombre latino Ordo Fratrum Minorum S. Francisci Conventualium
Siglas O.F.M.Conv.
Nombre común Franciscanos menores conventuales
Gentilicio Franciscanos conventuales
Tipo orden religiosa católica mendicante, masculina, de derecho pontificio'
Regla Regla de san Francisco
Hábito Túnica y capucha gris o negra con cíngulo blanco.
Fundador Francisco de Asís
Fundación 1209
Lugar de fundación Asís, Italia
Religiosos 4.294
Sacerdotes 2.930
Curia Basílica de los Doce Apóstoles en Roma
Actividades Actividades apostólicas en todas sus formas.
[ editar datos en Wikidata]

La Orden de Frailes Menores Conventuales (oficialmente en latín: Ordo Fratrum Minorum S. Francisci Conventualium) es una orden religiosa católica mendicante, masculina, de derecho pontificio y perteneciente a la Primera Orden de San Francisco, fundados en 1209 por Francisco de Asís. A los religiosos de este instituto se les conoce como frailes menores conventuales o hermanos menores conventuales o franciscanos menores conventuales,[3]

Historia

San Francisco de Asís en éxtasis, obra de El Greco, conservada en el Museo Lázaro Galdiano. Los franciscanos conventuales se consideran a sí mismos herederos de la espiritualidad y modelo de vida original de la Orden, por lo tanto tienen a Francisco de Asís por fundador.

La Orden de los Hermanos Menores Conventuales fue fundada por Francisco de Asís con el nombre de hermanos menores, en 1209. Casi desde sus inicios, se añadió la denominación de conventuales. De ella surge una grande reforma: la Orden de Hermanos Menores de la Observancia; conocidos hoy simplemente con el nombre de hermanos menores o franciscanos observantes. De esta última surgió la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos.[4]

Según la tradición conventual «los Franciscanos Conventuales son el tronco original de la Orden, del que brotaron las distintas reformas».[5]

Hacia el siglo XV se iniciaron en la Iglesia católica muchos movimientos de reformas, los franciscanos observantes asumieron las reformas de la Orden Franciscana, estableciéndose en diversas órdenes autónomas, bajo la autoridad de un mismo ministro general, fracturando la unidad de la Orden y colocando distancias cada vez más inseparables entres observantes y conventuales. Esta distancia terminó en una separación definitiva, el 29 de mayo de 1517, cuando el papa León X, con la bula Ite vos in vineam meam, decidió la institución de dos órdenes religiosas, bajo dos gobiernos generales. A partir de esa fecha la historia de los dos grupos toma diversos horizontes.[8]

Fue el papa Urbano VIII quien puso fin a las persecuciones contra los conventuales. El conventualismo logró formar una identidad bajo este pontificado, de ahí que las Constituciones de 1628 lleven el nombre de Constituciones Urbanae y que permitieron un proceso de expansión de la rama por todas partes del mundo.[8]

El siglo XVIII se presenta como el tiempo de las supresiones de las órdenes religiosas, para los franciscanos conventuales significará la pérdida de todos sus conventos en Francia, durante la Revolución. A esto le seguirán las supresiones en España con la exclaustración de 1837. Lo mismo que en Brasil y Portugal. En los demás países quedaba una presencia efímera que se iba consumiendo. Razón por la cual, durante el siglo XIX se vio la necesidad de comenzar de nuevo. A este periodo, paralelo al de la historia de la Iglesia, se le llama restauración, que portó a los conventuales a expandir su orden religiosa por los cinco continentes.[9]

Other Languages