Folioscopio

Ejemplo de animación en un folioscopio.

Un folioscopio (o filoscopio) es un libro que contiene una serie de imágenes que varían gradualmente de una página a la siguiente, para que, cuando las páginas se pasen rápidamente, las imágenes parezcan animarse simulando un movimiento u otro cambio. Son ilustrados usualmente por niños, pero pueden estar también orientados a adultos y emplear una serie de animaciones.

Origen

La primera evidencia que tenemos de un mecanismo como este es el motuscopio (del latín "motus", movimiento y del griego "skopein", contemplar) de Philippe Jacob Lautenburger. Lautenburger fue un artista que en 1760 elaboró un cuaderno en el que dibujó en las páginas impares una imagen. En cada página aparecía la misma figura en distintas fases de un movimiento. Al pasar las páginas del cuaderno rápidamente se producía la ilusión de movimiento de la figura. Esto se lograba además por el hecho de que todas las figuras tenían el mismo tamaño y ocupaban el mismo lugar en las respectivas páginas[1] .

Basándose en este mismo mecanismo, en 1898 Henry William Short patenta el filoscopio, cambiando en este caso los dibujos por fotografías. Este mecanismo se comercializó con las hojas del cuaderno introducidas en una pequeña caja de madera que las mantenía por un lado presionadas, activando el mecanismo de forma automatizada al presionar una pequeña palanca[2] .

Other Languages
brezhoneg: Folioskop
català: Foliscopi
Deutsch: Daumenkino
English: Flip book
suomi: Pläri
français: Folioscope
Հայերեն: Կինեոգրաֆ
Nederlands: Folioscoop
polski: Kineograf
português: Folioscópio
русский: Кинеограф
српски / srpski: Кинеограф
українська: Кінеограф
中文: 手翻書