Francesc Ferrer

Francesc Ferrer Pastor ( Fuente Encarroz, Valencia; 1918 - Valencia; 2000) fue un importante lexicógrafo español que dedicó su vida a difundir y normalizar el valenciano en su tierra.

Biografía

En pleno siglo XX, el fracaso de la II República española y la consolidación del régimen franquista presagiaban el final de los últimos reductos de resistencia al proceso de substitución lingüística. Fueron proscritos los usos públicos de la lengua e, inicialmente, solo se autorizaban las manifestaciones literarias más inocuas: los versos jocfloralescos y devotos.

En medio de aquel panorama asfixiante para la cultura propia, un grupo de valencianos resguardados en Lo Rat Penat consiguieron transmitir a las nuevas generaciones el conreo culto de la lengua catalana en espera de tiempos mejores. Entre los integrantes del grupo había un humilde corrector de pruebas de imprenta, primero (1914) de Levante y Jornada donde sufrió un accidente laboral que le hizo perder la mano izquierda. Y, después en la imprenta de Federico Doménech en el diario Las Provincias. Era Francesc Ferrer Pastor, natural de la Font d'En Carròs pero residente desde los 6 años en la ciudad de Valencia.

Asistió, el 1948, al primer curso de lengua y literatura de Lo Rat Penat, impulsado por Carles Salvador, Enric Valor, Enric Matalí i Timoneda y Josep Giner. Ferrer Pastor obtuvo el título de profesor de valenciano y se integró en la plantilla de profesores, lo cual le permitió establecer buena relación con ellos.

Dado que el único género literario consentido en los primeros años del franquismo era la poesía jocfloralesca y religiosa, pronto concibió la idea que una de las mejores formas de potenciar el conreo culto del valenciano era redactando un diccionario de rimas. El Diccionari valencià ordenat alfabèticament per a servir de Diccionari de la Rima per Francesc Ferrer Pastor, con la colaboración de Josep Giner apareció en forma de fascículos el 1995 y como tomo único el 1956, con un tiraje de 1.000 ejemplares. Constaba de más de 42.000 palabras y su publicación fue posible gracias a las suscripciones, mayoritariamente valencianas, y al generoso apoyo del ilustre patricio Nicolau Primitiu Gómez Serrano.

Agotada la primera edición, Ferrer Pastor, ahora sin la colaboración de Giner, sacó una segunda en dos tomos de 5.000 ejemplares y más de 24.000 palabras nuevas. Ahora bien, por su naturaleza, el primer Diccionari de la Rima tenía que ser una obra destinada a minorías y, por tanto, poco útil para salvaguardar la memoria de la lengua en aquellos años difíciles.

En 1955 Enric Matalí i Timoneda se hizo cargo desinteresadamente de la administración completa de la primera edición del Diccionario Valenciano y de la Rima de Francesc Ferrer i Pastor.[2]

En aquellas circunstancias, el camino más eficaz para llegar al mayor nombre de valencianos era la publicación y difusión de vocabularios bilingües. Y, sin ayuda institucional, empezó a componer y a editar en sus talleres de impresor el Vocabulari Valencià-Castellà el 1960. Poco después, el 1967 publicó el Vocabulari Castellà-Valencià y, finalmente, la suma de los dos, titulada Vocabulari Castellà-Valencià. Valencià-Castellà el 1968. Este último, con constantes mejoras, no cesa de reeditarse y acompaña a miles y miles de valencianos, antes del Estatut d'Autonomia (1982), en el aprendizaje de la lengua. Además, para que no hubiera ninguna dificultad en su consulta, publicó el 1973 Lliçons d'ortografia.

Despúes del Estatut d'Autonomia, que aseguró la presencia del valenciano en la escuela, Ferrer Pastor se adaptó a las nuevas circunstancias y publicó un ambicioso Diccionari General (1985) y un útil Vocabulari Valencià Escolar (1987).

El Diccionari General, la obra lexicográfica valenciana más importante hasta el momento, fue la respuesta inmediata de Ferrer Pastor a uno de los retos que planteaba la incorporación oficial de la lengua catalana al sistema educativo valenciano. Era necesario disponer de un buen diccionari general, capaz de satisfacer las necesidades de un público cada vez más numeroso y exigente.

En resumidas cuentas, el conjunto de la obra de Francesc Ferrer Pastor constituye una contribución impagable a la lengua valenciana en la Comunidad Valenciana, tanto en los momentos anteriores a la aprobación del Estatut d'Autonomia como después porque ha servido de apoyo a la tarea didáctica de tantos maestros y profesores de valenciano y en valenciano.

Other Languages