Fondos cotizados

«ETF» redirige aquí.

Los fondos cotizados son fondos de inversión que tienen la particularidad de que cotizan en bolsa de valores, igual que una acción, pudiéndose comprar y vender a lo largo de una sesión al precio existente en cada momento sin necesidad de esperar al cierre del mercado para conocer el valor liquidativo al que se hace la suscripción/reembolso del mismo. Son conocidos por sus siglas en inglés ETF (Exchange-Traded Funds).

Los fondos cotizados se caracterizan fundamentalmente porque el objetivo principal de su política de inversión es reproducir un determinado índice bursátil o de renta fija y sus participaciones están admitidas a negociación en bolsas de valores. Los fondos cotizados son semejantes a los fondos índice, diferenciándose de estos en que permiten la adquisición o venta de la participación no sólo una vez al día sino durante todo el período diario de negociación en la correspondiente bolsa de valores.

La principal característica de los fondos de inversión cotizados es que sus participaciones negocian en mercados bursátiles electrónicos en tiempo real con las mismas características que se aplican a cualquier otro valor cotizado.

¿Qué son?

Para conocer los fondos cotizados, hay que tener en cuenta una serie de requisitos que cumplen dichos productos:

  • Deben estar admitidos a negociación en una bolsa de valores, para lo cual deben tener el aval de la autoridad respectiva del mercado de valores: la CNMV en España, el BVC en Colombia, el BMV en México...
  • Su política de inversión debe consistir en replicar un índice bursátil o de otro tipo mientras sea financiero. Es decir, pueden replicar un índice bursátil, de renta fija, de materias primas, etc. Tal índice puede ser, además, nacional – ej. Ibex 35, extranjero ej. el Dax Xetra, el S&P 500, etc.- global, sectorial, regional, con un estilo o filosofía de inversión concreto, etc.
  • Su cotización podrá variar a lo largo de una sesión bursátil en función de la oferta y la demanda, como ocurre con cualquier otro valor cotizado. A tal efecto, Bolsas y Mercados españoles - BME- ha desarrollado los trabajos necesarios para crear la contratación dentro del SIBE -Sistema de Interconexión Bursátil Español- que ha de permitir la negociación electrónica no sólo de los ETFs domésticos, si no que es probable que también se acaben incorporando ETFs listados en otros mercados.
  • Con el propósito de alinear la cotización del ETF en el mercado con el que sería su valor liquidativo -se prevé que se estime en diferentes momentos de la contratación-, surge la figura del especialista o creador de mercado. Su función, además de dar liquidez, va a consistir en cotizar en firme posiciones compradoras y vendedoras de participaciones con una horquilla –o diferencial entre precio de compra y precio de venta máxima.
  • A este tipo de fondos no se les aplica el procedimiento de traspaso de participaciones, del que sí se benefician los fondos tradicionales. Es decir, no se van a poder traspasar las participaciones de un ETF a otro fondo de cualquier tipo evitando su venta/reembolso.
  • No están sujetos a retención a cuenta sobre las ganancias que se pongan de manifiesto cuando se produzca su transmisión o venta. Por lo demás, su tributación y el régimen de compensaciones por plusvalías y minusvalías es igual al resto de fondos. Por tanto es un producto que parece interesante por varias razones:
    • Permite estrategias de inversión más activas.
    • Posibilita alcanzar un nivel de diversificación razonable de forma rápida y sencilla.
    • Conllevan comisiones de gestión más bajas.
    • Nos acerca a las alternativas de inversión ya existentes en otros mercados de nuestro entorno.
Other Languages