Frédéric Beigbeder

Frédéric Beigbeder
Frédéric Beigbeder Cannes.jpg
Información personal
Nacimiento 21 de septiembre de 1965 Ver y modificar los datos en Wikidata (51 años)
Neuilly-sur-Seine, Francia Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Francesa Ver y modificar los datos en Wikidata
Lengua materna Francés Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Actor, director de cine, guionista, editor, escritor, novelista y crítico literario Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
Distinciones
Web
Sitio web
[ editar datos en Wikidata]
Frédéric Beigbeder en 2011.

Frédéric Beigbeder ( Neuilly-sur-Seine, 21 de septiembre de 1965) es un escritor, crítico y comentarista francés. Recientemente escribió un artículo denominado "ningún algoritmo lleva bigote", que ha causado bastante polémica.

Trayectoria

Hijo de Christine de Chasteigner, traductora de novelas, y Jean-Michel Beigbeder, estudió la secundaria en los Liceos Montaigne y Louis-le-Grand. Posteriormente asistió al Institut d'Études Politiques de Paris (Instituto de Estudios Políticos de París) donde obtuvo una licenciatura en Ciencias Políticas en 1989 comenzó a trabajar como ejecutivo de publicidad, autor, locutor y editor.

En 1994 crea el premio literario Prix de Flore. Éste premio se entrega anualmente a una joven promesa de la literatura francesa. Entre los ganadores se encuentran Vincent Ravalec, Jacques A. Bertrand y Michel Houellebecq.

En 1997 publica[1] El amor dura tres años (Anagrama), una novela breve, autobiográfica, en la que describe la evolución de una relación amorosa con una mezcla de comicidad y escepticismo. El enamoramiento, el matrimonio, el aburrimiento, el adulterio y un nuevo enamoramiento.

En el año 2000 publica 13,99 euros[2] que es un gran éxito de público en diversos países y lo consolida como autor. Narra la historia de Octave Parango, un creativo de la publicidad (trasunto de si mismo) totalmente narcotizado de cocaina. Esta novela es muy crítica con el mundo de las agencias de publicidad. El propio Frédédric trabajaba en la agencia Young & Rubicam hasta que fue despedido poco antes de la publicación de la novela. La historia desvela los misterios de uno de los poderes más influyentes de nuestro tiempo, pero después la trama desemboca en un delirio publicitario menos creíble en que las multinacionales son satirizadas con gran acritud.

En 2002 presentó el programa de televisión "Hypershow" en el canal francés Canal+.

En 2005 asistió, con Alain Decaux, Richard Millet y Jean-Pierre Thiollet, al Salón del libro en Beirut.

Desde 2005 dirige el programa “Grand Journal” en el mismo canal, donde analiza la actualidad literaria.

Su novela 99 francos 13,99 euros fue adaptada al cine en 2007 (contando como protagonista al actor ganador del Oscar Jean Dujardin en el papel de Octave Parango). Esta novela de tintes autobiográficos es crítica con el mundo de las agencias de publicidad. El propio Frédédric trabajaba en la agencia Young & Rubicam hasta que fue despedido poco antes de la publicación de la novela.

En febrero de 2008 al salir de Le Baron, local de moda de París, para fumar un cigarrillo a las 3 de la madrugada, en la desierta avenida Marceau, era detenido con 2,6 gramos de cocaína en el bolsillo por una pareja de policías de paisano. Intentó huir a la carrera pero solo sirvió para agravar la situación.[3] Dijo al respecto: "Fue horrible, pasé la noche en la comisaría del distrito VIII; en una celda más pequeña que este lugar. A la mañana siguiente, el fiscal me reconoció y se propuso dar un escarmiento. Me iba a enterar. La noticia se filtró a la prensa y me encerraron en la Conciergerie, la fortaleza donde estuvo recluida María Antonieta. Al tercer día me soltaron. Ahora tengo que ser bueno e ir a terapia. Pero lo que son las cosas, semanas más tarde, Sarkozy entregaba a mi hermano Charles las insignias de caballero de la Legión de Honor por su trayectoria empresarial, en el palacio del Elíseo. Y allí estaba yo, en primera fila, con mi familia frente al presidente.

A los 47 años ganó el premio Renaudot por su libro Una novela francesa, que novela la vida de sus padres y su propia infancia con gran maestría.

A finales de 2013 Beigbeder resucita la revista erótica Lui, que había sido dirigida[4] en los años 60 y 70 por el intelectual Jacques Lanzmann y François Truffaut hacía la crítica de cine. Beigbeder con esta acción dice que defiende “un espíritu libertino dieciochesco y puramente francés”, mundano y hedonista pero con fondo. Beigbeder ha seleccionado una redacción integrada por mujeres. “Lo he hecho para protegerme. Pero no de las críticas, sino de mí mismo”. Añade que el éxito del proyecto se debe a que la mitad de sus lectores son mujeres. Para Beigbeder, el erotismo: “tal vez siga despertando algo de culpabilidad cristiana. Pero eso está bien. Ese pequeño escalofrío no hace más que intensificar el goce”.

En su última novela, Oona y Salinger (Anagrama, en castellano) novela un episodio desconocido del autor de El guardián entre el centeno,[5] su relación fallida con Oona O'Neill, celebrity e hija del dramaturgo Eugene O’Neill. La historia del breve romance de principios de los cuarenta acabó cuando Oona le reemplazó por Charlie Chaplin, con quien se casó cuando Salinger se fue a Europa para luchar en la Segunda Guerra Mundial. Oona O’Neill era una habitual de la noche neoyorquina. Era inteligente, bella y traviesa: “Era una it-girl, de esas que se hacen famosas sin hacer nada en concreto”, define Beigbeder. Fue musa de Orson Welles y Truman Capote, que se inspiró en ella para su Desayuno con diamantes.

En su artículo "Ningún algoritmo lleva bigote" (en enlaces externos) generó gran controversia en la red acreditándose una escasa sensibilidad y valía periodística. En este artículo se entremezclan temas como la informática, sus prejuicios expresados de manera despectiva hacia quienes llevan un modo de vida diferente al suyo y sus preferencias políticas. La desestructuración temática y argumental, las reiteradas faltas de respeto basadas en tópicos peyorativos, la evidencia de su desconocimiento sobre la informática así como la falta de rigor periodístico y de un contexto expresivo apropiado fueron también objeto de crítica. Muestra también facetas de su personalidad narcisita, manifiestando su superioridad hacia los individuos por él considerados "nerds", personas a las que reconoce que intimidaba en su etapa estudiantil en el instituto, época de la que se jacta también de su presunto atractivo hacia el sexo opuesto.

Other Languages