Formato (arte)

El nacimiento de Venus, de Botticelli 172.5 × 278.5 cm (casi exactamente un rectángulo áureo).
Manantial del melocotonero en flor, de Shen Zhou, 1834. Formato en sector de corona circular impuesto por el soporte: un abanico.

Formato, en terminología propia de la producción artística y la historiografía del arte, son las dimensiones de una obra de arte: altura, anchura y profundidad en las tridimensionales ( escultura -no suele utilizarse esta expresión en arquitectura-); altura y anchura en las bidimensionales ( pintura, dibujo, grabado, fotografía). Convencionalmente se indica como el producto (en cada caso) de dos o tres cantidades, expresadas en centímetros (excepto en Estados Unidos, donde es habitual hacerlo en pulgadas).

Están muy extendidas, para designar los tamaños de pinturas y esculturas, las expresiones "pequeño formato" y "gran formato".

El formato determina el encuadre y controla la composición, a través de las proporciones y de la orientación. Las proporciones más utilizadas son las que se aproximan a la razón áurea y las equilibradas del cuadrado; y menos habituales los formatos curvos ( circulares - tondo- o elípticos) o mixtilíneos ( cuadrilóbulo). Las orientaciones más habituales son la vertical o la horizontal (muy raramente otras, como la diagonal).[1]

Murales de Bonampak (adaptados al soporte arquitectónico poliédrico).
Gloria celeste, fresco de Claude Jacquart en la catedral de Nancy,[3]​ 1723-1727 (adaptados al soporte arquitectónico semiesférico -14 m de diámetro-).
Estudio de composición sobre La Gioconda, de Leonardo da Vinci, 77 x 53 cm. No es un rectángulo áureo (que sería 77 x 48 cm para esa altura), aunque se le aproxima. La elección del formato parece obedecer sobre todo al trazado de un triángulo áureo entre los vértices de un lado menor y el centro del lado menor opuesto (el triángulo áureo es el derivado del pentágono).

Fotografía, cine, televisión y publicidad

Independientemente del formato en cuanto al tamaño real de las pantallas (donde hay mucha mayor variación), el formato en cuanto a proporción ancho:alto de la fotografía y el cine depende de estándares industriales ( cinemascope, panavisión) en mucha mayor medida que en pintura (donde también hay formatos estándar para lienzos y formatos de papel sujetos a normalización). La proporción 4:3 de las pantallas de televisión iniciales fue sustituida a comienzos del siglo XX por el formato 16:9 ( pantalla ancha). Para indicar esas proporciones se da en primer lugar la anchura, seguida de la altura, al contrario que en el uso convencional del formato en centímetros de las obras de arte. La publicidad utiliza pantallas de muy distintos formatos (incluso verticales en vez de horizontales).

Other Languages