Francesca Cuzzoni

Grabado con la caricatura de Senesino y Francesca Cuzzoni.

Francesca Cuzzoni ("La Parmigiana") ( Parma, Italia, 1700 - Bolonia, 1772), soprano italiana. Considerada uno de los mayores astros del barroco femenino y uno de los más perfectos exponentes del bel canto, su voz pasó a la historia como una de las más bellas del siglo XVIII, definida como Voce d’angelo (‘voz de ángel’) por su resonancia, homogeneidad, su vibrato dulce y penetrante y su facultad de modular y disminuir las notas con prodigioso efecto. Su fraseo era muy suave en los momentos lánguidos, elegíacos y patéticos. Si bien no era una experta consumada en la coloratura, dominaba su canto con nitidez y flexibilidad. Fue probablemente la primera soprano italiana en poseer las características de soprano aguda.

Su extensión abarcaba dos octavas entre el do3 y el do5. Con una entonación perfecta y una sorprendente igualdad de registro, Cuzzoni era además enormemente admirada por el gusto y la delicadeza con que sabía adornar las melodías como por su trino que la parangonaba a un ruiseñor. El único defecto que adolecía era carecer de la suficiente rapidez de ejecución en los allegros, a pesar de lo cual podía conducir su voz y mantener el fiato con una perfección tal que le daban el título de maestra.

Cuzzoni tuvo que soportar durante toda su carrera el absoluto reinado de los castrati, siendo a pesar de ello una de las primeras mujeres que lograron hacerse una fama y renombre enormes. El hecho de que fuera una mujer haciendo de mujer provocaba tal grado de morbosidad en la audiencia que acarreó mucho público a la ópera sólo por ello.

Inicios

Francesca Cuzzoni nació en Parma en 1700. Estudió con Petronio Lanzi, quien la preparó hasta su debut a los 16 años en la pastora de Dafni en Parma al lado de una grande del settencento: Vittoria Tesi. En el mismo año de 1716 debutó en Bolonia en Alarico, re di goti de Bassani y en Armida abbandonata de Buini. En la primavera de 1717 debutó en el San Agostino de Génova en Engleberta y en octubre del mismo año volvió a Bolonia en Merope de Gasparini y Orlandini, nuevamente al lado de la Tesi.

Debutó en Venecia en 1718 como Dalinda en Ariodante de Pollarolo junto a la Tesi y el castrati Bernacchi, ganando el título de Virtuosa da camera della Serenissima Gran Principessa Violante di Toscana. Siempre en la ciudad de los canales interpretó al año siguiente Lamano de Gasparini e Ifigenia in Tauride de Orlandini. En la temporada 1721-1722 pudo exhibirse en Plautilla de Pollarolo, nuevamente al lado de Bernacchi y la Tesi, y Lucio Pappiro dittatore, también de Pollarolo, esta vez al lado de Faustina Bordoni, su futura gran rival en la platea mundial de la ópera de aquel entonces: Londres.

Alternando su intensa actividad en Venecia, la cantante pudo lucirse también en Florencia en Tacere et amare en 1717 y en el Teatro Público de Reggio en Le amazzoni vinti da Ercole de Orlandini en 1718.

Other Languages