Fortún Ochoa

El menhir en Peña o Piedra Hincada (o Canto Hincado) que marcó los límites entre el reino de Pamplona y el reino de Castilla.

Fortún Ochoa ( c. 980-c. 1050), fue un miembro de la alta nobleza del reino de Pamplona, vasallo y hombre de confianza del rey Sancho III el Mayor rey de Pamplona y de su hijo y sucesor, el rey García Sánchez III, con cuya hija, Mencía Garcés, contrajo matrimonio en 1044. Gobernó varias tenencias estratégicas, entre ellas Viguera, Arnedo, Cantabria y los Cameros, esta última también señorío que llevó su esposa Mencía como dote.

Relaciones familiares

Su filiación no ha sido confirmada. Para Gregorio Balparda, su patronímico, Ochoa, que significa «lobo» en euskera, pudo ser un cognomento (apodo) y que, aunque no se puede afirmar con fundamento quien fue su padre, sospecha que lo fue Lope Íñiguez de Marañón.[1] Jimeno Ochoa (Ogoaiz) que ejercía la tenencia de Lizarrara ( Estella) en 1024, y Lope Ochoa (Ossanariz, Oggandariz, Oggandar) tenente en Asa (Puebla de la Barca, hermandad de Laguardia).

Other Languages
euskara: Orti Otsoitz