Force Publique

La Force publique o Fuerza Pública (FP) es el nombre que recibieron las fuerzas armadas del territorio de la actual República Democrática del Congo desde 1885 (cuando el territorio era conocido como Estado Libre del Congo) hasta el inicio de la Segunda República en 1965.

Los inicios en el Estado Libre del Congo

La defensa de la bandera por parte de la Force publique. fotografía de la Société de Géographie, 1928.

La Force publique se creó en 1885 cuando el rey Leopoldo II de Bélgica, que acababa de hacerse con el país bajo el nombre de Estado Libre del Congo, ordenó a su ministro de Asuntos internos la creación de una fuerza militar y de policía para el Estado. A partir de 1886, Leopoldo II envió a muchos oficiales belgas para establecer la fuerza militar anunciada. Para asegurarse el control sobre este cuerpo, los oficiales fueron belgas, pero también suecos, daneses, y de otros países europeos, entre los que no faltaban aventureros y soldados de fortuna.

Los suboficiales eran africanos de distintos origen. Algunos de ellos eran caníbales procedentes de las tribus más feroces del Alto Congo.[ cita requerida] Leopoldo II también compró esclavos a Tippu Tip, esclavos a los que se ofrecía la libertad a cambio de cuatro años de servicio en la Fuerza Pública, mientras otros habían sido secuestrados en su infancia y educados con misioneros católicos que les daban una formación militar cercana a la esclavitud. Otros eran originarios de Zanzíbar o de zonas costeras colonizadas con anterioridad. La Force publique se construyó con el objetivo de defender el territorio y de luchar contra los traficantes de esclavos. Sin embargo, durante el reinado de Leopoldo II, su papel fue el de asegurar la rentabilidad económica del territorio, con la explotación del caucho y del marfil, asegurándose las cuotas de producción por medio de trabajos forzados con armas de fuego y el uso de la chicotte o fimbo (un látigo hecho de fibras de piel de hipopótamo). Todos los congoleños que violaban el reglamento colonial recibían entre 50 y 100 latigazos, aunque la cifra se rebajó luego a 20. Los golpes resultaban a menudo mortales. La Fuerza Pública cogía con frecuencia rehenes, casi siempre mujeres, con el fin de forzar a sus marisos a trabajar para cubrir las cuotas de producción solicitadas. Las mujeres eran violadas a menudo. Se incendiaron muchos poblados, y había que cortar y recoger las manos de los cadáveres para justificar el gasto de munición. Junto a otros muchos abusos, se cortaba las manos de individuos vivos para justificar el gasto de munición en otros menesteres.

Como es natural, la Force publique tuvo que enfrentarse a muchos problemas de disciplina a lo largo de su historia. Durante los primeros años eran frecuentes las rebeliones de soldados negros, y a principio de los años 1890, la mayor parte de la zona oriental del territorio estaba en manos de traficantes de esclavos árabes, y el control de esa parte del territorio fue adquirido de modo gradual a mitades del decenio. También fueron frecuentes los problemas de organización con oficiales blancos. Muchos de ellos utilizaron el poder del que gozaban más para su personal beneficio que para servir a los intereses del Estado. Para Stanley, el control de ciertos oficiales era el principal problema al que había que enfrentarse.

Other Languages
français: Force publique
italiano: Force Publique
Nederlands: Force Publique
norsk bokmål: Force Publique
русский: Force Publique
Kiswahili: Force Publique