Fortificación

Fortaleza abastionada de Bourtange, provincia de Groninga, Países Bajos. Restaurado a su estado en 1750.

Las fortificaciones (del latín fortificatio -ōnis) son edificaciones militares construidas para servir como defensa en la guerra. El término viene de fortis (fuerte) y facere (hacer). También se utilizan las denominaciones bastión, baluarte y fuerte.

El significado de la palabra fortificación se extiende además a la práctica de incrementar la protección de un lugar por medio de obras defensivas: recintos aislados tras murallas, denominados castillos, ciudadelas, alcázares o plazas fuertes; una o más líneas de murallas propiamente dichas, con o sin torreones en ellas y adarves, buhardas, camisas, matacanes, aspilleras, almenas y parapetos; fosos, barbacanas, torres vigía, también llamadas atalayas; torres exentas o albarranas, castilletes o zafras (castillos pequeños), poternas...

Estas fortificaciones debían tener un diseño que permitiera resistir un largo sitio o asedio, por lo que era frecuente contasen con aljibes para recoger el agua de lluvia y abundantes depósitos de víveres y otros pertrechos. También debía su construcción ser la adecuada para resistir el asalto y ataque de catapultas, almajaneques, pierrières, mangoneles, bricolas, arietes, grúas, torres de asedio, sambucas, túneles de mina y demás artificios de demolición ideados por zapadores e ingenieros militares para expugnarlas; más tarde, tras la invención y divulgación de la pólvora en el renacimiento y la subsecuente de las bombardas o lombardas y cañones más avanzados, las fortificaciones tuvieron que volverse más sinuosas o en forma de estrella con revellines y lunetas para minimizar el efecto de los impactos, algo tan ineficaz ante el poder creciente de la artillería que al cabo granjeó su fin.[1]

Descripción

Los hombres han edificado obras defensivas durante miles de años, en una gran variedad de complejos diseños como buen y seguro mecanismo de defensa. Quizá uno de los ejemplos de ciudades mejor fortificadas fue Pskov (véase), en Rusia, rodeada de cinco murallas de piedra de forma tal que pudo soportar 26 asedios en el siglo XV.

Muchas instalaciones militares son conocidas como fuertes, aunque no siempre estén fortificadas. Los fuertes de gran tamaño pueden ser clasificados como fortalezas, los medianos como fuertes y los más pequeños como fortines.

Dentro de la ingeniería militar, la disciplina que se ocupa de construir y expugnar fortificaciones se denomina poliorcética.[2]

Other Languages
العربية: حصن
Aymar aru: Pukara
беларуская (тарашкевіца)‎: Фартыфікацыя
български: Форт
català: Fortificació
čeština: Opevnění
Cymraeg: Amddiffynfa
Deutsch: Befestigung
English: Fortification
Esperanto: Fortikaĵo
euskara: Gotorleku
فارسی: بارو
français: Fortification
Gaeilge: Daingniú
עברית: ביצורים
हिन्दी: किलाबंदी
Bahasa Indonesia: Benteng
íslenska: Virki
italiano: Fortificazione
日本語: 築城 (城)
한국어: 방어시설
Latina: Fortalitia
lietuvių: Fortas
latviešu: Nocietinājums
मराठी: दुर्ग
Bahasa Melayu: Perkubuan
မြန်မာဘာသာ: ခံတပ်
Nederlands: Fortificatie
norsk nynorsk: Festning
norsk bokmål: Festning
occitan: Fortificacion
polski: Fortyfikacja
پنجابی: قلعہ
Runa Simi: Pukara
română: Fortificație
sicilianu: Rocca
srpskohrvatski / српскохрватски: Fortifikacija
සිංහල: බලකොටු
Simple English: Fortification
slovenčina: Opevnenie
slovenščina: Fortifikacija
chiShona: Nhare
svenska: Befästning
தமிழ்: கோட்டை
తెలుగు: కోట
Türkçe: Tahkimat
oʻzbekcha/ўзбекча: Mudofaa inshootlari
Tiếng Việt: Pháo đài
中文: 防御工事